Menú

La falsa alarma mundial desatada por la youtuber Marina Joyce

¿Secuestro, drogas o marketing publicitario? Los fans de la youtuber británica dieron la alarma. La Policía respondió pero la polémica ya era viral.  

0
¿Secuestro, drogas o marketing publicitario? Los fans de la youtuber británica dieron la alarma. La Policía respondió pero la polémica ya era viral.  
Marina Joyce | Youtube

Twitter ha ardido estos últimos días con el hashtag #SaveMarinaJoyce (Salvar a Marina Joyce), en torno a la figura de la famosa Youtuber británica de moda. Un fenómeno mundial que, desgraciadamente, implica posibles malos tratos y falsedades, todo convenientemente agitado por las redes sociales y las buenas intenciones de los internautas, difuminadas -eso sí- con el morbo suscitado por la situación.  

Marina Joyce es una joven que sube videos tutoriales sobre maquillarse o vestirse, siempre dirigidos a un público femenino, aunque en algunos también podemos encontrar consejos sobre cómo ligar. Hasta ahora Marina tenía un número significativo de reproducciones en sus vídeos. Sin embargo, las reproducciones se han multiplicado notablemente desde que sus seguidores comenzasen a tuitear haciendo pública su preocupación por ella. 

Marina Joyce comenzó a tener una actitud diferente en sus tutoriales, aparecía con las piernas llenas de hematomas y en una ocasión se podía ver una escopeta apoyada en pared de su habitación.

Tras las primeras sospechas, llegó algo que terminó por alarmar incluso a la policía: se puede escuchar como susurró un "I need help" (Necesito ayuda) en uno de sus vídeos, para después citar a sus seguidores en un parque a las 6:30 A.M. Un encuentro al que la joven no se presentó. En su lugar, se filtró un audio en el que se escuchaba a una chica que susurraba "no vayáis, estoy corriendo", aunque no se ha confirmado que sea su voz.

Ante todas estas sospechas el hashtag #SaveMarinaJoyce se hizo viral y comenzó la locura en Twitter. Algunos llegaron a decir que Marina Joyce estaba siendo secuestrada, maltratada y obligada a subir sus extraños vídeos. En algunos casos, incluso, le ponían cara al supuesto secuestrador: su novio, que aparece en alguno de sus vídeos.

Tal fue el revuelo organizado que miembros de la policía británica escribieron un tuit en el que anunciaban que se habían presentado en casa de Marina Joyce y esta se encontraba sana y salva. Incluso la propia Joyce escribió un tuit en el que, aclarando que se encontraba bien, agradecía el cariño de sus fans. 

Finalmente, tanto su madre como su manager han confesado que la youtuber sufre un problema de drogadicción, aunque ahora los rumores apuntan a que todo esto podría haber sido fomentado por la propia Marina Joyce para conseguir más visitas en sus vídeos y una popularidad a nivel internacional. Un aumento de visitas en su canal que, desde luego, ha conseguido.

Aunque tanto la policía como la protagonista y su entorno han desmentido el rumor del secuestro, en Twitter se sigue hablando de ella y se están haciendo virales muchos memes, tal ha sido la repercusión que ha tenido esta (falsa) noticia.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios