Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Replica Wine: cuando los vinos de imitación son indistinguibles del original... y más baratos

Una empresa de Colorado usa la química para copiar algunos vinos californianos de éxito por la mitad de precio, logrando engañar a los profesionales.

0
Embellish, una copia del Erath Oregon Pinot Noir que cuesta un 20% menos. | Replica Wine

En 2012, el empresario Kevin Hicks iba a ser padre. Empezó a preguntarse qué es lo que tenían exactamente los productos orgánicos extremadamente caros con los él y su mujer pensaban alimentar a su hijo, así que envió análisis a un laboratorio. Viendo lo mucho que había que pagar por cada análisis acabó comprando equipo, pagando a científicos y técnicos y fundando una nueva empresa llamada Ellipse Analytics. Un antiguo colega con quien había montado sin mucho éxito una empresa de importación de vino italiano, Ari Walker, vio el potencial de unir ambos negocios. Si Ellipse analizaba cualquier tipo de producto, ¿por qué no hacerlo con el vino? Walker conocía muchas de las moléculas que permiten dar sabor y color a los vinos. ¿Por qué no averiguar qué y en qué cantidad tenían los vinos superventas? Así podrían comprar vino barato y añadirle los aditivos necesarios para hacerlo casi indistinguible del original.

En 2015 fundaron Integrated Beverage Group para hacer justo eso, sin esconderse. Tanto que su marca es Replica Wine. Todas las copias son probadas y aprobadas por el sumiller Brett Zimmerman. Ya venden media docena de vinos por todo Estados Unidos que copian caldos californianos de cierto renombre pero más baratos: Pickpocket en lugar de Prisoner, Knockoff frente a Kendall-Jackson Vintners Reserve, Just Right para reemplazar a Joel Gott, Retrofit por Rombauer, etc. La diferencia no es fácil de percibir, ni siquiera para profesionales que se ganan la vida probando vino. Y en ocasiones, cuando sí se percibe es por que la copia ha superado al original. "Aseguramos al menos un 90% de parecido químico con el original en notas como la acidez, afrutado, cítrico, terroso, tanino, etc.", afirma la empresa.

De todos modos, Replica no pretende hacer los vinos completamente imposibles de diferenciar de su inspiración, sino copiar aquello que hace que a los consumidores les guste. Pero según Andrew Waterhouse, profesor de química del vino en la Universidad de California, la empresa no hace nada realmente nuevo ni revolucionario. Muchas bodegas emplean la ciencia y la química para duplicar el sabor de algunos vinos muy vendidos o alabados por la crítica, y existe una enorme industria de laboratorios que prestan ese servicio. Lo realmente único de Replica es que ellos lo admiten abiertamente.

Mientras, seguiremos esperando una réplica del Vega Silicia un poquito más barata. No debería ser tan difícil. En Replica dicen que los tintos son más fáciles que los blancos.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios