Menú

Primeras multas de hasta 50.000 euros por perros sin chip en Pontevedra

La ley animalista obliga a identificar con chip a perros, gatos, hurones mientras que los pájaros deben estar anillados.

La ley animalista obliga a identificar con chip a perros, gatos, hurones mientras que los pájaros deben estar anillados.
Pixabay/CC/minka2507

El Seprona ya ha propuesto las primeras sanciones a los propietarios de perros denunciados por no poner microchip a sus mascotas y por no tenerlas correctamente inscritas en el registro de animales de compañía, tal y como obliga la ley de Bienestar Animal. Las sanciones por no tener identificados a perros, gatos, hurones y pájaros se sitúan entre los 10.000 y los 50.000 euros.

Según ha avanzado el periódico La Voz de Galicia y ha confirmado Libertad Digital, agentes de la sección del Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, ya ha propuesto las primeras denuncias para mascotas mal identificadas, aunque de momento sólo se ha propuesto para sanción los casos de perros. Hasta la entrada en vigor de la ley animalista, la sanción por este motivo era de hasta 5.000 euros, pero desde el pasado 29 de septiembre, se considera una sanción grave, multada con entre 10.000 y 50.000 euros.

La Guardia Civil de Pontevedra también ha denunciado el aumento de los casos de abandono o maltrato desde la entrada en vigor de la ley de Bienestar Animal, con investigaciones abiertas como la de cinco cachorros abandonados y tirados en una bolsa cerrada de basura, o el caso de una persona que ha arrojado a su perro en un contenedor.

Los datos del Seprona coinciden con la información que han trasladado a este periódico las protectoras de animales prácticamente en todos los puntos del país. Concretamente, la asociación gallega Amigos de los Perros de Carballo (La Coruña), confirmaban el aumento de las recogidas de perros porque hay personas que "abandonan a los animales cuando ya no les sirven".

También denunciaban que la ley animalista "no ha hecho nada", al menos de momento, para evitarlo, porque "para lo único que ha servido es para que la gente eche a los perros de casa por miedo a las multas", señalaba la responsable de la asociación.

Además de las multas de entre 500 y 10.000 euros por dejar al perro atado o suelto sin vigilancia presencial del responsable a la puerta de un establecimiento, los propietarios de mascotas deben tener en cuenta que se enfrentan a sanciones de hasta 50.000 euros por mantenerlo de forma permanente en terrazas, balcones, patios o vehículos. La multa por no tener correctamente identificado al animal también asciende hasta los 50.000 euros. En este caso, la ley afecta a perros, gatos y hurones (que deben estar chipados e inscritos en el registro autonómico de mascotas) pero también a los pájaros domésticos, que deben llevar su correspondiente anilla y también estar registrados.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios