Menú

Hotel Boutique Pico Velasco, el hotel gastronómico en pleno Parque Natural con vistas al Cantábrico

Pico Velasco es el proyecto del chef Nacho Solana e Inés Aguirreburualde, un hotel boutique con un restaurante con un Sol de Repsol.

Pico Velasco es el proyecto del chef Nacho Solana e Inés Aguirreburualde, un hotel boutique con un restaurante con un Sol de Repsol.
Hotel Boutique Pico Velasco, el hotel gastronómico en pleno Parque Natural con vistas al mar

En pleno Parque Natural y con unas impresionantes vistas al Mar Cantábrico. Así se presenta el Hotel Boutique Pico Velasco, una casona que es el vivo ejemplo de la arquitectura civil cántabra del siglo XVII y que ha sido reformada manteniendo la autenticidad del paso del tiempo y aportando una elegancia mezclada con modernidad y comodidad. Un proyecto del estrellado y soleado chef Nacho Solana e Inés Aguirreburualde.

pico-velasco-fachada.jpg
Hotel Boutique Pico Velasco

La caja interior del edificio es de hormigón y vidrio y ha sido diseñada por el estudio de arquitectura Álvarez del Manzano para llevarte a un diálogo íntimo entre lo antiguo y lo moderno.

El hotel cuenta tan sólo con 11 habitaciones divididas en dos plantas, por lo que el trato es tan cercano que te sentirás como en casa. En la primera planta, seis habitaciones contruidas a 60 cm del edificio original y con una estructura interior de cristal que permite que entre la luz natural. En la segunda planta, cinco grandes habitaciones acristaladas con vistas panorámicas sobre el entorno del Parque Natural. Solo tienes que darle al botón para que los estores se levanten y te dejen contemplar esa mezcla inconfundible que te da Cantabria de mar y montaña. El único pero que tienen estas habitaciones de corte minimalista es la luz matinal, pero te dan la opción de dejarte un antifaz para garantizar un descanso más tardío. Otra de las maravillas es la ducha, también con amplio ventanal para ducharte rodeado de vegetación.

pico-velasco-desayuno.jpg
El desayuno gastronómico

En la planta inferior se encuentra el universo gastronómico del chef Nacho Solana, con capacidad para 60 comensales y con una enorme cristalera que da acceso a los verdes campos de la finca de 85.000 m2 donde pastan ejemplares de Black Angus y que te permitirá continuar con ese diálogo, esta vez entre la cocina y la naturaleza. Aquí también se sirve el reconocido desayuno gastronómico de Pico Velasco, uno de los mejores desayunos de hotel de España, finalista en Madrid Fusión 2024. En él, además de las frutas, mermeladas y bollería puedes pedirte un plato, desde la famosa tortilla de patata del chef, a un bagel de pollo César o unos huevos benedictinos, entre otras delicias.

pico-velasco-restaurante.jpg
El comedor de Pico Velasco

Además de estas estancias, la planta baja aloja la cafetería (Bistró) y la zona de estar; un espacio de variados matices con chimenea que crea una atmósfera cálida y acogedora para disfrutar de la calma y el descanso. Además, una enorme terraza donde asomarse de lleno a verdes pastos y horizontes marítimos y en la que puedes disfrutar del desayuno o de una copa tras la comida o cena en el restaurante o a cualquier hora del día. ¿Quién dijo miedo?

Recorrido gastronómico por el territorio

El hotel sólo lleva abierto un año y a los seis meses ya contaba con el reconocimiento de un sol de la Guía Repsol. El chef Nacho Solana es la cuarta generación de una familia dedicada a la hostelería desde 1938. Con 31 años logró su primera estrella Michelin, convirtiéndose en uno de los diez cocineros nacionales más jóvenes en conseguirlo. En su restaurante Solana en La Bien Aparecida cuenta además con dos soles de Repsol.

pico-velasco-aperitivos.jpg
Entrantes del menú Albiar

Con un bagaje así, comer en Pico Velasco se convierte en una grata experiencia. Cuenta con dos menú degustación inspirados en el territorio: uno corto, Sincio –Deseo– (80€) y otro largo, Albiar –Amanece– (102€). En los dos el chef nos adentra en un viaje en el tiempo, pero actualizado, en el que encontrarás sabores de ayer pero con un toque vanguardista.

Esta propuesta contemporánea de la cocina cántabra comienza con los entrantes. Una fresca y rica ensalada de tomate, que hay que tomarla de un bocado para aprovechar bien su jugo; seguimos con la representación de las setas con diferentes tipos y distintas texturas y que resulta sorprendente en boca y de buen sabor; el bombón de cerveza La Cierva y foie se queda algo soso; pero la tarta fina de vaca Angus es para pedírsela de cumpleaños y soplar velas; hecho en casa y para disfrutar durante toda la comida junto con el pan casero, la mantequilla de anchoas de la que te comerás hasta su esqueleto crujiente.

Los entrantes siguen con una versión del pimiento relleno, con buen sabor, y la maravillosa croqueta Solana, famosa por su cremosidad y por ganar en el año 2017 el premio a la Mejor Croqueta de Jamón del Mundo en Madrid Fusión.

pico-velasco-cocido-pan.jpg
Cocido de pan

En el restaurante de Pico Velasco no hay opción de maridaje para los menús, pero su amable personal sí que te guiará si quieres probar algunos vinos de su interesante bodega. Nosotros comenzamos con un muy buen vino blanco Dão de Antonio Madeira Vinhas Velhas. Y entre trago y trago, empezamos con los principales. Una novedad que llega en forma de escabeche de codorniz, verdel de temporada y sorbete de mandarina y zanahoria. El escabeche de codorniz estaba incréible, pero el pescado se había quedado excesivamente salado, lo que malograba el plato. Mucho mejor el cocido de pan, en cuya base encontramos un poco de repollo, una yema campera y panceta. Lo terminan con una crema del propio cocido montañés ligado con pan de castañas para redondear un muy buen plato.

pico-velasco-calamares-guisantes.jpg
Tallarín de calamar con guisante lágrima

Como espectacular está el siguiente pase de tallarín de calamar con guisante lágrima, bañado con una muy buena sopa hecha con sus rejos y vermú blanco. El bacalao en tres tiempos también es para enmarcar. El primero es un bocado de una bradada de bacalao con su piel crujiente, el segundo es una papilla de bacalao que representa al pescado en tempura con un poquito de alegría riojana y el tercero es una locura, los callos de bacalao están tan conseguidos que se confunden con los carnívoros y también te dejan los labios pegados. Una estupenda conjunción de mar y montaña, lo mismo que vemos desde el amplio ventanal del comedor.

pico-velasco-trucha.jpg
Trucha y sopa acidulada de vegetales

Regados con un Palo Cortado Viejo CP de Bodega Valdespino probamos otra de las novedades de la carta y que es un guiño al pasado: trucha y sopa acidulada de vegetales. El pescado está cocinado a baja temperatura lo que hace que la carne se quede muy jugosa, le acompaña una sopa de vegetales, sobre todo de puerro, y por encima una sal de jamón, que es jamón seco rallado y que quiere evocar a como se comía antiguamente este pescado o bien envuelta en jamón o panceta frita o se metía dentro de la misma, como nos hacía mi madre cuando éramos pequeños con esas truchas pescadas por mi hermano y mi tío en el río Arlanza. Cerca de los ríos crecen las setas que acompañan al bueno de sabor pero algo tiesa la carne del lomo de corzo y guiso de Colmenillas que nos lo maridan con un buen Albahra de Envínate, vinos mediterráneos.

Terminamos este viaje gastronómico por la tierra cántabra con los postres. Un limpia paladares conocido como hábitat de Pico Velasco porque es un sorbete de limón elaborado con los limones de los limoneros que tienen en la entrada del hotel y con hierbas de la casa. Brutales son los lácteos de Pisco Velasco, una cuajada de leche, en su base una leche caramelizada a modo de dulce de leche y una galleta de miel. Y terminamos con un chocolate con picatostes, que es la merienda tradicional de Limpias, un pueblo colindante con el hotel. Esta recreación la elabora el chef con un cilindro de chocolate relleno de un chocolate a la taza en forma de mousse con picatostes dentro y una teja de chocolate encima. Al lado le acompaña un helado de pan frito.

pico-velasco-habitacion.jpg
Habitación de Pico Velasco

Tanto la estancia en el Hotel Boutique Pico Velasco, como su desayuno gastronómico o cualquiera de los dos menús degustación es una buenísima opción para una escapada romántica en temporada o fuera de ella. El restaurante también está abierto para comensales que no están alojados en el hotel.

Sígueme en mi Instagram para más recomendaciones.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso