Menú

Una escapada por la senda de los dos ríos en Sepúlveda para terminar en el castillo más caro de España

Un viaje por el medievo castellano, entre naturaleza y gastronomía típica, con parada final en un castillo con todos los lujos.

Un viaje por el medievo castellano, entre naturaleza y gastronomía típica, con parada final en un castillo con todos los lujos.
La senda de los dos ríos y el castillo de Castilnovo | David Alonso Rincon

Sepúlveda, un pintoresco municipio en la provincia de Segovia, esconde un tesoro natural: la Senda de los Dos Ríos. Esta ruta de senderismo, que serpentea entre los ríos Duratón y Caslilla, ofrece a los viajeros una experiencia entre acantilados, salpicada por la belleza salvaje de la región.

senda-dos-rios-sepulveda-1-1.jpg

Como punto de partida la localidad segoviana, centro de la histórica y antaño importante Comunidad de Villa y Tierra de Sepúlveda, mantiene viva su esencia y sobre todo su fama a la hora de elegir un buen restaurante para degustar un exquisito cordero y para completar la visita hay que dar un paseo por la villa para admirar su incomparable panorámica medieval, por algo forma parte de la lista de los llamados Pueblos más bonitos de España. Pasear por sus empinadas calles empedradas y llegar a su emblemática Plaza de España es detenerse en el tiempo, regresar por un momento a su glorioso pasado en el que personajes como Fernán González, Afonso VI o los Reyes Católicos tuvieron un papel importante.

Muy cerca, se encuentra el Parque Natural de las Hoces del río Duratón, situado en el noreste de la provincia de Segovia. En esta zona el río ha erosionado un profundo cañón que en algunos lugares alcanza más de 100 metros de desnivel. Este entorno fue declarado Parque Natural el 27 de junio de 1989 por las Cortes de Castilla y León.

Descubriendo la Senda de los dos ríos

En las inmediaciones del pueblo se presenta la ruta de la Senda de los Dos Ríos, que abarca aproximadamente unos 5 kilómetros y puede completarse en unas tres horas, aunque los más aventureros pueden optar por explorar sus numerosos desvíos y senderos secundarios. Es una ruta sencilla, señalizada, de baja dificultad, que empieza y termina en Sepúlveda. El camino permite parte de las Hoces del Duratón, admirar (si se dejan) sus buitres leonados sobre un espacio lleno de cortados y todo tipo de vegetación, como sabinas o enebros. En este recorrido se pasa la antigua muralla, protagonista de la historia de Sepúlveda, así como las puertas del Castro, Fuerza o Duruelo, además del antiguo Molino de la Puerta de la Fuerza, o los puentes de Picazo o Talcano.

senda-dos-rios-sepulveda-1-4.jpg
La senda de los dos ríos | D.A.

El inicio de la ruta es en la misma iglesia de la Virgen de la Peña y finaliza en la iglesia de Santiago (Casa del Parque) ya cerca de la plaza Mayor. En resumen, una ruta muy corta pero estupenda para ir en familia o con amigos.

A medida que los excursionistas avanzan por la senda, se encuentran inmersos en un paisaje natural repleto de árboles centenarios y puentes de otro tiempo. Los acantilados de roca caliza, con alturas que alcanzan los 100 metros, se alzan sobre el río Duratón, creando un espectáculo natural impresionante. La diversidad de flora y fauna a lo largo de la ruta es notable: desde águilas planeando en lo alto hasta buitres, es un encuentro con la vida silvestre lleno de emoción a la aventura.

Además de su belleza natural, la Senda de los Dos Ríos está impregnada de historia. A lo largo del camino, los excursionistas pueden descubrir antiguos molinos de agua y ruinas, testigos de la actividad humana que ha tuvo el lugar a lo largo del tiempo. Los restos de un puente romano y una antigua ermita son solo algunos de los tesoros históricos que aguardan a los caminantes.

Para disfrutar plenamente de la experiencia es recomendable llevar calzado cómodo para caminar, incluso botas de montaña y llevar agua y refrigerios. La ruta puede ser exigente en ciertos tramos, así que es importante estar preparado físicamente. Además, es esencial respetar el entorno natural y seguir las normas de conservación para preservar esta joya natural para las generaciones futuras.

castillo-castilnovo-2023-1.jpg
El castillo de Castilnovo. | D.A.

Muy cerca de la villa de Sepúlveda se encuentra un pequeño pueblo llamado Perorrubio, donde poder hacer una parada para admirar su iglesia románica y sobre todo comer carne de caza en La Taberna de Perorrubio, un pequeño restaurante cerca de la plaza, antes de continuar el camino al castillo en venta más caro de España.

De visita en el castillo más caro de España

Enclavado muy cerca de Sepúlveda y Pedraza, se alza el Castillo de Castilnovo, una fortaleza medieval que evoca los tiempos de caballeros y nobles, aunque hoy en día es un edificio privado utilizado para realizar eventos. Situado en la depresión del Valle del río San Juan, en el condado de Castilnovo, entre Villafranca y Valdesaz y muy próximo está construido en una pequeña elevación y rodeado de un bosque de encinas, álamos, chopos y sabinas.

castillo-castilnovo-2023-2.jpg
El castillo de Castilnovo. | D.A.

Como dato histórico relevante, los Reyes Católicos convirtieron el castillo en residencia palaciega y se la entregaron como dote a su sobrina, Juliana de Velasco y Aragón, pasando a ser propiedad de la familia Velasco, Condestables de Castilla, tras su boda en 1557.

El castillo de Castilnovo fue declarado de interés cultural en junio de 1931, abrió como hotel-restaurante en abril de 2012, donde actualmente se pueden realizar bodas y festejos, tanto en su interior como en sus 500.000m2 de finca.

Si después de la visita alguno de los viajero está interesado en el inmueble, es posible comprarlo ya que está a la venta según el portal Idealista por 15millones de euros. El pequeño castillo tiene 24 baños y 21 habitaciones.

Temas

En Chic

    0
    comentarios