Menú

Los remedios más sorprendentes para combatir el calor

Seguramente haya oído muchas recomendaciones para afrontar la ola de calor. En los países más cálidos dan algunos consejos sorprendentes.

0
Seguramente haya oído muchas recomendaciones para afrontar la ola de calor. En los países más cálidos dan algunos consejos sorprendentes.
Primera ola de calor del verano | EFE

Ante la ola de calor que se espera estos días con temperaturas superiores a los 40 grados en muchos puntos de la península, las autoridades sanitarias están repitiendo los consejos habituales: evitar hacer ejercicio en las horas centrales del día, beber mucha agua, con especial atención a niños y ancianos... Pero hay otras claves menos escuchadas que quizás le ayuden a sobrellevar de otra manera la primera ola de calor del verano.

No se duche con agua fría: puede que lo que más le apetezca sea meterse bajo una ducha helada en las horas más tórridas de los próximos días. Pero si lo hace, la mejoría será solo momentánea: su cuerpo reaccionará aumentando la temperatura para compensar la pérdida de calor. Si quiere refrescarse bajo el agua, mejor que el agua sea tibia.

Comer picante: con los termómetros a más de 40 grados apetece más un gazpacho o una ensalada, pero está demostrado que la comida picante puede ayudar a combatir el calor. La sudoración que provocará el picante y la posterior evaporación ayudará a regular la temperatura de nuestro cuerpo. La gastronomía típica de muchos países de climas cálidos así lo atestigua.

No a las cervezas frías: ni refrescos llenos de hielo ni cervezas frías. La mejor forma de combatir el calor es la hidratación y eso sólo se consigue bebiendo agua. Los aditivos como la cafeína o el azúcar nos terminarán dando más sed. Y los líquidos que ingiramos, mejor que no estén fríos: los habitantes del Sáhara combaten las altas temperaturas no con bebidas frías sino con tés y líquidos a temperatura ambiente. El contraste con temperaturas demasiado frías provoca una sobrerreacción de nuestro cuerpo al intentar adecuarlas a nuestra temperatura corporal, algo que a la larga puede darnos más calor.

Sí a la ropa oscura: sin llegar a los extremos de los bereberes, ponernos ropa oscura y dejarnos la camiseta puesta en la playa puede no ser tan mala idea. Aunque popularmente se cree que la ropa clara, al reflejar la luz del sol, es mejor para combatir el calor, la ropa oscura, que la absorbe, también absorbe el calor de nuestro cuerpo, por lo que algunos estudios aconsejan decantarse por este color. Las prendas, eso sí, mejor holgadas.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot