Menú

Un nuevo estudio alerta del peligro de la famosa dieta BARF para perros y gatos

La comida cruda para mascotas se ha convertido en tendencia a pesar de los posibles riesgos para la salud.

La comida cruda para mascotas se ha convertido en tendencia a pesar de los posibles riesgos para la salud.
El pienso tiene menos riesgos que la dieta BARF según los veterinarios. | Pexels

Las redes se han llenado de vídeos de perros y gatos devorando comida cruda. Es lo que se conoce como dieta BARF y se ha convertido en tendencia. Sin embargo, aunque sus partidarios aseguran que es más sana y natural que los piensos procesados, un estudio veterinario ha desvelado los riesgos de las dietas crudas, tanto para los animales como para sus propietarios.

La dieta BARF (Biologically Appopiate Raw Food) se basa en proporcionar a las mascotas alimentos crudos en una proporción de entre un 60% y un 80% de huesos, carne, vísceras, huevos, leche y entre un 20% y un 40% de frutas, legumbres y vegetales.

El estudio de la Universidad Estatal de Washington y la Universidad de Nairobi señala que "se perciben beneficios para la salud, incluida una mejor salud dental, calidad del pelaje y masa muscular". Sin embargo, incide, "estas afirmaciones no están respaldadas" por investigaciones actuales.

Lo que sí se ha demostrado es que muchas dietas crudas están contaminadas con bacterias resistentes a los antibióticos porque no se utiliza procesamiento térmico (cocinado) para mitigar los patógenos durante el proceso de producción. Los investigadores analizaron 24 dietas crudas congeladas disponibles online y en tiendas de mascotas de EEUU. En diez de ellas (42%) encontraron bacterias de E. coli, complejo Enterobacter cloacae y Klebsiella pneumoniae. El 71% de esas bacterias eran resistentes a los antibióticos.

Esas bacterias pueden no ser muy dañinas para las mascotas, pero las convierte en un foco de contagio para sus propietarios y otros animales. Estas bacterias se transmiten a través de las manos contaminadas con bacterias intestinales y también a través de los alimentos y el agua. Tal y como recuerda el propio estudio, las bacterias resistentes a los antimicrobianos contribuyeron a aproximadamente 4,95 millones de muertes humanas en todo el mundo en el año 2019.

Pero las bacterias no son lo único que está presente en las dietas BARF. Otro estudio halló parásitos procedentes de rumiantes y del hígado de conejo en las heces de 6 animales de compañía alimentados con dieta cruda de un total de 89 muestras analizadas.

Los veterinarios insisten en que no hay evidencias científicas que avalen que estas dietas sean más saludables o adecuadas que las comerciales, pero lo que sí está demostrado son los riesgos que las dietas BARF representan tanto para los animales como para las personas.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso