Menú

Seis lugares de todo el planeta en los que celebrar el día mundial del chocolate

Este lunes 13 se celebra uno de los pocos días mundiales al que tiene sentido unirse y disfrutar: el del chocolate.

0
Este lunes 13 se celebra uno de los pocos días mundiales al que tiene sentido unirse y disfrutar: el del chocolate.
Seis templos del chocolate en todo el mundo

Sin duda el chocolate es uno de los grandes placeres de la vida y cada vez tiene una consideración mayor desde el punto de vista gastronómico, hasta el punto de que se está convirtiendo en un ingrediente más de muchos viajes a los que dar un toque dulce o, mejor aún, del dulce amargo del mejor cacao.

Así, con motivo del Día Mundial del Chocolate desde Travelzoo, una compañía global de medios de Internet que publica ofertas y experiencias exclusivas, nos proponen una deliciosa ruta para celebrar esta fecha en seis puntos distintos de todo el mundo.

L'Atelier de Neuhaus, Bruselas, Bélgica

El chocolate es, por encima de los mejillones e incluso de su exquisita cerveza, el icono gastronómico de Bélgica: una quincena de fábricas y más de 2.000 tiendas especializadas llenan el país del dulce negro del chocolate. La pasión belga por el manjar tiene siglos de historia y, de todas las maravillas que sus maestros chocolateros han creado en todo este tiempo, tal vez la más famosa sea el praliné, un pequeño milagro obrado a mediados del siglo pasado por Jean Neuhaus Jr, y que es el orgullo de la célebre marca Neuhaus. Sus productos pueden adquirirse en comercios de todo el mundo, pero en ningún sitio saben mejor que en L’Atelier de Neuhaus (Galerie De La Reine - Koninginnegalerij 29, Bruselas), la increíble chocolatería que, como si estuviera sacada de un cuento de hadas, tienta a los visitantes en la Galería de la Reina. Este precioso pasaje comercial es parte de las exclusivas Galerías Saint Hubert, de imprescindible visita en todo viaje a Bruselas.

Hershey, Pensilvania, Estados Unidos

A vista de pájaro, Hershey, una pequeña ciudad de Pensilvania, parece una población estadounidense como otras tantas. Pero en cuanto el viajero pone un pie sobre ella, entiende por qué se la conoce como "el lugar más dulce sobre la faz de la Tierra": la factoría Hershey —la fábrica de chocolate más grande de América— llena sus calles de un aroma dulzón de lo más irresistible. En Hershey hay docenas de comercios de recuerdos, de memorabilia y chocolaterías, y muy cerca, en Derry Township, está Hershey Park, el parque temático que la empresa construyó a mediados del siglo pasado como lugar de diversión para sus empleados. Hoy, el parque está abierto al público general, y se ha convertido es una auténtica meca para aficionados al chocolate de todo el mundo. En el parque, además de sus docenas de montañas rusas y atracciones acuáticas, la cita imprescindible espera en el Hershey Chocolate World, con tiendas, restaurantes y una réplica de la fábrica de Hershey.

Foto: Michael Ventura / Alamy Stock Photo

Museo del Chocolate, Barcelona

Una de las sorpresas más sabrosas de una ciudad con mucho que conocer como Barcelona es el Museo del Chocolate. Alojado en el antiguo convento de San Agustín, muy cerca del Parc de la Ciutadella y del Zoológico de Barcelona, el Museo seduce a visitantes de todas las edades con un amplio programa de actividades interactivas de lo más interesante —desde catas de chocolate a maridajes de chocolate con vinos y cavas, a talleres para aprender en familia a hacer piruletas de chocolate—, además de realizar en su exposición permanente un viaje por la historia del chocolate, desde su origen y descubrimiento en el siglo XV, hasta su popularidad en nuestros días.

Hotel Sacher, Viena, Austria

Probablemente, la tarta Sacher sea la tarta más famosa del mundo. Y eso es, en gran parte, por su cobertura de chocolate, realizada con unos 130 gramos de chocolate negro con, al menos, un 55% de contenido de cacao —la receta solo la conocen un puñado de maestros reposteros, así que las cifras son aproximadas—. Y el lugar en el que la tarta más famosa del mundo sabe mejor es allí donde se realiza su versión original: en el Café Sacher del elegante Hotel Sacher de Viena, donde cada año se realizan, de modo totalmente artesanal, unas 360.000 Tartas Sacher originales. Semejante manjar tuvo, como corresponde a su fama y leyenda, un nacimiento de lo más fortuito. En 1832, Franz Sacher, un aprendiz de repostería del Hotel Sacher de tan solo 16 años de edad, tuvo que sustituir a corto plazo al repostero jefe, que había enfermado, y crear un postre lo más impresionante posible para el príncipe Metternich, Canciller de Austria por aquel entonces, y que daba esa misma noche una recepción oficial a varios invitados. "Espero que no me arruines la velada", le dijo el príncipe a un atemorizado aprendiz, que se puso manos a la obra para crear la mejor tarta de chocolate jamás realizada. El resto, es historia…

San Ginés, Madrid

¡Cómo dejar pasar el Día Mundial del Chocolate sin tomar una taza de chocolate caliente con churros o con una ensaimada! En España, este auténtico manjar de reyes fue la bebida más popular de la Corte durante el siglo XVII y se sigue sirviendo como entonces: dulzón y espeso. Y, de todos los lugares de España donde se puede disfrutar de un exquisito chocolate caliente, hay que marcar en rojo dos direcciones imprescindibles: una de ellas en la capital: la Chocolatería San Ginés, en un callejón del centro histórico de Madrid, que lleva desde 1894 sirviendo chocolate caliente a todo tipo de clientes, sobre todo noctámbulos: antes de la pandemia, abría sus puertas a las 6 de la mañana.

Ca’n Joan de s’Aigó, Palma de Mallorca

El otro lugar imprescindible para tomar chocolate a la taza en esta celebración del Día Mundial del Chocolate es la preciosa Ca’n Joan de s’Aigó, una chocolatería de aires art nouveau en el corazón de la capital mallorquina. En manos de la misma familia desde hace más de trescientos años, sus excelentes chocolates calientes, siempre acompañados de una ensaimada, son todo un rito gastronómico en Mallorca.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot