Menú

Aveiro, la irresistible ciudad de los canales en el norte de Portugal

La ciudad portuguesa de los canales y el Art Nouveau merece ser paseada, exprimida y estudiada, en cualquier época del año.

0
La ciudad portuguesa de los canales y el Art Nouveau merece ser paseada, exprimida y estudiada, en cualquier época del año.
Un paseo de un día por Aveiro, la ciudad de los canales en el norte de Portugal

Elegir para un viaje esta preciosa ciudad del norte de Portugal es todo un acierto para una escapada de un día, en este caso desde Oporto y en coche. La ciudad de Aveiro está situada cerca de 55 km al norte de Coímbra, a unos 75 kilómetros al sur de Oporto y 250 kilómetros de la capital Lisboa. Con cerca de 60 000 habitantes, una cifra nada despreciable, está bien comunicada a través de la extensa red de autopistas que Portugal dispone en esta zona del país.

Nada más llegar, si se consigue aparcar en poco tiempo (lo recomendable es hacerlo a primera hora) se nos muestra la estampa más famosa de Aveiro en todo su esplendor: una vista pictórica de su arquitectura y el protagonismo en primer plano de su canal principal repleto de varios molineros, un puente que, a primera vista, recuerda el Rialto de Venecia y, de fondo, una colorida hilera de edificios de estilo modernista.

Son varias las bondades que convierten a esta ciudad costera del país luso en un atractivo para visitar, en pareja, en familia, con niños y, por supuesto, en solitario. Su accesibilidad desde la IP5 portuguesa (a pocos minutos del centro de la ciudad), que conecta directamente con la red de carreteras del país, su cercanía a otras localidades como Oporto o Coimbra y su recorrido fácil y agradable gracias a la topografía plana de esta región, ya sea caminando o en bicicleta, hacen de Aveiro un rincón de Portugal a tener en cuenta para una visita corta.

Por qué se la conoce como la "Venecia de Portugal"

En su origen, los aveirenses diseñaron dos tipos de barquitas: como los saleiros, que transportaban la sal para conservar el bacalao, y los moliceiros, para el transporte de algas. Al agotarse este negocio del bacalao y abono marino, saleiros y moliceiros se dedican hoy a pasear con sus vistosas barcas a los turistas por los canales.

Con un recorrido de unos 45 minutos, a través de varios canales que recorren la ciudad, el precio ronda los 10 € por adulto y 5 € los menores de 12 años, aunque no es una cantidad establecida de forma oficial. Estas pequeñas barquitas con mucho encanto son también famosas por sus dibujos con motivos que reflejan las preocupaciones de la época, algunos muy sugerentes.

Aveiro siempre ha estado ligada al comercio del mar, a la pesca y a la producción de sal. Desde la Edad Media, la población creció protegida y privilegiada por los monarcas, hecho que derivó en el consecuente progreso y crecimiento de la ciudad, coincidiendo con la llegada, a la Ría de Aveiro, de comerciantes y navegantes procedentes de varios puntos de Europa.

Adentrándose varias calles en el interior del casco histórico de Aveiro, dejando atrás el atractivo de los canales que culmina en la Praça Peixe (Plaza de los Peces), se llega a otro de los puntos de encuentro y centro de la vida local de la ciudad, el Obelisco de la libertad en la R. Domingos Carrancho. A pocos minutos de esta zona se pueden descubrir rincones como la Capela de São Gonçalinho, justo en el corazón del barrio pesquero. En esta misma parte de la ciudad finaliza uno de los canales y se encuentra el bonito ponte dos Carcavelos que evoca un estilo medieval de cuento de hadas.

Ruta de la arquitectura modernista

Si lo que se busca es su envidiable muestra arquitectónica, Aveiro es un destino obligatorio en cuanto al Art Nouveau se refiere. Distinguida como la ciudad-museo del Modernismo en Portugal, Aveiro es miembro de la Réseau Art Nouveau Network, junto con Barcelona, Bruselas, Budapest, Glasgow, Helsinki o La Habana. Aprovechando el paseo en moliceiro se puede ver el arte en numerosos edificios de este estilo durante todo el recorrido. Una forma distinta y tranquila de observar, sobre las aguas de los canales, los típicos edificios de art nouveau del centro de la ciudad. Los edificios más destacables de esta ruta para los amantes de la arquitectura son la Casa do Major Pessoa, en la calle Barbosa Magalhães, el edificio da Casa dos Ovos Moles, en la calle João Mendonça, o el edificio de Cooperativa Agrícola, también en la misma calle. Es destacable también el Museo de Arte Nova, su fachada de piedra y su interior. No es un museo propiamente dicho. Solo la primera planta alberga una especie de museo y el resto sirve como terraza para tomar refrigerio o dedicar unos minutos a hacer alguna fotografía de su espectacular interior cubierto de azulejos.

Ciudad universitaria y las bicis gratis

Desde 1973, Aveiro es sede de una de las universidades portuguesas más dinámicas e innovadoras, y eso se nota en cuanto se sale un poco del casco histórico repleto de turistas. Esta ciudad joven y fácil de recorrer, lo es aún más en bicicleta ya que es posible ir y venir por sus estrechas callejuelas gracias al servicio BUGA, la Bicicleta de Utilización Gratuita de Aveiro. Para conseguir tu medio de transporte ecológico, tan solo tienes que dirigirte a uno de los 20 puntos de estacionamiento localizados en lugares estratégicos de la ciudad de Aveiro.

Comida típica y sobremesa larga

Frente al Jardim do Rossio (que está justo al lado de los canales principales) se puede encontrar el restaurante O Moliceiro, típico establecimiento portugués, adaptado a turistas (por eso de comer a cualquier hora). No será complicado encontrar algún otro restaurante de casi cualquier franja de precios (siempre dentro de lo mínimo si hablamos de mantener la relación calidad precio), al otro lado de los canales, pasando el puente y frente al Aveiro Palace, en la Rua de Jose Rabumba abre sus puertas Marisqueira Mare Cheia, con una oferta gastronómica muy a tener en cuenta.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios