Menú
Katy Mikhailova

Estrellatos y estrellados: tatuajes, balconing y una isla bonita

A Vikyfede su último tattoo le queda bastante bien. Su larga y delgada espalda soporta muy bien esa delgada línea de puntos que decora toda su columna.

A Vikyfede su último tattoo le queda bastante bien. Su larga y delgada espalda soporta muy bien esa delgada línea de puntos que decora toda su columna.
Victoria Federica enseñando uno de sus tatuajes | Instagram

Hay quien se tatúa para decorar, otros para recordar (no vaya a ser que a alguno se le olvide su nombre o sus iniciales). También los hay quienes lo hacen para homenajear (de tu perro, a tu novio o a tu equipo de fútbol). Después están esos seres extraños que sucumben al encanto del "black out", que es algo así como el procedimiento a la inversa de Michael Jackson (pasamos de blancos a negros, pero con técnica de tatuaje en vez de quirófanos y otros. Un solo brazo. La cara o el cuerpo entero. Todo al negro). Si, sí. Busquen en google y youtube. Se llevarán una sorpresa.

Y ya luego, después de toda esta clasificación que acabo de improvisar, se halla Victoria Federica y su tatuaje en la espalda. Percha de actualidad, novedad para el arte y fuente de inspiración para mi artículo.

Dicen que los tatuajes son la segunda piel que elegimos. Mi amiga la estilista Paloma González bromeaba conmigo el otro día con todos los tatuajes que llevaba "puestos": decía que los iba a reciclar o darle una segunda interpretación. Le podemos llamar a esto "economía circular del tatuaje": si usted se ha puesto la J de Javier, quien fue su amor durante un lustro, búsquese un novio que se llame Joaquín. Y ya ven qué rápido queda resuelto el problema.

A Vikyfede su último tattoo le queda bastante bien. Su larga y delgada espalda soporta muy bien esa delgada línea de puntos que decora toda su columna. Todo delgado y fino. Como el asunto a tratar. Aunque el tiempo no perdone y las tendencias tampoco, combinar vestidos y ropajes diversos sin que se vea solo un tramo del tatuaje va a ser un reto nada fácil para la royalty. Es decir: el tattoo, o se enseña en su totalidad o no se enseña. Nada peor que un "dibujo permanente" a medias.

A este, se suma el "respiro" de su cuello (recordemos que tienen tatuado "Breathe", que significa respirar, en esta zona, por si se ahoga), estrellas, la isla de Mallorca… la concha en la muñeca para recordar a su abuela paterna, Doña Concepción Sáez de Tejada… (este último sí me despierta respeto).

Cada tatuaje encerrará, supongo, silenciosamente un significado. Desconocemos la razón del último, cuyo autor, por cierto, es Nacho Caja. Por sus manos han pasado de Milena Smit a Ester Expósito. Y es que, entre los tatuadores, pasa como con los médicos estéticos o los interioristas: hay escalas. Están los que diseñan con estrella, y otros que lo hacen estrellados y atropellados.

Para todo lo demás: siempre nos quedará el láser y la opción de tatuarse la isla de Formentera con el lema "mi isla" para aquellos que aterrizan (o llegan flotando, más bien) primerizos en la vecina de Ibiza. No hay nada más irónico que el amor a primera vista. Chapuzón mediante, porque hay que lanzarse a la piscina sin hacer balconing. Uno nunca sabe cómo va a terminar. Si estrellado o tatuado. Así que sin flotador no iremos a ninguna parte. Si bebe: recuerde, no salte ni se tatúe. Que después la resaca es peor.

Temas

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso