Menú

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más frecuente asociada a un elevado número de muertes

La Fibrilación Auricular es la arritmia cardiaca más común en la población y tiene una enorme repercusión socio-económica Tan sólo en Europa hay más de 4,5 Millones de pacientes que la padecen, y en nuestro país alrededor de 500.000. La Fibrilación Auricular es la mayor causa de morbilidad y mortalidad, al aumentar el riesgo de muerte, insuficiencia cardiaca y embolias, incluyendo las cerebrales.

Fibrilación auricular


La fibrilación auricular (FA) es la arritmia cardíaca más frecuente en la práctica clínica . La FA es una enfermedad en la que las cámaras superiores del corazón laten de una manera no coordinada y desorganizada, lo que produce un ritmo cardíaco rápido e irregular (es decir, latidos cardíacos irregulares). En la FA, el control del ritmo cardíaco ya no está en el marcapasos del nodo sinoauricular, sino en eventos eléctricos que ocurren en otras áreas, lo que da como resultado una actividad auricular rápida e irregular (400 - 600 lpm). Cuando la sangre no se expulsa completamente fuera de las cámaras cardíacas, puede acumularse y formar coágulos. Si se forma un coágulo sanguíneo en las aurículas, sale del corazón y obstruye una arteria del cerebro, se produce un accidente cerebrovascular. Como consecuencia, aproximadamente un 15 por ciento de los accidentes cerebrovasculares son el resultado de la FA.

0

LD (Agencias) La FA afecta aproximadamente a 2,3 millones de personas en América del Norte y 4,5 millones de personas en la Unión Europea, y está emergiendo como un problema creciente de salud pública debido al envejecimiento de la población. Además, si bien la prevalencia estimada de FA es de un 0,4 por ciento a un 1 por ciento en la población general , aumenta con la edad al 8 por ciento en personas de 80 años o más. De manera similar, si bien la incidencia de FA es de menos del 0,1 por ciento por año en personas de menos de 40 años, aumenta a más del 1,5 por ciento por año entre mujeres y al 2 por ciento entre los hombres de más de 80 años. La FA se considera una de las tres epidemias cardiovasculares crecientes en el siglo XXI, en conjunto con la insuficiencia cardiaca congestiva, la diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico.

La prevalencia de la Fibrilación auricular

La FA es una de las principales causas de morbimortalidad, y aumenta el riesgo de muerte, insuficiencia cardiaca congestiva y fenómenos embólicos, incluido el accidente cerebrovascular.

- La tasa de mortalidad de los pacientes con FA es aproximadamente el doble que la de los pacientes con ritmo sinusal normal y está relacionada con la gravedad de la enfermedad cardíaca subyacente.

- La FA agrava la insuficiencia cardíaca y, por su parte, la insuficiencia cardíaca promueve la FA. Los individuos con alguna de las dos enfermedades que desarrollen la otra comparten un mal pronóstico.

- La FA se asocia con un aumento de la tasa de accidentes cerebrovasculares isquémicos, y 1 de cada 6 accidentes cerebrovasculares ocurren en un paciente con FA.

Además, la calidad de vida se ve considerablemente deteriorada en los pacientes con FA, principalmente debido a su incapacidad para realizar las actividades diarias normales debido al riesgo de exacerbación de los síntomas.

FA: una de las principales causas de hospitalización

La FA es la arritmia más frecuente en la práctica clínica y representa una gran carga socioeconómica que es responsable de aproximadamente un tercio de las hospitalizaciones por alteraciones del ritmo cardíaco.2 Además, durante los últimos 20 años, las hospitalizaciones por FA han aumentado en un 66 por ciento debido al envejecimiento de la población, una prevalencia en aumento de las enfermedades cardíacas crónicas, el diagnóstico más frecuente por medio del uso de dispositivos de control ambulatorios y otros factores.

La FA es un problema de salud pública extremadamente costoso (aproximadamente unos 3000 € [aproximadamente 3600 $] al año por paciente). La carga económica total se aproxima a los 13,5 miles de millones de € (aproximadamente 15,7 miles de millones de $) en la Unión Europea.

En un estudio europeo, los costes promedio de la hospitalización de un paciente con FA se estimaron en 1363 €, 5252 €, 2322 €, 6360 €, y 6445 € en Grecia, Italia, Polonia, España, y los Países Bajos, respectivamente. Se identificó a la atención durante la hospitalización y los procedimientos intervencionistas como las principales fuentes de costes, ya que representan más del 70 por ciento de los costes anuales totales en los cinco países. El estudio US FRACTAL Registry halló que los pacientes con FA de reciente inicio tratados con tratamientos tradicionales supusieron unos 4000-5000 $ a los costes sanitarios directos anuales, un número que aumenta significativamente en pacientes con múltiples recurrencias de la FA.

Clasificación de la FA

- Recurrente: después de dos o más episodios de FA

- Paroxística: la FA termina espontáneamente.

- Persistente: FA sostenida durante más de 7 días.

Estas categorías no son mutuamente excluyentes, y un paciente individual puede tener varios episodios de FA paroxística y FA persistente ocasional, o lo inverso.

Manifestaciones clínicas de la FA

La FA es una enfermedad que altera considerablemente la vida de los pacientes, principalmente debido a su incapacidad para realizar las actividades diarias normales debido a que se quejan de palpitaciones, dolor de pecho, disnea, fatiga o sensación de mareos. Sin embargo, el descubrimiento de la presencia de la FA puede surgir a través de la presentación de una entidad asociada, como las complicaciones embólicas o la exacerbación de la insuficiencia cardíaca.

Los individuos pueden experimentar períodos de FA sintomática y asintomática. Con el tiempo, las palpitaciones pueden desaparecer, de manera que los pacientes en quienes la arritmia se ha hecho permanente, pueden quedar asintomáticos. Esto es particularmente frecuente entre los ancianos. Algunos pacientes experimentan síntomas solo durante la FA paroxística, o solo de forma intermitente, durante los episodios de FA sostenida.

Factores de riesgo para el desarrollo de FA

Aproximadamente del 30 por ciento al 45 por ciento de los casos de FA paroxística y de 20 por ciento al 25 por ciento de los casos de FA persistente ocurren en pacientes jóvenes sin enfermedad subyacente demostrable; son las llamadas “FA aisladas”.4 Sin embargo, hay varios factores subyacentes que ponen a los pacientes en mayor riesgo de desarrollar FA, que incluyen la edad, obesidad, hipertensión, infarto de miocardio (IM), insuficiencia cardíaca congestiva (ICC), y valvulopatías.

Si bien la FA puede ocurrir en los ancianos sin ninguna enfermedad cardíaca subyacente, los cambios en la estructura y función cardíacas que acompañan al envejecimiento, tales como el aumento de la rigidez miocárdica, pueden estar asociados con la FA.

Según el Framingham Heart Study, los riesgos de por vida de desarrollar FA son de 1 a 4 para los hombres y mujeres de 40 años o más. Los riesgos de por vida continúan siendo mayores aun en ausencia de ICC previa o infarto de miocardio (1 de 6).

El tratamiento de los pacientes con FA tiene tres objetivos principales:

- Control del ritmo
- Control de la frecuencia
- Tratamiento antitrombótico

El mantenimiento del ritmo sinusal con frecuencia normal es el objetivo terapéutico final de los pacientes con FA. Los tratamientos actuales para la FA se centran en restaurar y mantener el ritmo sinusal normal y controlar la frecuencia cardíaca con el objetivo principal de tratar la arritmia en sí misma y evitar los accidentes cerebrovasculares.

Dado que la población de pacientes con FA no es homogénea y no se puede recomendar un único enfoque terapéutico, hay dos enfoques generales. El primero es intentar restaurar y mantener el ritmo sinusal (“enfoque de control del ritmo"), mientras que el segundo es controlar la frecuencia de respuesta ventricular para evitar el deterioro de la función ventricular y minimizar los síntomas ("enfoque de control de la frecuencia"). La decisión del tratamiento inicial de la FA implica principalmente una estrategia de control de la frecuencia o del ritmo, pero la estrategia elegida inicialmente puede ser infructuosa y se debe adoptar la estrategia alternativa.

Se han realizado estudios de diseño aleatorio para comparar los resultados de las estrategias de control del ritmo frente al control de la frecuencia en pacientes con FA. El estudio AFFIRM (Atrial Fibrillation Follow-up Investigation of Rhythm Management / Investigación del tratamiento del ritmo durante el seguimiento de la fibrilación auricular) no halló diferencias en la tasa de mortalidad o accidente cerebrovascular entre los pacientes asignados a una estrategia o la otra. Sin embargo, hubo un riesgo más bajo de eventos adversos con estrategia de control de la frecuencia.

Independientemente de si se intenta la estrategia de control de la frecuencia o la de control del ritmo, se debe dirigir la atención al tratamiento antitrombótico para la prevención de la tromboembolia.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation