Menú

Se cumple un año del 'docudrama' de Rocío Carrasco: sin segunda parte y con Carlota Corredera relegada

El viraje en sus contenidos y las sentencias ideológicas han pasado factura a la cadena, que lucha por recuperar datos de audiencia.

El viraje en sus contenidos y las sentencias ideológicas han pasado factura a la cadena, que lucha por recuperar datos de audiencia.
Rocío Carrasco | Archivo

El pasado 20 de marzo Telecinco estrenó Rocío, contar la verdad para seguir viva la docuserie protagonizada por Rocío Carrasco tras más de 20 años de silencio que prometía revolucionar el mundo del corazón y terminó volviéndose contra la cadena. Un circo mediático que comenzó con el despido fulminante de Antonio David Flores y con el bochornoso uso político por parte del Gobierno, dando paso a un ridículo sin precedentes para la cadena de Fuencarral, que hoy en día sufre por recuperar los datos de audiencia que fue dejando por el camino.

Se puede decir que el documental fue el último gran éxito de Telecinco y La fábrica de la tele, que prometió exprimir a su estrella hasta el final. La victoria de Olga Moreno en Supervivientes dio algunas pistas sobre lo que pensaba la audiencia del show feminista que cocía la cadena de Vasile, pero lejos de tomar nota, la segunda parte del docudrama fue anunciado a bombo y platillo un año y luego retrasado "sine die". Bajo el título En el nombre de Rocío, narraría el regreso de la hija de ‘la más grande’ a Chipiona, destapando documentos y diarios privados de su madre para enterrar y volver a desprestigiar a los Mohedano.

Para la promoción, Rocío viajó a Chipiona por primera vez en mucho tiempo, dispuesta a anunciar lo que estaba por venir. Cabe mencionar que jamás ha acudido a ninguno de los homenajes dedicados a su madre y organizados por el resto de su familia. Sin embargo, de aquello no se volvió a saber y la productora trató de salvar el fichaje de Rocíito con más contenido: Montelato, un especial sobre las posesiones de Rocío Jurado guardadas en un gran almacén; El precio de silencio, sobre las reacciones de su familia mediática a su docuserie; y un concierto para el 8 de marzo que no consiguió llenar el Wizink Center de Madrid.

Muchos espectadores lamentan que Telecinco ya no sea la cadena de la fallecida Mila Ximénez y los clásicos enredos del corazón de Sálvame, sino el hogar de una serie de programas que especulan con el maltrato físico y psicológico, el feminismo promocionado por la ministra Irene Montero, y cómo -en definitiva- desde los platós se sentencia ideológicamente, se victimizan a unos -y satanizan a otros- a costa de romper familias. Temas todos ellos que ya nada tienen que ver con ciertos formatos de corazón clásico.

Telecinco se vio obligado a pasar a la acción y cortar el problema de raíz. El contenido relacionado con Rocío Carrasco empezó a perder minutos hasta que llegó el momento de silenciarlo por lo completo. Según informaciones cercanas a la cadena, se habría dado la orden de no tocar más el tema de Rocío Carrasco, especialmente todo lo relacionado con el enfrentamiento que tuvo con su hija cuando ésta tenía 15 años. De hecho, hacer pública la sentencia judicial de Rocío Flores cuando era menor de edad es algo que podría poner en serios problemas judiciales a la cadena.

"El planeta Rociíto desaparece el mismo día que toma posesión el nuevo presidente Borja Prado. Echevarría ya no estaba en nada, pero este sí. Es hombre de Italia y el resultado económico es malo, con Antena 3 superando a Telecinco casi sin esfuerzo. Ellos mismos se han hundido", consideró entonces Federico Jiménez Losantos sobre la desmedida apuesta de Telecinco en los polémicos programas de Rocío Carrasco, erigida como icono feminista del gobierno PSOE-Podemos y víctima de un sistema patriarcal según los dictados del guión de la productora La fábrica de la tele.

Quien parece que ha sufrido más en el último año ha sido Carlota Corredera, icono feminista de Telecinco. Ejercer de protectora oficial de Rocío Carrasco le dio minutos de televisión y gloria, incluso varios premios otorgados por el Gobierno por su "labor como mujer". Fuera de la televisión ha sabido sacar rédito de su popularidad y, junto a su marido Carlos de la Maza, decidió crear su propia productora.

Se podría pensar que Corredera ganaría más horas en Telecinco tras el reciente despido de Paz Padilla, pero lo cierto es que ha pasado de ser presentadora estrella a la relegada de los viernes por la tarde en Sálvame. El papel de la gallega es el de sustituta de Jorge Javier Vázquez, que toma las riendas del programa de lunes a jueves. Según Lecturas, se le ofreció participar en Supervivientes con una oferta millonaria que rechazó sin miramientos por no estar a su altura como profesional de la información.

Temas

En Chic

    0
    comentarios