Menú

Así es la nueva vida de Cristina Blanco, madre de Miguel Ángel Muñoz, tras perder una pierna

La vidente fue uno de los personajes más controvertidos de los noventa hasta que finalmente se retiró de los focos.

La vidente fue uno de los personajes más controvertidos de los noventa hasta que finalmente se retiró de los focos.
Cristina Blanco y Miguel Ángel Muñoz | Gtres

Llevábamos años sin tener noticias de Cristina Blanco. La vidente y madre de Miguel Ángel Muñoz gozó de gran popularidad durante los años noventa gracias a su relación con algunos de los famosos más reconocidos de la época, sin embargo, tras protagonizar varias polémicas y ser señalada por algunas de estas celebrities, decidió retirarse del foco y así no dañar la carrera en la interpretación de su hijo.

El pasado mes de noviembre Cristina Blanco estuvo ingresada en un hospital de Madrid donde tuvieron que amputarle una pierna como consecuencia de la enfermedad que padece. Su hijo tuvo claro desde el primer momento que debía dar los mejores cuidados a su madre y no dudó en buscar una residencia en Madrid donde continúa a día de hoy.

Estos cinco meses la vidente ha estado en el centro tratando de adaptarse a esta nueva vida en silla de ruedas y recibiendo las visitas constantes de su familia. Y este miércoles gracias a la revista Semana hemos podido ver sus primeras imágenes tras la apuntación de su extremidad inferior izquierda paseando por las inmediaciones de la residencia en la que vive. "Aprovechando que hacía un buen día, Cristina Blanco se arregló para disfrutar de una comida al sol y ponerse al día con unas amigas", dice la revista.

semana-240424.jpg

La residencia está situada a 90 kilómetros de Madrid y la vidente no suele abandonarla salvo en contadas ocasiones para visitar al médico o para reunirse con algunas amigas a comer a un restaurante cercano al lugar donde está recibiendo los cuidados que necesita en estos momentos tan delicados de salud. Los problemas de movilidad ya no le permitían hacer una vida normal. Aunque se barajó la posibilidad de colocarle una prótesis para hacer su vida más fácil, los médicos se lo desaconsejaron y finalmente no se llevó a cabo.

Su hijo Miguel Ángel Muñoz no ha dejado sola a su madre en estos meses y, aunque evita hablar de ella en sus apariciones públicas, fue el encargado de buscar la mejor residencia para su recuperación. Finalmente se decantó por una residencia por la que paga unos 1.500 euros al mes.

A pesar de las polémicas que protagonizó la vidente en el pasado, Miguel Ángel Muñoz nunca quiso que su imagen y su profesión como actor se viene empañada por el pasado de su madre. Tampoco habló nunca de la condena a 16 meses de prisión por el presunto robo de unas tarjetas de crédito en un hotel: "Ella decidió apartarse y quedarse en un segundo plano, prácticamente invisible, para que a mí no me tuviesen que hacer este tipo de preguntas y eso se lo agradeceré siempre", dijo el actor en una ocasión.

Temas

En Chic

    0
    comentarios