Menú

Un paseo por el Madrid más taurino

4

¿Es Madrid la ciudad más taurina del mundo? Pues no estoy seguro, pero probablemente lo sea o, al menos, una de las más. ¿Por qué? Pues porque tenemos la plaza en la que hay que triunfar para ser alguien en esto de los toros, desde luego, pero también por muchas más cosas de las que quiero hablarles.

En cuanto a los turistas, quizá los toros o la feria no son en sí mismo factores que atraigan un gran número de visitantes (aunque está claro que sí viene gente a ver las corridas), pero más allá de eso la tradición taurina forma parte esencial del carácter de la ciudad y de la imagen que proyecta al exterior, imaginar a Madrid sin los toros es casi imposible para un madrileño e imagino que imposible del todo para un foráneo.

Así que aprovechando que estamos en plena época taurina y de feria vamos a tener un pequeño recorrido por lo más taurino de la ciudad.



Empecemos por Las Ventas

Lo primero que vamos a admirar en este tour taurino por Madrid es la propia plaza de Las Ventas y algunos secretos que guarda. Empezando por el propio edificio, ese precioso y enorme falso mudéjar, como lo denominaba Manuel Vicent en su tradicional artículo antitaurino que casi era un rito más de la feria.

Como muchos sabrán la plaza es un poco hija de la mayor rivalidad taurina de todos los tiempos, la que enfrentaba a Belmonte y Joselito, y es precisamente un amigo de éste último, el arquitecto José Espeliú, el que hace el proyecto y empieza a dirigir las obras, aunque se murió antes de que se inaugurase oficialmente en 1934, curiosamente tres años después de que ya se hubiese celebrado una corrida en 1931.

La plaza es un edificio hermoso e imponente, sin duda uno de los más conocidos de Madrid. Con sus cuatro alturas, su ladrillo visto tan madrileño, sus arcos de herradura o sus torres por las que suben las escaleras... Por dentro es quizá menos vistosa, pero también tiene los dos pisos de balconadas que son bastante bonitos, le dan una armonía distintiva y nos recuerdan que no estamos en cualquier plaza.

La mejor manera de conocer el edificio es seguir una de las visitas guiadas que se ofrecen (el precio es de 7 €, los tickets se compran en las taquillas de la plaza) y que permite ver casi todos los rincones de interés para el aficionado y sentirse un poco toreros por un día. Sobretodo cuando a través de la puerta de cuadrillas se accede al coso y se puede pisar el albero. Aunque debería estar prohibido por alguna ley de la estética ese será el momento en el que alguno se arranque y empiece a hacer un poco de toreo de salón.

Como parte de la visita a la plaza se puede conocer también el Museo Taurino, que es una colección curiosa de cuadros de toreros, bustos y objetos relacionados con la fiesta. Lo más interesante, además de algunos retratos bastante apreciables, es la sección de trajes de luces expuestos, sobre todo por su configuración un tanto necrófila: en ella podemos ver cubiertos de sangre el traje que llevaba el Yiyo en el momento de su muerte, el traje que llevaba Manolete en el momento de su muerte, ropa de Joselito en el momento de su muerte...

Algo parecido pasa con las cabezas de toro: casi todas han alcanzado el honor de ser expuestas allí matando a alguien...

Además de Las Ventas

El buen aficionado tiene muchas más citas en Madrid, para empezar había una tradicional que era ver en la Venta del Batán los toros que iban a ser lidiados en la plaza, que está en la Casa de Campo, en un entorno muy apropiado. Lo malo es que hace ya algunos años que, por razones que los taurinos no conocen, este lugar está cerrado.

Sin embargo, parece que hay indicios que apuntan a su reapertura y sería una buena noticia, ya que es un lugar muy interesante para ver los toros, que estaban en pequeños corrales al aire libre en los que se podían ver desde muy cerca.

¿Y fuera de Madrid?

Fuera de la capital también hay un Madrid taurino que es interesante conocer, por ejemplo: muy poca gente sabe que en nuestra provincia hay hasta 20 ganaderías de reses bravas, algunas de mucha tradición como la de Baltasar Ibán o la de Victoriano del Río. Se trata de explotaciones ganaderas, es decir, no son sitios para turistas, no obstante, en muchas de ellas y bajo demanda se pueden organizar visitas para conocer esa parte del mundo del toro.

Además, hay muchas localidades que también tienen sus festejos, algunas de mucha tradición y en entornos realmente especiales. Por ejemplo, en Chinchón se celebran unas pocas corridas al año (y también encierros) en una plaza que se monta en la espectacular Plaza Mayor aprovechando parte de los soportales de ésta (hay corridas en Agosto y un festival benéfico con mucha tradición en octubre).

Y San Sebastián de los Reyes tiene a finales de agosto los que son sin duda los más famosos encierros de España, después de Pamplona, claro, pero es tanta la afición que hay en esta localidad que la llaman "la Pamplona chica".

De tabernas y restaurantes

Por supuesto el mundo taurino esta muy unido a las tabernas y los restaurantes, y estos son los lugares que hay que visitar si queremos disfrutar del ambiente de los toros. Una de las que no hay que perderse es Los Timbales, en la calle Alcalá y muy cerquita de la plaza, el sitio perfecto para tomarse una cerveza antes de la corrida o a la salida, mientras comentamos la jugada.

No muy lejos, en la calle Pedro Heredia está el restaurante Puerta Grande, que no sólo es un sitio en el que comer un excelente rabo de toro sino que tiene toda una actividad taurina: organiza coloquios y conferencias, edita un boletín, incluso tiene una biblioteca que por lo visto llega a los 2.000 ejemplares. Hay quien dice que es el mejor restaurante taurino del mundo, si no lo es sí debe ser el más taurino.

Por el centro también hay algunas tabernas taurinas importantes como la Torre del Oro, en la Plaza Mayor; la Taurina, en la Carrera de San Jerónimo; o Viña P, en la calle del Príncipe, una zona, alrededor de la Plaza de Santa Ana, que también tiene mucho sabor taurino y donde encontramos, por ejemplo, el Casa Patas, que es otro de los rincones taurinos y flamencos de Madrid.

Empieza la feria y el Madrid taurino vive su mejor momento, no dejen de aprovecharlo.

GALERÍA DE FOTOS: LAS VENTAS, CATEDRAL DEL TOREO

4
comentarios
1 Miranda, día

Enhorabuena por este post tan interesante, especialmente por las preciosas fotos. Me gustaría indicar, como dato adicional, alguno de los hoteles en los que es tradicional que los toreros se vistan cuando torean en Las Ventas, y donde se congregan muchos aficionados para verlos salir y regresar. Antes de su reciente reforma, estaba el Reina Victoria en la plaza del Ángel, pero por lo visto parece que en el hotel no han querido seguir con esa tradición... Actualmente, parece que muchos diestros optan por el Wellington, en la calle Velázquez, cuya primera piedra puso el ganadero Baltasar Ibán, curiosamente.

2 Miranda, día

Perdón, el Reina Victoria está en la plaza de Santa Ana, no en la del Ángel.

3 Carmelo Jordá, día

Efectivamente Miranda, los hoteles taurinos son también una parte de la fiesta, sobre todo en el caso del Wellington que, además de ser un excelente hotel, organiza un montón de tertulias y actos alrededor del mundo de los toros. Mucas gracias por opinar y un saludo, Carmelo Jordá

4 fmorenop, día

Todo lo que rodea una buena corrida o capea es de festejar, la fista nacional mueve muchas personas y negocios, y no se puede entender cualquier fiesta local o autonómica sin los toros.
https://www.peoplefiestas.com/capeas-madrid/

Herramientas