Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

La discreta maniobra con la que Letizia evitó el bochorno de un vestido desabrochado

Letizia evitó que su vestido desabrochado acabase más abajo todavía llamando discretamente a una camarera. 

Chic
0

Los estilismos de doña Letizia siempre son noticia, y si algo sale mal, todavía más. Bien es cierto que esta vez no se puede achacar a la Reina lo que ocurrió en el evento de gala del lunes en el Palacio Real y con el presidente de Portugal, sino simplemente a la pura y dura mala suerte. En todo caso, lo cierto es que el vestido jugó una mala pasada a Letizia en pleno evento.

El vestido azul obra de Ana Locking, acertado y elegante como pocos, complementaba su escote y raja en la falda con otras aberturas en la zona de los hombros, recorriendo el brazo, así como en la espalda y también delante, en el pecho.

Todo fue bien hasta la hora de la cena, cuando Letizia tuvo que levantarse para el brindis tras el discurso de Felipe. Entonces, se levantó como todos los demás invitados para alzar la copa... y el botón trasero se desabrochó del todo, dejando ver parcialmente su espalda.

Dada la naturaleza de la abertura en forma de lágrima, y para evitar que el imprevisto llegara a mayores, con toda la mitad izquierda del vestido abajo, la Reina mandó discretamente llamar a una de las camareras para que le abrochara el botón. Y así ocurrió, con la mujer agachada junto a Letizia, conversando con ella de algo que podrían ser los platos, la comida o el tiempo.... Gracias a esa discreta habilidad de ambas mujeres (y pese a la lógica expresión de sorpresa de la camarera), todo quedó en una anécdota.

letizia.jpg
El vestido traicionero de Letizia | Cordon Press

Para la noche del lunes, la Reina dejó de lado su diseñador de cabecera, Felipe Varela, para apostar por otra diseñadora española, Ana Locking, responsable de un vestido que en su momento ya lució la actriz Marta Nieto para los premios Feroz.

La tiara de Cartier llevada en decenas de ocasiones por la reina Sofía y también la infanta Cristina fue el complemento perfecto para la ocasión, de alto valor simbólico para la monarquía. Un evento en el que Letizia logró destacar con elegancia pese a este pequeño imprevisto.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios