Menú
Katy Mikhailova

De valores, influencers y una sostenibilidad insostenible

María Pombo o Pelayo Díaz se alzaron con los International Influencers Awards de este año.

María Pombo o Pelayo Díaz se alzaron con los International Influencers Awards de este año.
María Pombo. | Gtres

El fin de semana pasado se celebraron en Ibiza los International Influencers Awards. La primera edición de unos premios, que recogían, entre otras estrellas de Instagram, María Pombo o Pelayo Díaz, que se alzaban con un monísimo Guest de Lladró en color blanco (para mí, sin duda, lo mejor del encuentro). A la cita, además de los premiados, otros tantos -¿cómo no?- influencers. Un fin de semana a todo tren: lujo, yate, hoteles de 5 estrellas, y fiesta por todo lo alto, música, dj… no faltaba nada. Ni siquiera la sostenibilidad.

Una ética sostenible que en este caso concreto se manifestaba a través de una recaudación de fondos que la organización del certamen había incorporado en el perfil de Instagram (para los que no usan mucho esta red, desde hace unos meses que cada persona tiene la opción de ofrecer una causa social y recaudar fondos para la misma). Pues bien. Los donativos se destinarán para la Asociación Ibiza Preservation, cuya finalidad es la lucha por un turismo responsable y sostenible.

Si sumamos la cifra de los followers de cada uno de los asistentes a los premios, podríamos hablar de 15 ó 20 millones de seguidores (aunque también es verdad que puede ocurrir que al menos un 40% de esos followers sean los mismo: el que sigue a las Pombo, también sigue a Laura Matamoros, etc.). Y, pese a semejante cifra escalofriante en impacto e influencia, tres días después no se había rebasado siquiera los 300 euros en recaudación. La suma, afortunadamente, fue en aumento en el momento en el que los medios de comunicación se hacían eco de esta -triste- noticia, a raíz de que la "contra-influencer" del perfil @hazmeunafotoasi (un perfil que se dedica a analizar e ironizar con las prácticas de algunos prescriptores) lo compartiera.

Ante un hecho así, nos podemos plantear varias preguntas. La primera es empezar por cuestionarnos porqué todos hablan de sostenibilidad, pero a la hora de ejecutarla es otra historia. La segunda, es replantearse que estos líderes de opinión no han sabido trasladar la esencia del encuentro (si es que ese era el objetivo y tal cita no era solo el postureo de ‘soy el mejor influencer’ y aquí paz y después gloria). La tercera hipótesis puede basarse en que la organización quizás no le diera la suficiente importancia, y, por tanto, no le insistieran a cada uno de los asistentes que lo comunicaran en sus redes. Y la cuarta y última, es comprender qué valores promueven, en general, las nuevas estrellas de la redes.

Empezaré por esta última cuestión. Verán… en marzo organicé unos premios, los Mujer Fearless. 10 premios a 10 mujeres. Entre estas, Marta Pombo, influencer también. A la hora de seleccionar el elenco de premiadas, el criterio que seguíamos era que cada una de las mujeres destacara por alguna acción valiente en su vida (valiente es fearless, en inglés) o promulgara una filosofía positiva para la sociedad. Marta recogía el premio a la visibilidad a la lucha contra el ciberbullying. Un tema que toca enormemente a los creadores de contenido de Instagram, y ella en este caso siempre ha mostrado su lado más humano y heroico en esta línea.

Admiro la lucha por la visibilidad a la esclerosis múltiple de María Pombo, o la defensa de la vida que llevan a cabo en sus redes el matrimonio compuesto por María G. de Jaime y Tomás Páramo (fueron padres prácticamente siendo adolescentes, y decidieron darle un ‘sí’ a la vida).

El error, quiero pensar, reside en que la finalidad y la esencia de los premios (y, probablemente la comunicación de estos), es que no ha quedado ligado con claridad a la causa de apoyo al turismo sostenible. Por lo que dudo mucho que, siquiera, la audiencia de estos jóvenes supieran de la existencia de tal posibilidad. Hay como una extraña campaña en algunos estratos sociales y mediáticos por ridiculizar a los influencers, cuando, al final, como en todas las profesiones, edades, culturas: los hay válidos y originales, y luego están el resto. Como el caso de una pareja de influencers que anunciaban esta semana que estaban "embarazados", y lo remataban promocionando el colchón y la cama desde la que comunicaban lo ocurrido. Hasta para compartir un hecho tan importante como es la vida nueva que se espera se trafica con ello. Algo así no veremos a las Pombo, porque si algo tienen ellas son unos valores asentados fruto de una educación.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador