Menú

El director de Derechos Animales reconoce que la ley animalista tiene "errores groseros" pero no se modificará

Becerra no quiere que la ley de Bienestar Animal vuelva a pasar por el Congreso de los Diputados con este clima de "polarización social y política".

Becerra no quiere que la ley de Bienestar Animal vuelva a pasar por el Congreso de los Diputados con este clima de "polarización social y política".

El nuevo director general de Derechos de los Animales, José Ramón Becerra, ha reconocido ante los criadores y propietarios de animales exóticos que la ley de Bienestar Animal "tiene errores en algunas ocasiones groseros". Sin embargo, ha señalado que "cambiar y corregir" la ley, "implica ir al Congreso de los Diputados", algo que no harán dado el clima de "polarización social y política".

Los criadores y propietarios de animales exóticos critican que la ley de Bienestar Animal pone en serio riesgo el futuro de este tipo de mascotas, permitidas por los tratados internacionales (CITES), por motivos puramente ideológicos. Así que, el morbo estaba servido desde el mismo momento en el que Becerra –el máximo responsable del desarrollo normativo de la ley animalista– confirmó su asistencia al Congreso Internacional de Fauna para criadores y propietarios de este tipo de animales que se ha celebrado este pasado fin de semana.

Durante su intervención, Becerra justificó la chapuza legislativa que perpetró su antecesor en el cargo, Sergio García Torres, a pesar incluso de reconocer que "es una obviedad que se cometieron errores, en algunas ocasiones, incluso groseros".

Aún así, Becerra descarta derogar o modificar la ley por la precaria situación del gobierno de coalición en el Congreso: "La mayor parte de esos errores, yo diría que son subsanables. La cuestión es que la ley sale del Poder Legislativo y, por lo tanto, cambiarla y corregirla implica ir al Congreso de los diputados en la situación en la que nos encontramos de polarización social y política. Es complicado cambiar una ley a pesar de tener errores". Así que, la solución para Becerra es "matizar y concretar" los errores a través del desarrollo normativo de la ley: "Asumo que esta es la herencia que tengo y lo que me he encontrado".

"A mí, como miembro del Gobierno, lo que me corresponde es cumplir la ley y hacerla cumplir, pero evidentemente mi obligación y mi vocación es escuchar a quienes os sentís perjudicados con el ánimo de que, en el desarrollo reglamentario, tratemos de minimizar los perjuicios y de ayudar a que los cambios que se producen en cualquier sociedad sean lógicamente menos lesivos". En resumen: la ley animalista tiene "errores groseros" pero hay que cumplirla.

Becerra se ha mostrado dispuesto a buscar la manera para que los propietarios de animales silvestres tengan "la posibilidad de seguir viviendo con esos animales y poder registrarlos", pero también ha advertido de que, a la hora de regular, hará distinciones entre tenencia, cría y comercio.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso