Menú
Katy Mikhailova

Feminismo oportunista

Natalie Portman se bordó en el vestido a las directoras no nominadas. Rose McGowan la tachó de ser ella misma "el problema".

Katy Mikhailova
0
Natalie Portman se bordó en el vestido a las directoras no nominadas. Rose McGowan la tachó de ser ella misma "el problema".
Natalie en los Oscar | Cordon Press

Natalie Portman ha aparecido en los Oscar con un vestido decorado con los nombres de las cineastas mujeres que no han sido nominadas. ¡Cual acto de protesta! Porque ya llevar el Dior o el Chanel más llamativo no vale. Hay que darle una vuelta de tuerca o de tela.

Gerwig (Mujercitas), Scafaria (Estafadoras de Wall Street) o Wang (The farewell), entre otras, son algunos de los nombres que ha llevado bordados en la capa del vestido. Acto reivindicativo muy mal aceptado en Hollywood.

No creo que a estas directoras de cine se les haya negado un Oscar o una nominación por el mero hecho de ser mujeres.

Y a mí, como a la actriz Rose McGowan (la cuarta hermana de la famosa serie de televisión Embrujadas) quien publicaba en su redes su opinión negativa al respecto (ella que además es de las figuras del Feminismo más aplaudida en los Estados Unidos), el mensaje de la actriz del Cisne Negro me resulta oportunista y repetitivo. No aporta nada: ni a la sociedad ni a las mujeres.

Ahora da la sensación de que por ser mujer a una se le tiene que dar más trofeos. No, señora, los reconocimiento no se otorgan por el género sino por otros méritos y parámetros. No por ser mujer las cosas se hacen mejor. Aspiramos a la igualdad. No a la idiotez.

Aplaudo la capacidad de McGowan de escribir, con dos tacones, "Natalie. Tú eres el problema. El falso apoyo a otras mujeres es el problema". Y cuanto más lo leo más identificada me siento con ese feminismo natural y no fraudulento. Falso apoyo a las mujeres. Ella lo dice. Es mujer. Americana. Del sector. Bravo, McGowan.

Si Natalie quiere apoyar a las mujeres, le sugiero que vaya a un centro de acogida de mujeres víctimas de la violencia de género y hable con ellas y les dé fuerzas y ánimos, y les ayude económicamente. ¡Esto sí que sería un acto de valentía y generosidad! Si quiere apoyar a la mujer, que promueva una campaña de sensibilización para que las mujeres seamos conscientes de que hay que realizarse con cierta regularidad una mamografía, por ejemplo, para detectar el cáncer de mama a tiempo. ¡Se me ocurren cientos de formas de apoyar a la mujer! Ponerse un vestido con estampado politizado es tan pobre de originalidad como de gusto moral.

Porque existe el feminismo de esencia que es el que lucha por la igualdad de género pero desde el sentido común; y después está el feminismo superficial y por tendencia, que cada temporada adquiere una etiqueta diferente con un color político determinado. Y este feminismo, amigos, apesta.

Hay quienes piensan en Hollywood que Portman es una "heroína". Para mí heroínas son todas esas mujeres que combinan su vida laboral con la familiar; heroínas son aquellas mujeres que luchan día a día contra una enfermedad; heroínas son las mujeres que salvan vidas, apagan fuegos, forman a jóvenes; son las madres solteras, las madres casadas, las no-madres (¿por qué no?); heroínas son aquellas mujeres que día a día trabajan con honestidad y ética. Pasar por un photocall enfundada en un Dior o algo similar de varios miles de euros con un mensaje de feminismo oportunista, de heroicidad me parece que queda poco. Se me ocurren cientos de actos heroicos que podría llevar a cabo Portman para recordar que la mujer no es menos que un hombre pero tampoco debe exigir ser más.

Directora y presentadora de esModa y colaboradora de Es la Noche.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios