Menú

Un matrimonio 'youtuber' devuelve a su hijo adoptado después de ganar dinero con él

Myka y James Stauffer ganaron popularidad con la adopción de Huxley, al que han puesto al cuidado de otra familia por tener necesidades especiales.

0
Myka y James Stauffer ganaron popularidad con la adopción de Huxley, al que han puesto al cuidado de otra familia por tener necesidades especiales.
Mayka y James Stauffer | Youtube

Myka y James Stauffer aparentaban en sus redes sociales ser la típica familia norteamericana perfecta. El matrimonio se hizo muy popular con su canal de Youtube The Stauffer Family, donde compartían con sus seguidores su estilo de vida y el cuidado de sus hijos, entre los que se encontraba Huxley, un niño de nacionalidad china al que adoptaron en 2016 cuando era un bebé y al que volvieron a poner en el sistema de acogida por sus "necesidades especiales". El niño fue diagnosticado en 2019 de autismo.

Durante el proceso de adopción, la agencia les advirtió que Huxley tenía "daño cerebral", tal y como desveló la misma Myka Stauffer. La pareja decidió seguir adelante porque gracias a sus vídeos patrocinados podrían pagar el coste de la adopción y cubrir las necesidades especiales del niño. "Dios nos ablandó el corazón", escribió Stauffer. Además, pidieron a sus suscriptores de Youtube donaciones de 5 dólares por si estaban interesados en ayudarles. El vídeo de la familia viajando a China para conocer a Huxley, entonces de dos años, alcanzó las 5,5 millones de visualizaciones en su canal. Probablemente, su vídeo más popular.

Este matrimonio de Ohio comenzó a ganar seguidores con sus vídeos con Huxley, al que convirtieron en una especie de marca con la que consiguieron contratos publicitarios. Así consiguieron vivir de las redes sociales y comprarse una lujosa casa con todas las comodidades. Myka publicaba artículos en revistas hablando de su experiencia en el cuidado de un niño autista y el nacimiento de su quinto hijo apareció en la revista People en 2019.

Los Stauffer, sus cuatro hijos biológicos y Huxley se fueron de vacaciones a Bali el pasado mes de febrero y, a su regreso, sus seguidores comenzaron a notar la ausencia del niño. Después de varias semanas sin publicar fotos con él y ante la insistencia de los fans, el matrimonio publicó esta semana un vídeo confesando que Huxley ya no vivía con ellos, justificando su "devolución" al sistema de adopción por problemas de comportamiento, sin especificar cuáles, que "hacían muy complicada la convivencia de la familia".

En el vídeo, la pareja reveló entre lágrimas que Huxley fue entregado a otra familia para su "bienestar emocional". "Su nueva mamá tiene entrenamiento médico profesional y encajan muy bien", especificaron. Según su última versión, la agencia de adopción no les había dado todos los detalles de su salud y los médicos a los que acudieron dijeron que el menor necesitaba "un encaje diferente para sus necesidades médicas". "No puedo explicar lo mucho que se ha esforzado Myka para ayudar a Huxley", dijo James mientras el matrimonio justificaba la devolución de su hijo. Los Stauffer no quisieron dar demasiados detalles sobre los problemas del niño "por respeto a su privacidad".

La historia ha desatado una ola de críticas e indignación en Estados Unidos por su crueldad y por utilizar a Huxley con fines económicos para "deshacerse de él en cuanto las cosas se pusieron complicadas". Todo se volvió más desagradable cuando salieron a la luz más datos de la familia, que en 2018 publicó en Facebook que tenía la intención de adoptar otro niño de Uganda o Etiopía "con necesidades especiales" pero que fueran "fáciles".

Se inició una campaña para que las marcas que colaboraban con la familia pusieran fin a sus contratos y, de momento, su contenido de Youtube ha desaparecido de la plataforma.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios