Menú

La NASA sigue sin saber por qué crece el hielo en la Antártida

Que los científicos no entiendan bien el comportamiento del clima no debería sorprendernos. Pero así es difícil tener fe en sus predicciones.

LD/Agencias
25
Que los científicos no entiendan bien el comportamiento del clima no debería sorprendernos. Pero así es difícil tener fe en sus predicciones.
Un barco de activistas climáticos quedó atrapado en la Antártida el invierno pasado. | Archivo

La extensión de hielo en el Ártico cae en promedio cada verano en los últimos años. Pero resulta desconcertante que el hielo marino que rodea la Antártida cubra más extensión de los océanos del sur el pasado invierno austral desde que se empezaron a tomar mediciones a finales de los años 70.

"No hay duda de que el cambio climático es real. Lo que ocurre es que cada polo responde a su manera a este fenómeno global", ha señalado Walt Meier, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA, un organismo que hasta el año pasado estuvo dirigido por James Hansen, el principal responsable del nacimiento del alarmismo climático.

La Tierra, tomada en su conjunto, está perdiendo hielo marino. Mediciones de la NASA y el Centro Nacional de Datos de Hielo indican que el Ártico perdió un promedio anual de 32.000 kilómetros cuadrados de hielo marino desde finales del año 70. Mientras tanto, la Antártida ha ganado un promedio anual de 10.000 kilómetros cuadrados, que no es suficiente para equilibrar el balance.

¿Por qué los océanos Ártico y Antártico se comportan de maneras diferentes? "El aumento que hemos visto en el hielo marino antártico es en parte un misterio", admite Meier. "Todavía estamos tratando de entender cómo un clima más cálido general provoca aumentos regionales en la cubierta de hielo", ha añadido. La NASA apunta hacia varias causas.

Viento, deshielo o mayores precipitaciones

Una de las hipótesis para explicar estos hechos sería el aumento de la ventosidad en todo el continente de la Antártida. Los golpes de aire frío desde el continente helado hacia el mar están provocando un incremento del hielo marino.

"Creo que los vientos juegan, sin duda, un papel importante. Pero otros factores podrían estar interviniendo también", apunta Meier. Por ejemplo, señala que el derretimiento de glaciares en los bordes del continente podría, irónicamente, producir más hielo en el océano circundante. "El agua dulce de deshielo de los glaciares se congela más fácilmente que el agua salada de mar", explica.

Las nevadas podrían ser importantes también. La nieve depositada en el fino hielo marino puede presionar sobre el hielo y empujarlo justo debajo del agua. El agua fría del océano se filtra a través del hielo y se produce como resultado una mezcla fangosa que después se espesa creando más hielo marino, informa la NASA.

Algunos procesos científicos defienden que todo podría deberse simplemente las variaciones naturales del clima de la zona antártica. Si bien está claro que el calentamiento global está jugando un papel importante en la pérdida de hielo marino del Ártico, la tendencia en la Antártida es lo suficientemente pequeña como para explicarse simplemente debido a las variaciones naturales del clima de la zona. "En última instancia –dice Meier– esperamos que el calentamiento se incremente a nivel global, e incluso que el hielo marino antártico empezará a bajar". Una afirmación cuando menos aventurada, dado que no tienen una explicación firme del fenómeno.

A su juicio, lo que se puede ver es la peculiar manera regional sobre cómo la Tierra responde a un estímulo global. El sistema climático de la Tierra es complejo, y el cambio climático continuará deparando consecuencias impredecibles en los próximos años.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation