Menú

Salvaje Marbella sigue la línea de sus hermanos e incorpora un espectacular beach club

Tras las exitosas aperturas en España y alrededor del mundo llega a Marbella el primer local de Salvaje con formato beach club.

Tras las exitosas aperturas en España y alrededor del mundo llega a Marbella el primer local de Salvaje con formato beach club.
Salvaje Marbella sigue la línea de sus hermanos e incorpora un espectacular beach club

Después de triunfar en Bogotá, Ciudad de Panamá, Miami, París, Madrid, Valencia y Barcelona, Salvaje abre su primer restaurante, con beach club, en Marbella, concretamente en Puerto Banús, en el Conjunto Benabola, 7.

salvaje-marbella-terraza-beach-club.jpg
El beach club de SLVJ Marbella

Salvaje llega a Marbella para seguir exportando su hedonista y sibarita filosofía de vida e innovar en torno a la cocina japonesa, principal atractivo de su carta, aunque en este caso se completa con pescados y mariscos propios de la costa. Por lo tanto, comparte filosofía y espíritu con el resto de sucursales, pero aquí el mar y sus productos tienen un marcado protagonismo en la carta ideada por el chef Fermín Azkue.

salvaje-marbella-dinamita.jpg
Dinamita roll

Bogavantes, carabineros, pulpos, ostras, vieiras, gambas rojas, erizos o percebes se mezclan con setas, trufas y carne madurada. Además de su clásico sushi, el raw bar, platos para compartir, carne madurada y la cocina con la parrilla japonesa robata. También hay espacio para alimentos más exóticos como el king crab, soft crab y snow crab (diferentes tipos de cangrejos), el wagyu japonés de calidad A5, las especias, los fermentados y macerados japoneses como el kimchi y el umeboshi y la señalada robata que permite a los alimentos tener más contacto con el carbón y permite fundir productos de proximidad y japoneses.

En el apartado de sushi y raw bar –con una variedad de productos del mar crudos y cocidos que se sirven en frío– tienes los clásicos sashimis y niguiris que dan paso a creaciones más originales como el muy rico dinamita roll (22€), con cangrejo osaki glaseado en aderezo ‘dinamita’ envuelto en hoja de soja y acompañado de mantequilla trufada.

salvaje-marbella-spicy-salmon.jpg
Spicy salmon

También muy rico el spicy Salmon (25€), relleno de salmón, cebollino, spicy mayo y aguacate, con topping de salmón, wonton crispy y aderezo de maracuyá y anguila. Una pega es que después de estos platos llega lo que debería haber sido el entrante de unos buenos spicy edamame (16€).

salvaje-marbella-ducha.jpg
Terraza de Salvaje Marbella

El interiorismo de Salvaje Marbella se caracteriza por un espíritu costero que define por completo al espacio, con dos zonas. La exterior es un increíble beach club, con el espíritu Salvaje, con zona de mesas para disfrutar de su gastronomía, camas balinesas, una original ducha en la que las manos de un mono gigante sostienen una naranja e incluso con un reservado dotado de una pequeña piscina. SLVJ Marbella también tiene un espacio interior, climatizado, con la misma sofisticación costera del beach club. En ambos enclaves se han utilizado materiales nobles, tonos cálidos y una abundante vegetación para recalcar su conexión con la naturaleza "Salvaje" del mar.

Continuamos probando unos originales y buenos salvaje japanese tacos (20€), con vacío de vaca salteado al wok, pasta de yuzu y napa, sobre alga nori crocante. También ricos los grilled avocado (22€), unos aguacates trufados y muy bien acompañados de la salsa ponzu. Las patatas trufadas confitadas (11€), con una triple cocción que le aportan un extra crujiente por fuera y esponjosidad por dentro son un acierto.

salvaje-marbella-japanese-tacos.jpg
Salvaje japanese tacos

Y tras esto llega el roasted branzino (48€), una lubina en salsa ponzu yuzu estilo Salvaje. Así sobre la carta suena muy bien pero la verdad es que es una pena que en un sitio como Marbella con el buen pescado que tiene sirvieran una lubina que era mejor devolverla al mar.

La carta líquida de SLVJ Marbella gira en torno a una completa carta de vinos y espumosos de gran calidad, junto a varias referencias de sakes y destilados, y los cócteles playeros y de propia creación. Probamos un Vikingo (18€), con vodka, sansho pepper, jengibre y tónica y un Monkey Colada (18€), con ron, ron de coco, agua de Coco, pandam, piña al curry y cítricos. También hay una completa carta de sishas para todos aquellos que quieran combinar disfrute y relax.

salvaje-marbella-cacao-salvaje.jpg
Cacao Salvaje

Para terminar dos postres: cacao salvaje (16€), con chocolate venezolano, mousse de chocolate con leche, gel de maracuyá y bizcocho de chocolate; e ichigo & cream (16€), crema de chocolate blanco, crujiente de chocolate y café, acompañado de helado de semillas de cilantro y frambuesas.

Salvaje Marbella mantiene el mismo espíritu que sus hermanos mayores, con una cocina en la que prima el sushi y con un ambiente divertido en un enclave espectacular en el que no faltan las actuaciones para amenizar una velada perfecta para amigos y parejas con un ticket medio de 50€. Sin olvidar que éste tiene la opción de beach club para disfrutar de los días de verano desde las 11 de la mañana.

Más sugerencias en Instagram.

salvaje-marbella-interior.jpg
Salón interior

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador