Menú

Enfado mayúsculo de las protectoras con la ley animalista: se disparan los abandonos

Aumentan las consultas de ciudadanos preocupados y se frenan las adopciones: "La ley está produciendo el efecto contrario".

Aumentan las consultas de ciudadanos preocupados y se frenan las adopciones: "La ley está produciendo el efecto contrario".
Las protectoras denuncian un aumento de los abandonos en los últimos dos meses. | Pixabay/CC/jackmac34

La ley de Bienestar Animal ha creado una gran inquietud entre los propietarios de las mascotas y los primeros que están sufriendo las consecuencias de una norma sin consenso que se aprobó de forma apresurada y que entró en vigor sin su correspondiente desarrollo reglamentario son los propios animales a los que pretende proteger. Las protectoras denuncian que en los últimos dos meses se han disparado los abandonos en España, todo ello a pesar de que nuestro país ya tenía una de las mayores tasas de abandono en Europa (285.000 perros y gatos al año, según la Fundación Affinity).

Libertad Digital se ha puesto en contacto con una decena de protectoras y de refugios para animales y la respuesta ha sido unánime: las llamadas por parte de propietarios preocupados se han multiplicado. Muchas de esas protectoras están en contra de la ley de Bienestar Animal por su carácter punitivo y un 60% de ellas aseguran que han notado un aumento de los abandonos, precisamente lo contrario de lo que pretende la norma.

La protectora Salvando Huellas en Huesca confirma que han recogido más animales de lo habitual en los últimos dos meses: "Demasiado lo notamos. Nos llaman los propietarios de cobayas, conejos y todos esos animales que no se podrán vender en un futuro. Están desesperados y tienen miedo de la ley. Lo mismo pasa con los dueños de perros, que no pueden pagar un seguro. En vez de fomentar las adopciones, se está produciendo el efecto contrario", señalan.

Más abandonos en los últimos dos meses

En Palencia, la Protectora de Animales Scooby también ha recogido más animales de lo habitual y resalta el incremento de los "intentos de abandono" por parte de personas que prefieren deshacerse de sus mascotas antes de afrontar las duras sanciones previstas en la ley: "Tenemos llamadas todos los días de gente que no quiere pagar un seguro, que no quiere hacer un curso o que no quiere castrar a sus animales", explica uno de los responsables. "En cualquier caso – insiste – un 80% de los perros abandonados que llegan a estas instalaciones son cazadores y como la ley no les afecta…".

"No todos los cazadores son iguales. Hay quien respeta a los perros", señala la responsable de la asociación de Amigos de los Perros de Carballo (La Coruña), "pero otros abandonan a los animales cuando ya no les sirven. Y la ley no ha hecho nada con esto. Para lo único que ha servido es para que la gente eche a los perros de casa por miedo a las multas", señala. "La gente con pocos recursos no puede pagar un seguro tal y como están las cosas. ¿Y qué van a hacer? Es una ley absurda que pretende empezar la casa por el tejado".

En esta asociación también han notado un aumento de los abandonos. "Parte de la culpa la tenéis los medios de comunicación, que bombardeáis con noticias sobre las sanciones y la gente se asusta. Y yo, personalmente, creo que esta ley ni siquiera llegará a aplicarse, empezando porque no hay quien lo controle".

El "efecto rebote" de la ley animalista

No todas las protectoras critican la ley animalista. La Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid considera que la norma "no es perfecta" en lo relativo a la exclusión de los perros de caza, pero celebran que se "prohíba el sacrificio de animales sanos en los centros de acogida". Aseguran que en Madrid no han notado un aumento de los abandonos, pero sí muchas consultas de personas preocupadas por el listado positivo de las mascotas que estarán permitidas: "Los que tienen conejos, cobayas, periquitos o este tipo de animales, están preocupados por si se los van a quitar o les van a multar". Aseguran que la Secretaría de Derechos de los Animales del Ministerio de Belarra les ha confirmado que "estos animales que han convivido en los hogares estarán incluidos en el listado y, si hay alguno que no entra, su propietario tendrá que comunicarlo para que haya un control. La intención es que esos animales dejen de venderse".

Sin embargo, otras delegaciones de esta misma sociedad protectora discrepan. En el País Vasco son claros y tajantes: "Es una mierda de ley. Todos los días tenemos unas 40 o 60 llamadas de gente que tiene un amigo que tiene un perro y ya no puede hacerse cargo de él". También denuncian que el Gobierno les ignoró durante el proceso de elaboración de la norma: "No contactaron con ninguna protectora, fueron a su bola y así ha salido. Está llena de contradicciones y no hay nadie al mando que se encargue de hacer un seguimiento. Así, ¿cómo vamos a saber si la ley funciona?"

La Asociación Protectora de Animales y Plantas de Burgos también critican que "con la nueva ley se ha producido un efecto rebote" porque es una norma "recaudatoria y prohibitiva". También añaden que, en Burgos, "las personas que tienen mal a los animales, se están deshaciendo de ellos. Y las personas que los cuidan bien, pero no tienen recursos, lo están pasando mal" por el incremento generalizado de los precios y, en concreto, el del precio de los piensos.

Curso y seguro: "Parecemos la oficina de información"

Todas las protectoras coinciden en un aumento notable de las llamadas por parte de propietarios preocupados especialmente por tres temas: el curso de formación en tenencia responsable, el seguro obligatorio para propietarios de perros (estas dos obligaciones todavía no han entrado en vigor a la espera del desarrollo reglamentario) y la obligación de tener inscritas a las mascotas en el registro autonómico, así como la identificación con el chip o la anilla en el caso de los pájaros.

"A nosotros no nos ha informado nadie y así no podemos tranquilizar a la gente. Es una ley que sale con cero información y sin desarrollar. Si yo hago eso en mi trabajo, me echan", señalan desde el refugio Turgalium de Trujillo (Cáceres).

Lo mismo sucede en el Albergue de Animales de Oviedo: "Nos ha llamado mucha gente preocupada por no poder cumplir lo que dice la ley. Mucha gente tiene que dejar al perro solo durante un tiempo para cuidar de un familiar y tienen miedo de que les denuncien. Lo mismo pasa con algunos vecinos que tienen al perro en el patio, que ahora está prohibido".

"Parecemos la oficina de información", se quejan en la Protectora Palafolls (Barcelona), donde este año no han notado un mayor abandono de perros, pero sí de gatos.

No hay abandono masivo de animales exóticos

La incertidumbre ante los animales que estarán permitidos en el listado positivo no está empujando al abandono masivo de mascotas consideradas exóticas (loros, periquitos, conejos, hamster...). Tampoco se ha registrado un incremento en las recogidas de los animales que ya están prohibidos (iguanas, tarántulas, serpientes venenosas, reptiles de más de dos kilos en estado adulto…).

Según ha confirmado Seprona a Libertad Digital, por el momento no cuentan con estadísticas, pero tampoco han notado un incremento notable de los casos de abandono de exóticos que les haya llevado a alarmarse. Las últimas intervenciones destacadas son las de la recogida de una serpiente pitón que apareció en el sur de la provincia de Valencia a finales de septiembre y una tortuga que apareció en Toledo durante los meses de verano.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios