Menú

Patricia Conde, nueva víctima del horror en 'Masterchef': "Es televisión, no es real"

La presentadora tiró la toalla en la prueba de exteriores a días de celebrarse la final.

La presentadora tiró la toalla en la prueba de exteriores a días de celebrarse la final.
Patricia Conde, en su último programa | RTVE

Patricia Conde se ha quedado a las puertas de la final de Masterchef Celebrity por decisión propia. La presentadora se vino abajo durante la prueba de exteriores, mostrándose derrotada y desorientada ante los jueces y sin intención de pelear hacerse con un hueco en la final que disputarán Manu Baqueiro y Lorena Castell.

"No sé ni dónde estoy. Estoy tan cansada, tengo un sueño... Me agobio mucho", confesó aguantando las lágrimas y confirmando más tarde que no lucharía por convertirse en finalista: "Si es una prueba muy estresante, igual prefiero no hacerlo. Debería estar luchando y no lo estoy haciendo, no sé por qué". Conde se llevó un fuerte reproche de los jueces, que no entendían su actitud. "En esta prueba has hecho historia. Es la primera vez que vemos a una finalista que no quería luchar por la chaquetilla, has sido una absoluta decepción", dijo Jordi Cruz.

Ni los jueces, ni los seguidores del concurso entendieron la postura de Patricia Conde, que tras la emisión del programa del lunes ha decidido dar unas explicaciones que no dejan en buen lugar a Masterchef. "Un día nos dijeron 'esto es un show, no un programa de cocina'. Ha habido amor, ha habido guerras, yo siempre he sido partidaria del amor y del humor. Y cuando me gritan o no me tratan bien, no lo sé gestionar", comienza el texto que ha publicado en las redes sociales.

En su mensaje, reconoce que se bloqueó "ante tanta presión, la de toda la gente que tenemos en frente dando órdenes y sobre todo de lo que dirán de nosotros en redes sociales después. Que ya sabéis algunas terribles consecuencias". "Nunca había visto Masterchef y quise investigar desde dentro. Y les estoy eternamente agradecida por la oportunidad de que todos me hayan conocido y ahora sepan que soy actriz y no presentadora, por ejemplo", comentó.

Conde subraya que es "sensible y vulnerable", motivo por el que su "salvavidas" es el sentido del humor: "Nos dicen que cocinemos, que peleemos, que hagamos un show divertido". "En lugar de sacar el estrés gritando o insultando a los demás he preferido reírme de mí misma e inmolarme con un divertido show para quitarle hierro al asunto (...) Y por los comensales no os preocupéis, no solo les dan lo que cocinamos, en el Ritz había más comida", añadió.

"Quiero pedir perdón a mi familia (ellos saben bien que si no duermo no funciono), amigos, al equipo de Masterchef y a todos los que han creído en mí más que yo misma", continúa, antes de finalizar: "Siento no haber sido más competitiva y ambiciosa, soy así. Como habéis visto, tímida, algo rebelde, muy sensible y payasita, y sobre todo, no puedo con las mentiras y antes de ofender a un compañero o creerme mejor que nadie, prefiero reírme de mí misma y ofrecer el show que tanto me pidieron cuando me echaron. Es televisión, no es real".

Temas

En Chic

    0
    comentarios