Menú

Los tongos pasan factura a 'Gran Hermano VIP': el boicot crece y el programa pierde audiencia

El público manifiesta su descontento con el destino de Gran Hermano VIP. Acusaciones de tongo y peticiones de boicot llenan las redes sociales. 

0
El público manifiesta su descontento con el destino de Gran Hermano VIP. Acusaciones de tongo y peticiones de boicot llenan las redes sociales. 
Makoke y Tony Spina | Telecinco

Gran Hermano es un espacio abonado a la polémica, pero cuando sus propios seguidores son los que boicotean el espacio, es probable que algo se esté haciendo mal. Es el caso de la presente edición de GH VIP, la sexta, que en su gala de la semana pasada fue vivamente acusado de tongo después de la expulsión de Darek y hacerse patente la evidente red de mentiras tejidas tras el programa emitido por Telecinco.

Ocultación de vídeos, separación de los concursantes en dos grupos para favorecer el discurso que sus responsables desean... Los fans están ofendidos y mediante el hashtag "Somos la audiencia", seguido de la fecha del día correspondiente, manifiestan su dolor ante la deriva de su espacio favorito. El asunto no sería particularmente extraño en GH si no fuera por la evidente bajada de la audiencia en los últimos días, y el creciente agarre de un movimiento que va creciendo en día tras día en redes sociales.

#SomosLaAudiencia, #AsíNoGHVIP y #ApagónGHVIP son los "trendings" alternativos de internautas y la audiencia, destinados desde el principio a boicotear la trama vendida desde instancias oficiales, ahora mismo en un lugar secundario entre las más seguidas (y por detrás de las promovidas por fans descontentos).

La conducta caprichosa (casi nunca reprobada) de Suso; el constante recurso a insultos de Aurah Ruiz, la última bronca de Ángel Garó contra Miriam Saavedra, a quien instó a volver a Perú, la que protagonizó también Garó contra Asraf, y de la que de momento no se ha hecho eco el programa... Actitudes machistas, retrógadas y directamente racistas se han convertido en el "modus operandi" de los concursantes y también en el principal discurso del programa. El asunto ha incomodado incluso a fans acérrimos, que piden sanciones disciplinarias, y está siendo repicado por distintos medios.

También la actitud de Jorge Javier Vázquez, ahondando en el favoritismo de la organización contra determinados concursantes, no ha hecho sino enfadar al personal. La semana pasada el presentador se saltó las normas y desveló a Tony Spina (junto a Ángel Garó, el único que podía saber las nominaciones) que una de las nominadas era Makoke, lo que permitió que Spina quitarse a la ex de Kiko Matamoros y subir a Verdeliss. Fue el pistoletazo de salida a un escándalo que ya se había estado cociendo durante semanas, y que ahora crece y crece ante la, de momento, impasible mirada de Jorge Javier y el propio Gran Hermano.

Los principales perjudicados han sido los tres favoritos de la audiencia, Miriam Saavedra, el Koala y Verdeliss. Tres concursantes reiteradamente arrinconados por estos movimientos de la organización en favor de la "mugrepandi" sin importar el voto de la audiencia, y casi forzados ahora a la eliminación prematura. Tras este acoso al trío favorito, el fantasma de privilegiar a concursantes como Makoke (reprobada por un 85% de la audiencia) o Garó (que probablemente será reprobado por xenofobia) que dan más juego dentro de la casa que fuera.

Al final, lo que cuenta es la audiencia. Y ésta también ha bajado en apenas unos días. Según datos de Kantar Media, el pasado domingo el programa fue seguido por 2.327.000 espectadores, 700.000 menos que MasterChef Celebrity y más o menos al nivel del Follonero en La Sexta. Si esta semana Gran Hermano VIP no endereza sus cifras, es posible que en los pasillos de Telecinco se empiecen a replantear su estrategia, si no lo han hecho ya.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia