Menú

Jesús Calleja cuenta a Bertín Osborne cómo Zapatero interrumpió "el momento erótico de dos chavalas desnudas"

Calleja contó a Bertín todo tipo de anécdotas de su vida personal y profesional en la nueva edición de Mi casa es la tuya

0
Calleja contó a Bertín todo tipo de anécdotas de su vida personal y profesional en la nueva edición de Mi casa es la tuya. 
Calleja y Bertín | Mediaset

Bertín Osborne se presentó en casa del leonés Jesús Calleja, otra de las personalidades del grupo Mediaset gracias al programa de Cuatro Planeta Calleja. Lo hizo en una gran mansión en las montañas en León, propiedad del aventurero, que quiso preparar una serie de actividades para sorprender al presentador.

Calleja sentó a Bertín en un colorido sofá y contó sus orígenes en una profesión muy distinta. Proveniente de una familia de peluqueros, él mismo cortó el pelo a sus vecinos para ganar dinero y poder viajar, su gran afición oculta. "Pero odio la mediocridad, si voy a ser peluquero tengo que ser el mejor peluquero". ¿El resultado? "Tenía la peluquería petada" de jóvenes que buscaban un corte moderno… y acabó poniendo de moda el tupé en todo León.

Vivió muy cerca de Zapatero, vecino suyo y que iba a cortarse el pelo al local de su familia. Años más tarde, llevar al presidente a su programa fue, de hecho, su gran golpe de efecto para ganarse la renovación de Desafío extremo, en el año 2008.

"Hicimos amistad y luego me llamó un día para ir a la montaña sin cámaras. Escogí un lugar. Él llegó con una UVI móvil, por si le pasa algo al presidente". Y sucedieron dos anécdotas, una de ellas casi trágica: dos jóvenes cayeron por una cascada y se rompieron varios huesos. Calleja y Zapatero les atendieron y la llamada de uno de ellos no tuvo desperdicio: "Ha venido el de la tele y el presidente que ha traído una UVI".

La segunda tuvo un cariz distinto: Zapatero "pisó una raíz y cayó hasta el río". Pero el asunto no acaba ahí, al contrario: una vez abajo para rescatarlo, Calleja retiró unos matojos y se encontró a "dos chavalas en un momento erótico, escondidas". Las dos completamente desnudas sobre una manta tendida en el suelo. Dice Calleja que le gustaría pedir perdón a esas chicas, porque se encontraron a –de nuevo– el de la tele, pero también "a Zapatero y cuarenta guardias civiles". "Perdona José Luis", dijo Calleja mirando a cámara, a sabiendas de haber revelado un secreto entre ambos.

Anécdotas bajo cero

Describe tener un hijo (adoptado) es una "carambola" de la vida. Sucedió en Nepal, cuando conoció un niño de un hospicio que se volvió a encontrar en sucesivas ocasiones. "Tenía padres, pero la vida allí es durísima. La última vez estaba en una perrera encerrado, una rata le había mordido en la oreja y el talón de Aquiles". Tenía tuberculosis y se lo llevó a España, donde Ganesh –así se llama– tardó un año en curarse. Por el camino, el chaval comenzó a llamarle papá… y hasta ahora.

Antes de ponerse a cocinar huevos con patatas, Calleja enseñó a Bertín una vaina de madera que ciertas tribus se cuelgan en el pene y que llamó especialmente la atención del presentador.

calleja-bertin-cocinan.jpg
La pareja, en la cocina | Mediaset

La conversación continuó, y Calleja contó en la cocina qué invitado a su programa lo ha pasado peor con él, y no lo dudó: Jorge Javier Vázquez. "Se estropeó el aparato de rappel en medio de una cascada", y el pánico estuvo a punto de cundir. El que más disfrutó con el riesgo, Pedro Sánchez, a quien puso el reto más difícil, "pero fue p’adelante". "Invité a Rajoy y no vino", dijo sobre el presidente.

En la cocina hubo todo tipo de anécdotas sobre la vida bajo cero grados. Bertín se interesó especialmente por el rendimiento sexual en las alturas y Calleja se lo explicó fácilmente: "En altura generas glóbulos rojos. Tú por la mañana –hablo de un hombre– te levantas animado, y si te pilla con un 60% de glóbulos rojos ahí dentro, eso no baja".

Lo siguiente fue cómo hacer de vientre, con el aventurero contando que el frío forma cristales con la defecación que pueden cortar el interior del intestino, por lo que hay que hacerlo deprisa. "Pues yo que me leo todo el periódico...", contestó un incrédulo Bertín entre risas.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios