Menú

Bertín Osborne explica "la barrera del pedo" a unos atónitos Carlos Moyá y Carolina Cerezuela

Nueva exhibición de campechanía de Bertín Osborne en el esperado regreso de Mi casa es la tuya

0
Nueva exhibición de campechanía de Bertín Osborne en el esperado regreso de Mi casa es la tuya. 
Osborne y Cerezuela | Mediaset

Bertín Osborne y Fabiola Martínez demostraron, de nuevo, ser una pareja de lo más sincera y espontánea. Ocurrió la noche del lunes en Mi casa es la tuya, de Telecinco. En el regreso del programa de entrevistas de Bertín, que inauguró su segunda temporada, la pareja desplegó su particular encanto, ése que molesta a unos y encandila a otros.

Durante la visita a la casa que tienen Carlos Moyá y Carolina Cerezuela en Palma de Mallorca, Bertín y Fabiola volvieron a erigirse en protagonistas de la función, de la mano de dos momentos en concreto. Quizá, bien es cierto, el vino con el que regaron la comida empezaba a hacer su efecto...

El primero de ellos surgió cuando las dos parejas comentaban cómo fueron sus comienzos. Carlos Moyá se enamoró de Carolina Cerezuela a través de la televisión y consiguió su contacto a través de un amigo. Pero la popular actriz de Camera Café, muy distinta al personaje al que daba vida en aquella serie, no le escribía ni le llamaba; ella estaba centrada en su trabajo y, al fin y al cabo, no le conocía de nada.

Su amigo, el mismo que le dio su teléfono, pidió a Carolina que contestara a Carlos, aunque solo fuera porque le estaba haciendo quedar mal. Finalmente ella cedió y se escribieron durante un mes por sms y por mail. Al mes siguiente se conocieron y a día de hoy tienen tres hijos en común...

Llegó el turno de Bertín y Fabiola para explicar sus primeros pasos, con el cantante comentando en tono gracioso que pilló rápido a la guapa venezolana y que ella cayó rendida a sus encantos rápidamente. "No te hiciste la difícil, quedamos una noche a cenar y hasta el día de hoy".

Fabiola, sin embargo, le rebatió como un resorte sin perder la compostura: "Mentira cochina, cuentas las cosas como a ti te vienen". Y añadió que no se fue con él nada más verle y que, de hecho, cuando empezaron ya hacía un año que se habían conocido... Y apostilló: "Yo no le cogía el teléfono y se cogía unos mosqueos... y de hecho ahora siempre me dice (le imita irónicamente como cuando se enfada) 'Es que no me llamas nunca'".

Bertín Osborne reconoció entonces que él no está acostumbrado a que le digan que "No". Carolina Cerezuela le respondió "¿A que pica?".

El segundo momento fue bastante más escatológico y relativo a la vida en pareja. Y para explicarlo, lo mejor es remitirse a una frase del propio Bertín: "En las relaciones hay que pasar la barrera del pedo, la barrera del peíto...". "Una relación no es relación si no has largado fiesta en algún momento", zanjó el cantante.

Fabiola explicó más claramente el método de Bertín: "La primera vez que dormimos juntos, se despierta... y yo no me lo creía... Y me dice tírame del dedo por favor, tírame del dedo por favor, le tiro y hace RAAASSS".

Carolina Cerezuela no podía por menos que buscar a su marido con la mirada y comentar: "Yo tengo suerte, Carlos no lo hace"... al menos con ella. No obstante, Bertín rebatió su teoría y puso declaraciones del fisioterapeuta de su marido, Pere Salas, que desveló que ya sea en aeropuertos, túneles o vestuarios... Carlos también lo hace: "La gente nunca iba a imaginar que una persona como Carlos iba a hacer una cosa de esas. Y él te señalaba a ti".

Bertín no se quedó callado al respecto. La pareja tiene dos camas juntas en Madrid pero en Sevilla los marcos de las camas son los que les frenan: "Hay una barrera y si uno quiere algo... y si ves que uno tiene ganas de dormir pues se le deja descansar".

Bertín Osborne desveló, por último, que Fabiola le regaña muchísimo, aunque también aclaró que su mujer no ronca. Sin duda, una ración doble de intimidades que remató Fabiola, desvelando que Bertín es muy optimista aunque a veces no es tan simpático como parece. Algo que es mejor ponerlo en boca de Osborne: "Y también a mí las cochinadas me gustan mucho".

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot