Menú

"Sentí miedo en España y volví a Shanghái". Un chino y un expatriado español narran cómo regresaron al gigante asiático

Test, apps específicas, cuarentena... En el podcast Kelugares Iker Zhou y Eduar Vallejo narran los detalles del protocolo para viajar a China.

0
Kelugares: La 'gymkana anticoronavirus' que hay que superar para entrar en China A Media Luz

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Test, apps específicas, cuarentena... En el podcast Kelugares Iker Zhou y Eduar Vallejo narran los detalles del protocolo para viajar a China.
Viajar a China | Archivo

Mientras en el Ministerio de Sanidad Fernando Simón aseguraba a finales de febrero que no tenía sentido que la población estuviese preocupada por si tenía o no mascarillas, Iker Zhou preparaba las maletas y se compraba un billete de avión para regresar a China. Después de haber desarrollado durante años su vida profesional en Barcelona, Iker decidió abandonar España. "Al mismo tiempo que en los países asiáticos la sanidad exigía el uso de mascarilla y mantener dos metros de distancia, en España no había protección y eso me dio mucho miedo".

El billete de avión para volar a China el día 6 marzo resultó más caro de lo habitual —el pasaje desde Madrid le costó tres mil euros—. Durante el vuelo rellenó un exhaustivo formulario. Sin embargo, a su llegada Iker no tuvo que realizarse ningún test de coronavirus. Días después, ese protocolo se ampliaría, aunque en ciudades como Wuhan ya se había generalizado mucho antes el uso de test para controlar la expansión del virus. El 11 de marzo la OMS declaraba la pandemia global de covid-19 mientras un tercio de la población mundial comenzaba a confinarse.

A finales de ese mismo mes, el aragonés Eduar Vallejo se encontraba en Tailandia y debía regresar a Shanghái, donde trabaja como profesor en la universidad. Su proceso de entrada al país fue radicalmente distinto al de Iker: horas de espera, entrevistas de más de una hora, cumplimentación de documentos, accesos y controles a través de aplicaciones móviles y códigos Bidi.

SGSJ21UrVsi02pD7c

Con suerte, después de ocho horas concluye todo el procedimiento hasta llegar a su domicilio, donde como apunta Eduar "me pidieron estar otras ocho horas hasta que recibí los resultados del PCR". De este modo no sólo se protege al viajero, sino a todo su entorno, y añade: "Un amigo mío volvió el mismo día que yo, pero en otro vuelo. Dio negativo, pero alguien que estaba a tres filas dio positivo y le tocó irse a un hotel catorce días".

¿Qué ocurre después? En caso de dar negativo en los test, el viajero deberá reportar a la policía durante catorce días su temperatura corporal en dos ocasiones, una a las nueve de la mañana y otra a las nueve de la noche. Para ello, los agentes envían al domicilio un termómetro y un frasco de gel hidroalcohólico para desinfectar la bolsa en la que deberá enviarse de vuelta. Durante esos días, las instituciones recomiendan que el viajero no acuda a eventos ni reuniones, y después de todo ese proceso, una aplicación en el móvil determinará la viabilidad de su acceso a la mayoría de actos sociales.

Las aplicaciones WeChat o Alipay indican al usuario mediante el color rojo, amarillo o verde si puede participar en fiestas y eventos o entrar en ciertos restaurantes, urbanizaciones y tiendas en función del riesgo y del posible contacto con positivos por covid-19. Pero, ¿qué ocurre si una persona no tiene un smartphone o no comprende este tipo de tecnología? Escucha la entrevista completa de Kelu Robles a Eduar Vallejo e Iker Zhou en este nuevo capítulo del podcast Kelugares.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios