Menú

Consejos para mejorar la memoria pasados los 50 años

Cuidar la memoria es importante siempre, pero a partir de los 50 años más. ¿Existen algunos trucos? Alimentación, deporte, vida activa.

Cuidar la memoria es importante siempre, pero a partir de los 50 años más. ¿Existen algunos trucos? Alimentación, deporte, vida activa.
cerebro, mano, gris | Pixabay/CC/hainguyenrp

Que los humanos, al igual que el resto de animales, envejecen es algo que no se puede evitar pero no solamente se nota la edad en lo físico y estético sino que también trae consigo la pérdida cognitiva, y el desarrollo de ciertas enfermedades. Con el paso de los años, los órganos también envejecen, por ejemplo, el cerebro va perdiendo parte de su tamaño y deja de ser tan eficaz en la realización de sus funciones. No hay que olvidar que el cerebro es el principal órgano del sistema nervioso y el centro del control, gracias a él uno puede controlar lo que piensa, siente, aprende, recuerda.... pero también controla más cosas de las que apenas uno se da cuenta, como el latido del corazón o la digestión de la comida. El paso del tiempo hace que este se deteriore, y algunas de sus zonas se vean más perjudicadas que otras.

Es evidente que cuando una persona es joven le resulta habitual no recordar el nombre de esa película que se vio la semana pasada o ir a una habitación y olvidar por qué se ha ido exactamente; sin embargo, pasados los 50 esta circunstancia deja de ser graciosa. Incluso, puede empezar a preocupar que esos pequeños lapsus de memoria puedan ser un signo temprano de Alzheimer o demencia, pero en realidad, para la gran mayoría estos ejemplos de olvido son completamente normales. Hay que tener claro también que por muy increíble que sea la memoria de uno, el cerebro humano no está diseñado para recordar cada nombre que escucha, cada película que ve o cada plan que se quiere hacer, por lo que únicamente que la memoria falle no significa que esté desarrollando una enfermedad.

En general, si uno busca mejorar su memoria, evitar olvidos repentinos y agilizarla, independientemente de la edad, lo primero importante es comprenderla en su totalidad. Cómo funciona, cuáles son sus fortalezas y también sus debilidades para mejorar la capacidad de recordar y, por tanto, favorecer la salud. No obstante, parece evidente que no es lo mismo la mente de un niño de 8 años que de uno de 15 o uno de 50 años. De hecho, la memoria de las personas que tienen 50 años o más se puede ver un poco deteriorada porque a esta edad su poder de atención y sus habilidades cognitivas pueden disminuir. Por esta razón, se vuelve fundamental adoptar una serie de hábitos saludables para favorecer su salud mental y tener una mente activa y sana.

Consejos para mejorar la memoria

Entre los mejores trucos y estrategias para mejorar la capacidad de recordar se puede destacar las señales de recuperación, un concepto crucial de cara a recuperar recuerdos y tenerlos siempre presentes. El motivo es que, si se elige la correcta, puede desencadenar en eso que se había olvidado, pero también, nunca olvidar algo que se quiere tener siempre presente. Pero, ¿Qué son las señales de recuperación? Las señales de recuperación son estímulos que desencadenan la recuperación de información almacenada en el cerebro.

Pueden ser cualquier cosa asociada a aquello que se esté tratando de recordar, desde un olor, un sonido, una palabra o una imagen. En este punto, existen dos tipos principales: internas y externas. Las primeras son aquellas que provienen del interior, como los pensamientos, sentimientos y emociones, mientras que las externas son aquellas que provienen del entorno como imágenes, sonidos o sabores. A la hora de tratar de recordar hay que tener muy claro que una de las señales más poderosas son los olores, ya que se huele en el cerebro, no en la nariz. ¿Cómo es esto posible? Porque el bulbo olfatorio, el lugar donde se perciben todos los olores, envía fuertes entradas neuronales a la amígdala y el hipocampo, las partes del cerebro que consolidan los recuerdos. Por ese motivo, resultan familiares tantos aromas, porque se recuerdan mejor.

Trucos para cuidar la memoria

  • Mantener una alimentación saludable: Una dieta equilibrada rica en antioxidantes, vitaminas y minerales es esencial para la salud cerebral. Incorporar alimentos como frutas, verduras, pescado rico en ácidos grasos omega-3, nueces y semillas puede proteger el cerebro y mejorar la memoria. Además, es importante mantenerse hidratado, ya que la deshidratación puede afectar negativamente la función cognitiva. Hay que tener en cuenta que la mejor fruta para la memoria es la naranja debido a su fuente de antioxidantes y vitamina C que desempeñan un rol clave en la protección de las células cerebrales contra el daño causado por los radicales libres, que son moléculas inestables que pueden dañar las células cerebrales y contribuir al deterioro cognitivo. Además, la naranja contiene flavonoides.
  • Evitar el consumo excesivo de alcohol y tabaco: Estos hábitos pueden dañar las células cerebrales y afectar negativamente la memoria. Reducir el consumo de alcohol y evitar fumar son pasos importantes para mantener una buena salud cerebral.
  • Ejercicio regular: La actividad física regular no solo beneficia al cuerpo, sino también al cerebro. El motivo es que el ejercicio mejora la circulación sanguínea, lo que ayuda a mantener el cerebro bien oxigenado y nutrido. Actividades como caminar, nadar o practicar yoga pueden ser especialmente beneficiosas para la memoria y la función cognitiva. Pero no solo eso sino que concretamente el tai-chi y el yoga, son de las mejores actividades ya que aumentan el poder cerebral de los individuos que lo practican. Con apenas tres cuartos de hora de entrenamiento, se mejora el pensamiento, la atención y todas las habilidades de la memoria.
  • Dormir bien: El sueño es crucial para la consolidación de la memoria ya que durante el sueño, el cerebro procesa y almacena la información adquirida durante el día. Por esto es recomendable mantener una rutina de sueño regular y asegurarse de dormir entre 7 y 9 horas por noche.
  • Estimulación mental: Mantener el cerebro activo es clave para mejorar la memoria. Actividades como leer, resolver crucigramas, aprender un nuevo idioma o tocar un instrumento musical pueden estimular la neuroplasticidad y fortalecer las conexiones neuronales. Además, juegos de memoria y aplicaciones diseñadas para entrenar el cerebro también pueden ser útiles.
  • Relaciones sociales: Interactuar socialmente ayuda a mantener el cerebro activo y saludable, por lo que participar en actividades sociales, como unirse a clubes, grupos de voluntariado o simplemente mantener contacto regular con amigos y familiares, puede mejorar la función cognitiva y reducir el riesgo de deterioro mental. Además, la interacción social ayuda a prevenir la depresión y el estrés, factores que pueden contribuir a la pérdida de memoria.
  • Organización: Es más probable que uno se olvide de las cosas si la casa o las anotaciones están desordenadas, por ello es importante también anotar las tareas, las citas médicas y otros eventos en un cuaderno, un calendario o una agenda electrónica, incluso puede repetirse cada anotación en voz alta mientras se escribe para ayudar a grabarla en la memoria. También es importante mantener actualizada la lista de tareas y marcar las tareas que ya se hayan finalizado. Pero también es importante limitar las distracciones y no hacer demasiadas cosas a la vez.
  • Gestión del estrés: El estrés crónico puede tener efectos negativos en la memoria y la salud cerebral. Practicar técnicas de relajación, como la meditación, la respiración profunda y el mindfulness, puede reducir el estrés y mejorar la memoria.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro