Menú

Semana Santa de récord en Baleares a la espera de la nueva Ley Turística que prepara el Govern de Marga Prohens

Los hoteleros del archipiélago prevén una temporada récord.

Los hoteleros del archipiélago prevén una temporada récord.
Baleares en Semana Santa | Archivo

España tiene por delante una Semana Santa histórica. Las estimaciones del sector apuntan un movimiento de más de dos millones de turistas y un gasto previsto de 3.700 millones de euros. De entre todos los destinos nacionales, Baleares es uno de los preferidos para pasar las vacaciones de Pascua. En la Semana Santa de 2023 la Comunidad ya batió todos los récords y, para este año, a pesar de que las fiestas se adelantan a finales de marzo, las perspectivas de crecimiento son aún mayores. Se han anticipado las reservas y han aumentado las previsiones de ocupación, incluso con un fuerte incremento del coste de los hoteles que han subido de media un 15%.

Los hoteleros del archipiélago prevén "una temporada récord gracias a mejoras de reservas, ocupación y precios, apoyada en la recuperación progresiva de los grandes mercados europeos, en un entorno macroeconómico más estabilizado y con un interés de viaje creciente de cara al próximo trimestre", ha explicado el presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Jorge Marichal.

El impacto del turismo en la economía balear

El turismo es el principal motor de Baleares. El Govern balear ha realizado, a través de la Fundación Impulsa, un estudio para contabilizar el impacto económico y social del sector en las islas, que ha confirmado que "cada euro que entra de la mano de la demanda turística en Baleares activa, de manera directa, 44 de las 69 ramas de actividad, e indirectamente 66. Como reconoce la presidenta de la Comunidad, Marga Prohens, "el turismo en Baleares es mucho más que un sector, engloba prácticamente todas las ramas de actividad del archipiélago".

Prohens se muestra orgullosa de "ser una comunidad turística, que vive del turismo y que alberga las sedes de las principales cadenas hoteleras del país y del mundo, algo que hay que poner en valor", como manifestó recientemente en el foro Exceltur "Crecimiento responsable y con propósito: nuevos escenarios de convergencia", ante las principales empresas del sector turístico. Aunque también la presidenta reconoce que "el crecimiento del 25% experimentado en los últimos ocho años no es sostenible" y que Baleares debe crecer en valor y no en volumen porque, entre otros motivos si no se planifica, si no avanzamos en los retos, se crearán situaciones indeseables, tanto para residentes como para visitantes", ha explicado.

La oferta turística ilegal es una de esas situaciones indeseables y uno de los principales retos en materia de turismo que tiene actualmente Baleares. El Decreto ley de medidas urgentes en materia de vivienda aprobado el pasado mes de febrero, recoge una disposición para precintar pisos turísticos ilegales, un paso importante para frenar la economía sumergida que suponen estos alquileres. El decreto autoriza a los Consells a echar el cerrojo a estos inmuebles y posibilita el cruce de datos con Hacienda para poder sancionar. El Ejecutivo balear también quiere realizar "un censo para saber cuántas licencias de viviendas turísticas se están utilizando" y se han adoptado otras medidas como incrementar las inspecciones para detectar y sancionar a quienes operan fuera de la legalidad. También se ha llegado a un acuerdo con la plataforma turística Booking para implementar un proyecto de recuperación de viviendas de uso turístico clandestino que inciden negativamente en la calidad de Baleares como destino.

Una oferta turística bajo criterios de calidad y sostenibilidad

La nueva Ley Turística, que prepara en estos momentos el Govern de Prohens, busca un equilibrio entre el crecimiento y la sostenibilidad con el objetivo de fortalecer la industria turística en el archipiélago. Aspira a regular el turismo en las islas bajo criterios de calidad y sostenibilidad, dejando libertad para que los ayuntamientos decidan qué tipo de oferta quieren en sus municipios. Una normativa que se va a caracterizar por ser lo más "consensuada" posible, en coordinación con los Consells insulares y los agentes sociales.

El Govern confía en que la nueva Ley Turística aparcará la moratoria que limita el crecimiento de nuevas plazas turísticas y el decrecimiento que estaban presentes en la normativa del anterior del Gobierno socialista de Francina Armengol, en la actualidad presidenta del Congreso de los Diputados. Una ley en palabras de Prohens "intervencionista, prohibicionista, de imposición y perjudicial para las islas". Para la líder balear no se trata de crecer sin límites, "esto lo tenemos claro", pero sí de cambiar la normativa turística precedente, "que negaba nuevas oportunidades y que suponía acabar con la libre competencia", a la que también se opuso el sector turístico.

Prohens, tiene la intención de derogar la moratoria turística, pero mantendrá otras medidas implementadas por el Ejecutivo anterior como el Impuesto del Turismo Sostenible, la llamada "ecotasa", que tienen que pagar los huéspedes de los establecimientos hoteleros durante su estancia en las islas. Un sistema de baremos en función de la categoría del establecimiento que se establece desde los cuatro euros por noche para los hoteles, hasta un euro para los albergues, y de la que están exentos los menores de 16 años. El Gobierno insular recauda alrededor de 12 millones de euros al año gracias a este impuesto, que va acompañado de otras medidas para proteger el territorio como la limitación del número de coches que acceden a cada isla.

Otro de los temas que tiene pendiente el Govern, es "mejorar la relación entre el visitante y el residente". El decreto de "Turismo responsable" vendrá a completar la Ley Turística en algunos aspectos para acabar con el llamado "turismo de borrachera" que incide negativamente en el medioambiente y en la imagen de las islas. El anterior Decreto-ley 1/2020, de 17 de enero contra el turismo de excesos, se había mostrado ineficiente para paliar determinados problemas derivados del abuso de algunos visitantes. Una modificación que se aprobará en breve, para que esté lista antes de la temporada turística, y que controlará, entre otros aspectos, la oferta de alcohol a los visitantes, "no habrá barra libre para nadie ni en ningún lugar del archipiélago", ha asegurado Prohens.

Una estrategia basada en la innovación y la excelencia profesional

La nueva estrategia turística de cara al futuro en las islas "pasa por innovación, nuevas tecnologías, formación y la mejora de la calidad de la oferta para mejorar el destino". Para ello se destinarán nuevas ayudas a la innovación turística de las islas, a cargo de los fondos europeos, para la mejora de eficiencia energética de establecimientos hoteleros y un Plan Integral de Excelencia Profesional consensuado con los agentes sociales y las escuelas de turismo de las islas. Se analizará la oferta formativa y los perfiles que requiere el sector, para tratar de ajustar oferta y demanda, con el objetivo de seguir generando empleo de calidad. Una industria que arrastra dificultades para encontrar trabajadores de "alto valor añadido".

El alargamiento de la temporada es otra prioridad para Prohens en sintonía con hoteleros y turoperadores, que quieren consolidar la apertura temprana de la planta hotelera y consolidar plantillas. Los empresarios optan por contratar a más población local por la crisis habitacional que hace rehuir a los trabajadores de temporada. y abogan por que la isla sea un destino abierto todo el año, "como Andalucía o Canarias".

Temas

En Chic

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso