Menú

'Nature' publica una protesta de 13 profesores quejándose del racismo de la "supremacía cuántica"

Los abajofirmantes, encabezados por la física española Carmen Palacios-Berraquero, prefieren emplear el término "ventaja cuántica".

0
Los abajofirmantes, encabezados por la física española Carmen Palacios-Berraquero, prefieren emplear el término "ventaja cuántica".
Sycamore, el ordenador cuántico de 53 cúbits que Google asegura que ha alcanzado la supremacía cuántica. | Eric Lucero/Google

Los titulares de los diarios de medio mundo llevaron el término "supremacía cuántica" a sus inocentes lectores a finales del pasado mes de octubre ante la publicación de un estudio en Nature en el que investigadores de Google aseguraban haberla alcanzado. ¿Y en qué consiste esa supremacía? Pues simplemente en que lograron que su ordenador cuántico encontrara la solución a un problema matemático que a los ordenadores normales y corrientes a los que estamos acostumbrados les llevaría cientos o miles de años resolver. Es decir, que el dispositivo de Google sería superior a la tecnología electrónica tradicional, al menos para ciertas tareas.

La computación cuántica es una tecnología bastante experimental en que los tradicionales bits, los unos y ceros, son sustituidos por cúbits o bits cuánticos, que pueden representar simultáneamente tanto al cero como al uno. Eso permite que algunos cálculos que actualmente requieren repetirse una y otra vez con distintos valores de entrada podrían resolverse de forma simultánea.

Pero la polémica no viene por el hecho de que muy pocos realmente entiendan de qué va la computación cuántico o porque IBM negara que el cálculo que Google había resuelto necesitara de 10.000 años para resolverse con ordenadores tradicionales sino sólo un par de días, de modo que no se habría alcanzado la supremacía cuántica aún. No, ha venido por la propia terminología. A un grupo de trece profesores les parece racista. Y en lugar de correr un tupido velo sobre su protesta, Nature ha decidido rebajarse a publicar su carta:

Discrepamos con el uso de "supremacía" referido a los ordenadores cuánticos que pueden superar en cálculos a incluso los superordenadores más rápidos. Consideramos irresponsable ignorar el contexto histórico de este descriptor, que podría apoyar divisiones de raza, género y clase. Pedimos que la comunidad emplee "ventaja cuántica" en su lugar.

La comunidad asegura que la supremacía cuántica es un término técnico con un significado específico. Sin embargo, cualquier justificación técnica para este descriptor podría verse enterrada según entre en el debate público tras la intensa atención mediática que ha recibido durante los últimos meses.

Desde nuestro punto de vista, "supremacía" tiene connotaciones de violencia, neocolonialismo y racismo por su asociación con el "supremacismo blanco". Un lenguaje inherentemente violento se ha filtrado también en otras ramas de la ciencia; por ejemplo, en el contexto del vuelo espacial humano y robótico términos como "conquista", "colonización" y "asentamiento" evocan los argumentos de terra nulius [tierra de nadie] del colonialismo y deberían ser contextualizadas en contra de las actuales corrientes neocolonialistas.

En su lugar, la computación cuántica debería ser un campo abierto y una inspiración para una nueva generación de científicos.

Un breve vistazo a la cuenta de Twitter de Carmen Palacios-Berraquero parece dejar claro una mucho mayor preocupación por la excesiva representación de científicos y profesores blancos y heterosexuales que por la ciencia misma. Ha recibido este mismo año un premio del Instituto de Física británico. No sería de extrañar que muchos investigadores tomen a partir de ahora su petición en serio, sobre todo los que trabajen para la siempre políticamente correcta Google.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios