Menú

Bertín y Juan y Medio: las travesuras de dos señoritos andaluces

Bertín recibe a Juan y Medio en su programa de TVE. Ambos fueron compañeros de fatigas mucho antes.

9
Bertín y Juan y Medio: las travesuras de dos señoritos andaluces
Bertín y Juan y Medio | RTVE

El próximo programa de Bertín Osborne, En la tuya o en la mía, retrasado hasta el miércoles 9 de marzo , tendrá como invitado al también presentador televisivo Juan y Medio. Curtidos en juergas y devaneos amorosos, son amigos desde que coincidieran en los pasillos de la cadena Telecinco. Resulta que en el año 2010 Juan y Medio sufrió un serio accidente cuando estaba patinando, de resultas del cual tuvo que ser hospitalizado, lo que le obligó a aparecer varias semanas en silla de ruedas en el espacio de Canal Sur en el que entonces trabajaba. Caída tan inoportuna y dolorosa como difícil de olvidarla, pues desde entonces padece una ligera cojera, imperceptible para los demás, que él disimula utilizando unos zapatos con alzas. Mide un metro y noventa y siete centímetros, lo que le convierte en uno de los pocos invitados de Bertín que puede colocarse a su altura.

Tres años estuvo Juan y Medio viviendo en el chalé sevillano del cantante. En ese tiempopudo ver "de todo" en la mansión del madrileño-jerezano, cuyo historial amoroso daría para un grueso tomo que haría las delicias de los lectores de la prensa rosa. Prudente, Juan y Medio apenas si cita algunos nombres femeninos que frecuentaban el lugar, entre ellos la cantante Shakira y la modelo Valeria Mazza (con quien Bertín compartió apasionadas jornadas). El caso es que Juan y Medio, aparte de estar invitado ¡tres años! a mesa, mantel y habitación, se lo pasó pipa junto a su colega y amiguete de francachelas.

Bertín Osborne sentaría la cabeza al contraer segundas nupcias, pero Juan y Medio permanece soltero a sus cincuenta y tres "tacos" cumplidos el pasado 15 de diciembre. "En mi familia somos seis hermanos y no nos hemos casado ninguno". Pareciera que eso fuera consecuencia genética. "No soy un soltero de oro, sino de todo a cien". A Juan y Medio lo quieren mucho sobre todo las madres de hijas casaderas, considerándolo un yerno ideal. Muy discreto en sus relaciones con el sexo contrario, viene ocultando la identidad de sus sucesivas parejas y no hay manera de arrancarle una confesión al respecto. De Lolita comenta que "es una de las mujeres que más quiero", mas lo dice en un tono casi paternal, cuando muchos nos maliciamos que pasó a su lado varias temporadas, tonteando o no, pero viviendo juntos. Ellos lo negaban, pero íntimos de la pareja admiten aquella relación.

En 2005 se descubrió que el presentador almeriense bebía los vientos por una bailaora andaluza, Lalo Tejada, que había desfilado por las compañías de "Caracolillo" y Antonio Gades. Más adelante, en 2009 conoció a Eva Ruiz Martín, su actual compañera en Canal Sur. "Es mi sonrisa bonita", dice él. Y poco más podemos añadir sobre los amores de este "don Juan" de bigote y maneras corteses, que mantiene programas en Canal Sur donde los invitados buscan pareja para casarse, en tanto él mismo huye de tal compromiso. Curiosa paradoja. Allí, en La Tarde, aquí y ahora, sucedió en septiembre de 2013 que mientras entrevistaba a un homosexual se colapsara la centralita del canal autonómico andaluz, registrándose doscientas cincuenta llamadas protestando porque llevaran a tal espacio a un hombre que demandaba ante las cámaras un compañero. Ni qué decir que Juan y Medio se enfadó muchísimo por aquella conducta homófoba de la audiencia.

Otro episodio, de aparente cariz gay también, lo tuvo a él de protagonista una noche de agosto de 2014 en la encerrona que le propiciaron cinco tertulianas del programa de Telecinco Hable con ellas, cuando lo obligaron a que permaneciera con los ojos vendados, en tanto iba recibiendo besos de unas personas desconocidas, que él, sin verlas, identificó como del sexo femenino, salvo la última, un señor que le plantó un par de besazos, impunemente. Levantóse airado Juan y Medio, y tras quitarse la venda, salió con cajas destempladas del estudio entre imprecaciones aquí no reproducibles. Pocos minutos después regresaba sonriendo, pues había sido objeto de una broma. Exactamente igual que él hacía en sus comienzos televisivos, como "gancho" de Inocente, inocente, la gala anual de cada 28 de diciembre, de la que acabaría siendo uno de sus principales animadores, junto a Juanma Iturriaga y Anne Igartiburu.

La simpatía y familiaridad ante las cámaras son virtudes que adornan a Juan José Bautista Martín, que así se llama realmente Juan y Medio, mote que proviene de un familiar quien al referirse a su elevada estatura dio en aplicárselo. Detrás de ese aspecto burlón y bromista se esconde un hombre inquieto, culto, Licenciado en Psicología y en Derecho, que también hizo cursos de Sociología y Biología. Y aunque trabajó algún tiempo en un bufete, encontró más divertido ejercer de representante artístico y hasta contable del grupo pop Hombres G. La cosa le vino de manera algo chusca: resulta que una hermana suya era novia de Javier Molina, batería del conjunto, y a través de esa relación aceptó aquel puesto de "mánager". Tanto le gustó que luego estuvo una temporada en similar ocupación con Luz Casal. Y como había debutado de figurante en las dos películas de Hombres G. (Sufre, mamón y Suéltate el pelo) aceptó aparecer más adelante en episódicos papeles en otras películas, Suspiros de España y Portugal y El día de la bestia, entre otros títulos. Hizo también teatro y algún monólogo en El Club de la Comedia.

Pero su verdadero oficio lo ha encontrado como presentador televisivo en distintas cadenas nacionales y autonómicas. Se considera un "entertainment", un entretenedor. La popularidad obtenida en ellas lo ha convertido asimismo en animador de más de quinientas galas por toda España, en las que se incluyen infinidad de pregones de ferias. A veces le gastan la ya sobrada chufla de si sigue fabricando pegamento. (Ya saben: la conocida marca Imedio). Le gusta ir de vez en cuando a su pueblo, Lúcar, de la provincia de Almería. Gusta del campo, donde cuando puede monta a caballo, afición que comparte con Bertín Osborne. Sobre su futuro, en lo que piensa más es en que "no se le pase el arroz" porque quiere tener, al menos, un hijo.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios