Menú

Delicioso pan sin gluten para toda la familia

Una receta fácil, rápida y llena de nutrientes para las familias con algún miembro celiaco. 

Rita Ruiz
0
Pan sin gluten | Rita Ruiz

Cada vez es más frecuente ver a niños intolerantes al gluten o celiacos, pero ¿qué es el gluten? El gluten es el nombre con que se denomina a las proteínas vegetales que se encuentran en el trigo, centeno, cebada y avena. Está presente en la mayoría de los cereales y en sus derivados tales como harinas, sémolas, pastas, panes, pasteles o galletas, entre otros.

La enfermedad celiaca es un síndrome de malabsorción causado por un desorden inmunológico que provoca una inflamación en el intestino delgado. Se puede manifestar en vómito, diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y, en algunos casos, irritabilidad. El único tratamiento para los afectados es la dieta sin gluten. Y para ayudar hoy os proponemos un rico pan sin gluten.

Un pan para toda la familia

Este delicioso pan contiene ingredientes como las semillas de chía. Esta planta herbácea es rica en calcio, omega3 y fibra que nos aporta gran cantidad de energía. También incluye quinoa, que es un pseudocereal con propiedades similares a los cereales pero sin gluten, rica en proteínas, calcio y hierro. En la receta también se utiliza amaranto, también pseudocereal, fuente de minerales, vitaminas y rico en ácido fólico, por lo que es recomendado para las embarazadas. El amaranto contiene además aminoácidos como la lisina.

Todos estos ingredientes podemos encontrarlos fácilmente en herbolarios y en algunos supermercados.

Ingredientes:

1/2 vaso de semillas de chía.
1 vaso de quinoa.
1/2 vaso harina de amaranto.
Semillas de sésamo o calabaza.
1/4 de vaso aceite de oliva o de coco.

En un bol, echamos la quinoa y el contenido de un vaso de agua y lo dejamos reposar durante una hora. Mientras tanto, vamos activando las semillas de chía. Este proceso es muy simple: solo tenemos que mezclar la misma proporción de agua que de semilla durante 15 minutos y de aquí obtendremos una pasta gelatinosa. Cuando esto suceda, ya estará activada y lista para usar.

Mezclamos la quinoa, la harina de amaranto y las semillas de chía con medio vaso de agua y el aceite y trituramos hasta conseguir una masa homogénea. Una vez conseguida la introducimos en una fuente para horno, espolvoreamos las semillas de sésamo o de calabaza y horneamos durante 30 minutos a 180 grados y ya tendremos listo este maravilloso pan.

¡A disfrutar!

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios