Menú

Teruel registró un cambio climático hace 7 millones de años con efectos opuestos a lo esperado

Unos investigadores de la Universidad de Zaragoza han descubierto hábitats con elevada humedad y lluvias en lugar de una marcada desertización.

0

Investigadores de la Universidad de Zaragoza han detectado un cambio climático global hace 7 millones de añosque tuvo efectostotalmente opuestosa lo esperado en la zona de Teruel.

El hallazgo publicado por la revista científica Palaeontology revela que las dietas de los mamíferos demuestran que en lugar de encontrar datos de una marcada desertización y ambientes áridos y abiertos, que sería lo esperable, se han obtenido pruebas de alimentación en hábitats con elevada humedad y precipitación (abundantes lluvias) y más cerrados de lo esperado.

Estos resultados, asegura el estudio, son de suma relevancia para entender el funcionamiento del clima actual, porque corrobora que el calentamiento global está cambiando los patrones de precipitación a escala planetariay alerta de que se pueden sufrir lluvias torrencialesy un aumento de la humedad localmente, pese a tratarse de un evento de calentamiento y desertización.

DanielDeMiguelyBeatrizAzanza.jpg
Daniel DeMiguel y Beatriz Azanza, investigadores de la Universidad de Zaragoza autores del trabajo

El estudio ha sido realizado por Daniel DeMiguel, investigador ARAID, y Beatriz Azanza, profesora titular, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza, y Jorge Morales, científico titular del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. El trabajo también refleja que después de este periodo, los mamíferos volvieron a ocupar zonas relativamente más cálidas y áridas, más acordes con los hábitats del resto de Europa en esa época.

Estudio del paleoclima

Los efectos locales y regionales de un cambio climático global pueden ser completamente opuestos a lo esperable, así como la respuesta de las especies de mamíferos a los cambios en la vegetación y en el hábitat. Así lo demuestra el estudio del paleoclima en la región de Teruel.

Hace aproximadamente 7 millones de años, a finales del Mioceno, toda Europa (y en realidad toda la tierra) estaba sometida a un gran evento de calentamiento, muy parecido al cambio climático actual. "La tendencia en el clima llevó a un incremento de las temperaturas y a procesos de desertización a escala planetaria; lo que cambió drásticamente el tipo de vegetación y moldeó los ecosistemas y comunidades de mamíferos terrestres. Todo esto hace que el final del Mioceno sea considerado como un referente para testar escenarios que impliquen calentamiento global, tal y como estamos experimentando en la actualidad", destaca Daniel DeMiguel, autor principal del estudio.

Los investigadores han realizado un complejo estudio de la dentición de los grandes mamíferosherbívoros que habitaron la zona de Teruel en numerosos yacimientos fósiles desde hace 9 a 7 millones de años, infiriendo cuales fueron sus dietas (a través del estudio de las marcas microscópicas que los alimentos dejaron en los dientes) y reconstruyendo con una elevada precisión como fueron los ecosistemas y la vegetación en Teruel durante esa época de inestabilidad climática.

Una vez más, este trabajo muestra que el estudio del registro fósil se vuelve imprescindible para entender los procesos actuales, es por ello que Daniel DeMiguel insta a los investigadores en ecología y climatología a ampliar sus trabajos con información paleontológica.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot