Menú

No, WhatsApp no limita el reenvío de mensajes porque lo haya ordenado el Gobierno de Sánchez

La medida se ha tomado a nivel mundial bajo la excusa de reducir la difusión de bulos, pero afecta a todo tipo de mensajes.

0
La medida se ha tomado a nivel mundial bajo la excusa de reducir la difusión de bulos, pero afecta a todo tipo de mensajes.
Whatsapp limita el reenvío de mensajes | Flickr/CC/portalgda

Sí, Facebook fichó a Ana Pastor como censora oficial. Por mucho que lo intente maquillar la presentadora de La Sexta, Newtral, un medio sectario de izquierdas, tiene la capacidad de limitar la difusión en Facebook de aquello que considere bulo, que en su caso es casi exclusivamente aquello que pueda perjudicar a la izquierda. Hasta tal punto llega su neutralidad que su dominio está registrado por Joaquín Ortega Casariego, quien fuera asesor de Miguel Sebastián en su etapa como ministro de Industria del infame defensor de tiranías bananeras José Luis Rodríguez Zapatero. Toda una garantía de newtralidad.

Sí, el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias quiere aprovechar la pandemia para restringir extraordinariamente la libertad de expresión en España bajo la excusa de los bulos o, como prefieren decir, las fake news. Pero ni una ni otros tienen nada que ver con las nuevas restricciones que ha implementado la empresa de Mark Zuckerberg sobre WhatsApp. La aplicación de mensajería ha decidido ampliar las medidas que tomó hace un año cuando limitó a cinco el número de personas a las que se podía reenviar a la vez mensajes marcados como "virales". Ahora, ese límite lo ha reducido a uno. En todo el mundo. ¿De verdad alguien se cree que Pedro Sánchez tiene la capacidad de cambiar el comportamiento de la mayor aplicación de mensajería del mundo?

Tampoco la forma en que WhatsApp identifica un mensaje como viral y por tanto susceptible de ver limitada su difusión tiene nada que ver con su contenido. Para adquirir esa categoría basta con que exista una cadena de al menos cinco reenvíos del mensaje. Es decir, que una persona lo envíe por primera vez a otros, de esos otros una persona lo reenvíe, de los receptores de este reenvío alguien lo reenvíe… y así cinco veces. Da lo mismo que sean bulos, críticas al Gobierno o chistes. Esto es debido a que, debido al cifrado extremo a extremo, la propia empresa no puede monitorizar el contenido de los mensajes que se comparten a través suya, sólo cómo se distribuyen.

La restricción original la adoptó WhatsApp a raíz de que unos disturbios en India que se cobraron la vida de dos personas tuvieran su raíz en unos bulos sobre raptos de niños compartidos en su aplicación. La excusa detrás de estas restricciones sería que, al limitarse la viralidad de todos los mensajes, también se limita la de los mensajes dañinos.

¿Qué podemos hacer?

Hay que indicar que la limitación de WhastApp es un límite que se pone a la interfaz de la aplicación. Es decir, que cuando intentamos reenviar la aplicación nos impide el reenvío a más de una persona en ese momento. Pero nada nos impide reenviarlo a una persona o grupo y luego volver a reenviarlo otra vez. Requiere más trabajo, pero nada más. También podemos copiarlo y pegarlo.

No obstante, si seguimos sin fiarnos de una aplicación de mensajería propiedad de Facebook, algo no del todo irracional, la mejor opción es intentar movernos a su rival Telegram, a la que se considera cuando menos tan segura como WhatsApp y que no impone limitaciones de ningún tipo, y donde además tienen un canal oficial de Libertad Digital. Al fin y al cabo, aunque ni Ana Pastor ni Pedro Sánchez tengan nada que ver con esta limitación, WhatsApp ha reaccionado a las acusaciones de ayudar a difundir bulos donando un millón de dólares a la International Fact-Checking Network, la organización de supuestos cazabulos a la que pertenece Newtral. No es mala razón. Y, al contrario que el rumor de que Sánchez es responsable de las limitaciones de WhatsApp, es cierta.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios