Menú

Cinco pueblos con encanto y con historia para visitar en un día y a dos horas de Madrid

Recorremos algunos pueblos con encanto y sobre todo con historia para ver en una jornada y a dos horas de la capital.

Viajes Fin de Semana: 5 escapadas de un día por Castilla y León y a dos horas de Madrid Es la Mañana de Fin de Semana

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Recorremos algunos pueblos con encanto y sobre todo con historia para ver en una jornada y a dos horas de la capital.
Declarado Monumento Histórico-Artístico, Peñaranda de Duero tiene en la Plaza Mayor su epicentro, flanqueado por algunos de los más bellos ejemplos de la arquitectura popular. | David Alonso Rincón

Castilla y León posee decenas de pueblos, pequeños y no tanto, históricos y pintorescos, ligados al vino o a la gastronomía, que distan poco más de una hora desde Madrid y a los que se puede llegar fácilmente por carretera desde la capital y disfrutar también del paisaje castellano desde la ventana del coche.

Peñafiel, el pueblo del vino

En plena Ribera del Duero en la provincia de Valladolid, Peñafiel no sólo está coronada por uno de los castillos más espectaculares de España -hoy convertido en un interesante Museo del Vino- sino que cuenta con muchas cosas que nos transportan a la edad media: su peculiar Plaza del Coso -en la imagen-, bodegas con galerías bajo la montaña excavadas siglos atrás o edificios como el Convento de San Pablo. En la famosa plaza del Coso, con vistas a su famoso castillo en Semana Santa se celebra la bajada, que se escenifica al mediodía del Domingo de Resurrección en la legendaria Plaza del Coso.

En esta ruta, comunicada por la N-122, se encuentran las bodegas más conocidas de la D. O. Ribera del Duero como Vega Sicilia, Emilio Moro, Tinto Pesquera o Arzuaga, varias de las mejores bodegas de pago, tres restaurantes con estrella Michelin en y hoteles de cinco estrellas en un rico entorno natural.

Si el tiempo se nos echan encima y ya es demasiado tarde para volver a Madrid, en esta zona de la llamada ‘Milla de Oro’ de la Ribera del Duero podremos encontrar algunos hoteles del vino, o hoteles spa, en las cercanías de la localidad de Valbuena, incluso un antiguo monasterio monasterio cisterciense del siglo XII reconvertido en hotel, reconocido como uno de los mejores de la región.

ruta-vino-ribera-del-duero-cyl-viajes-00003.jpg
La plaza del Coso en Peñafiel. | David Alonso Rincón.

Peñaranda de Duero y Clunia

El sur de la provincia de Burgos esconde muchos lugares de interés y pueblos maravillosos que descubrir en un viaje corto. Uno de esos lugares que destaca por su importancia histórica y cultural es Clunia, el vestigio de un antiguo pueblo romano situado en un emplazamiento elevado y privilegiado.

La Colonia Clunia Sulpicia, uno de los puntos históricos más relevantes de Castilla y León, es un yacimiento arqueológico con los restos de la ciudad romana situada entre las localidades de Coruña del Conde y Peñalba de Castro, a unos 90 kilómetros de Burgos capital, en dirección sur. Esta antigua ciudad romana era considerada una de las ciudades más importantes de la mitad norte de Hispania. Clunia era una ciudad muy extensa, por lo que contó con distintos tipos de viviendas adecuadas a todas las clases sociales y es necesario saber que la mayor parte del espacio construido en Clunia estaba ocupada por viviendas. Las excavaciones arqueológicas en el yacimiento comenzaron en 1915 permitiendo conocer la evolución del urbanismo civil y sacar a la luz el pasado glorioso de una de las ciudades principales de Hispania.

clunia-burgos-yacimiento-romano-fecha-ddmmaaaa-dsc1956.jpg
Clunia, en Burgos. | David Alonso Rincón.

Para llegar a Clunia es posible hacerlo por carretera, en coche o en bicicleta, accediendo desde la localidad de Peñalba de Castro, un pequeño pueblo castellano de menos de 100 habitantes, pegado al yacimiento, una curiosa imagen que vista desde las alturas choca con la gran población que supuso Clunia en su momento.

La nueva era, siglo I d.C., se inició en Clunia con la construcción de un teatro de grandes dimensiones en el borde oriental del cerro, excavado parcialmente en la roca y que tuvo capacidad para 10.000 espectadores, lo que le convertía en uno de los mayores de su época en Hispania, aprovechando la ladera en forma de media luna por donde descendía un pequeño barranco que evacuaba parte de las aguas del cerro.También, como una buena ciudad romana que se precie, en Clunia se conocen tres edificios termales: la pequeña Terma del Foro y los dos edificios del conjunto termal de Los Arcos.

Es muy recomendable dedicar unos minutos a visitar el aula de Interpretación Arqueológica, situada en el mismo yacimiento, donde se puede obtener información complementaria mediante la utilización de medios audiovisuales así como la exposición de materiales procedentes de la ciudad romana.

Peñaranda de Duero, un bonito pueblo castellano anclado en la Edad Media

Muy cerca de Clunia, el un pequeño tamaño este pueblo contrasta con un gran conjunto monumental en su interior, Peñaranda de Duero es un auténtico tesoro medieval que guarda la comarca burgalesa de la Ribera del Duero. Uno de los pueblos más bonitos de Castilla y León.

Entrando por el Arco de la Plaza, nos encontramos; al fondo la imagen del Castillo, a la derecha la Ex-Colegiata Abacial, a la izquierda la magnífica fachada plateresca del Palacio de Avellaneda, el Rollo Jurisdiccional, los soportales de las antiguas edificaciones, el arranque de las calles, la casa de la Villa y una artística fuente.

Presidiendo la Plaza Mayor se alza majestuosa la fachada principal de la que fuera Colegiata de estilo barroco. En la plaza de Peñaranda de Duero se aprecian los detalles de la arquitectura clásica castellana en los soportales de las antiguas edificaciones.

Declarado Monumento Histórico-Artístico, Peñaranda de Duero tiene en la Plaza Mayor su epicentro, flanqueado por algunos de los más bellos ejemplos de la arquitectura popular. Peñaranda de Duero es una villa medieval que esconde muchos tesoros sobre sus adoquines. Desde 1931 su casco viejo es Conjunto Histórico Artístico.

Cabe destacar su emblemático castillo a las afueras del pueblo y en una posición elevada, una gran fortaleza que domina el caserío. En el conjunto fortificado, veremos la céntrica y sólida torre del homenaje, de finales del siglo XV.

penaranda-de-duero-pueblo-castilla-burgos-viajes-10.jpg
Peñaranda de Duero. | David Alonso Rincón.

Covarrubias: visitar un templo en honor a un vikingo

A pocos kilómetros de Burgos capital y al lado de Lerma, uno de los pueblos con más historia de Castilla la Vieja, se sitúa Covarrubias, donde se encontraron los restos de la princesa noruega Cristina, que hoy descansa en el claustro de la Colegiata del pueblo. A pocos kilómetros se puede visitar la capilla elevada al santo vikingo San Olav.

La historia que motiva esta ruta sucedió hace más de 750 años cuando Kristina Haakonson, hija del rey Haakon IV, abandonó su pueblo con profundas raíces y tradiciones vikingas para casarse con uno de los hermanos del rey Alfonso X el Sabio. En aquellos aciagos años el rey castellano buscaba una mejor posición a nivel europeo y se encontró en la necesidad de buscar alianzas más allá de sus fronteras. El elegido para el enlace fue su hijo Felipe con el que Cristina se trasladó a vivir a Sevilla, donde la princesa enfermó y murió cuatro años después de su boda. Su última voluntad fue la de construir un templo en honor de San Olav, el que fue rey de los vikingos en el siglo XI y hoy patrón de Noruega.

En abril de 2002 la Fundación Princesa Kristina de Noruega, el Ayuntamiento de Covarrubias, con apoyo de la embajada de Noruega en España, entre otros, decidieron construir un edificio modernista, con aires nórdicos, cuyo acceso se localiza a poco más de dos kilómetros del pueblo de Covarruvias, en dirección a Hortigüela, en un bello paraje conocido como Valle de los Lobos.

La visita es gratuita, aunque no se realiza durante todo el año. También es posible reservar para grupos. La capilla fue construida como lugar de culto y para otros usos culturales que justifican un pequeño escenario, que puede verse desde el interior y en las ocasiones en las que se abre la pared de la capilla y los espectadores se sientan en las gradas del exterior, debajo de la torre.

Madrigal de las Altas Torres y Medina del Campo

Estos dos pueblos de Ávila y Valladolid forman parte de lo podríamos considerar la ruta del de Isabel la Católica. Dos históricos pueblos de Castilla y León están unidos por la vida y muerte de la reina más importante de la historia de España.

En la localidad de Madrigal de las Altas Torres, provincia de Ávila, nació Isabel I de Castilla, en 1451, más tarde conocida como Isabel la Católica. En 1504, en Medina del Campo, provincia de Valladolid, murió la reina más importante de la historia de España. En una jornada es posible recorrer las dos localidades y empaparse de todo lo que tuvo que ver con la reina.

La histórica villa de Madrigal aún mantiene, en parte, un poderoso vestigio de su época dorada: las murallas y sus grandes torres, un atractivo turístico de enorme importancia y orgullo de los vecinos del pueblo, herederos de aquellos que la construyeron hace varios siglos.

Saliendo del monasterio y dejando a la izquierda el Real Hospital de la Purísima Concepción, se llega a la calle de El Oro, donde se encuentra el Arco de piedra, que ha permanecido en pie como testigo del pasado de la villa. Portada de lo que en sus tiempos fue una gran casa perteneciente al médico de la casa real, primero como médico personal del príncipe Juan, y tras su muerte pasó a ser uno de los 4 o 5 médicos que se encargaban de la salud de Isabel la Católica.

Continuando un par de callejuelas más allá se encuentra la Iglesia de Santa María del Castillo, el punto más alto del pueblo, seguramente construido sobre una antigua fortaleza. En su interior fueron descubiertas varias pinturas románicas al fresco, que merecen ser admiradas, si es posible con un guía especializado.

medina-del-campo-04072020-dsc0337.jpg
Palacio Real Testamentario en Medina del Campo. | David Alonso.

Medina del Campo, la etapa final de la reina

En la importante localidad de Medina del Campo, ubicada en la zona suroeste de la provincia de Valladolid, de cuya capital dista 45 km, su población asciende hoy en día a más de 20000 habitantes, más o menos los mismos que tenía en su época de mayor esplendor, en la época de los Reyes Católicos.

Además de ser conocida por la importancia y emotividad de su Semana Santa, una visita a esta importante villa castellana de una jornada se pueden visitar algunos sus lugares y rincones más ilustres y representativos en la vida y muerte de Isabel como el castillo de la Mota, el Palacio Real Testamentario o la Colegiata de San Antolín.

La visita a la fortaleza de La Mota se puede realizar de manera libre y gratuita a una zona reducida del edificio (patio de armas, capilla y sala de Juan de la Cosa) o a través de las visitas guiadas que se gestionan desde el Centro de Recepción de Visitantes que está situado frente al castillo. En la actualidad debido a la situación de pandemia es recomendable consultar previamente la disponibilidad y horarios. Actualmente el castillo puede ser visitado y fue declarado Bien de Interés Turístico en 1904.

Temas

En Chic

    0
    comentarios