Menú

Las claves de los contagios de ébola en España y EEUU

Los dos primeros casos de contagio de ébola fuera de África han conmocionado a España y a Estados Unidos.

0

Los dos primeros contagios de ébola fuera de África han conmocionado a España y a Estados Unidos. En ambos casos, se trata de dos profesionales sanitarios que trataron enfermos de ébola que llegaron de África. Casos que han mostrado cómo se está gestionando esta crisis a un lado a un lado y otro del Océano, estas son las ocho claves de cómo se ha tratado esta crisis en Dallas y en Madrid:

1. Primeros síntomas e ingreso

Teresa Romero, la auxiliar de enfermería que trató a los dos religiosos españoles repatriados que fallecieron por la enfermedad, Miguel Pajares y Manuel García Viejo, comenzó a sentir los primeros síntomas de la enfermedad una semana antes de ser ingresada. El día 30 llamó al servicio de prevención de riesgos laborales del Carlos III pero la fiebre no llegaba hasta los 38,6 grados, temperatura con la que se activa el protocolo. A pesar de registrar unas décimas no se valoró la posibilidad de contagio. La auxiliar acudió poco después al ambulatorio de su localidad donde le diagnosticaron una simple gripe y le recetaron Paracetamol para combatir la alta temperatura, algo que pudo ocultar los síntomas del ébola.

El domingo 5 avisó de nuevo al Carlos III y desde ahí le dijeron que acudiera a su hospital de referencia, una ambulancia tuvo que acudir a por ella para llevarla al Hospital de Alcorcón donde fue ingresada ya con hemorragias para horas después, de madrugada, trasladarla al Hospital Carlos III. Seis días después de los primeros síntomas.

La enfermera de Dallas también se contagió tras atender al fallecido Thomas Duncan, un ciudadano liberiano que fue el primer caso diagnosticado en EEUU. Esta enfermera, tal y como marcaba el protocolo, se toma la temperatura dos veces al día. En el momento que sufrió una "fiebre baja" llamó al hospital. Desde esa llamada hasta que es ingresada en una unidad de aislamiento pasó una hora y media.

2. Contacto con otras personas

Durante los seis días desde los que presentó los primeros síntomas hasta que fue ingresada, Teresa Romero no guardó las condiciones óptimas de aislamiento y continuó relacionándose con otras personas. Tras confirmarse la enfermedad, los servicios de Salud Pública de la Consejería de Sanidad se pusieron en contacto con todos aquellos que podían haber tenido contacto con la auxiliar. Se les indicó que se tomaran la temperatura dos veces al día y tratasen permanecer en casa. Profesionales de la salud como el doctor que atendió a Teresa Romero en el hospital de Alcorcón, insistieron para que les dejaran aislarse voluntariamente en el Carlos III. En estos momentos son 15 los que tuvieron contactos con la enferma y permanecen ingresados en el centro, aunque no presentan síntomas.

En Dallas, transcurrieron 90 minutos entre los primeros síntomas de la enfermera y su ingreso en aislamiento total. En ese tiempo, tuvo contacto con una persona. Un centenar de miembros del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU (CDC) rastrean todos los posibles contactos que se mantuvieron tanto con Duncan como esta persona infectada en los últimos días. Unas 48 personas permanecen monitorizadas en sus casas, pero todas ellas a raíz del contacto con el primer caso, el de Thomas Duncan.

3. Equipos de protección

Mucho han dado que hablar los trajes con los que en España se trató a los religiosos afectados y también a Romero. Los profesionales sanitarios del Hospital Carlos III denunciaron que no tenían ni el material, ni la formación adecuada para tratar a enfermos de ébola.

En EEUU afirman que los trajes son más sofisticados, algo que tampoco pudo impedir el contagio.

4. Desinfección e información a los vecinos

La vivienda de la auxiliar española y sus alrededores fueron descontaminados entre el miércoles y el viernes, lo que provocó las quejas de los vecinos que les parecía "muy tarde". Además los vecinos se quejaron de falta de información, ya que muchos se enteraron del contagio por los medios de comunicación.

En Dallas, pocas horas después del ingreso, un equipo especializado de los bomberos limpió y descontaminó durante la noche del sábado la vivienda y los alrededores. Durante esa noche miembros de la policía y del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU fueron llamando puerta por puerta en los alrededores de la vivienda de la afectada para explicar lo que había pasado y las medidas que tenían que tomar. Cuando no pudieron localizar a los inquilinos, los agentes dejaron información en la puerta del domicilio.

5. Actuación política

En España uno de los aspectos más criticados en esta crisis ha sido la actuación del Gobierno, especialmente la de su ministra de Sanidad. Hasta el viernes, Ana Mato sólo había comparecido una vez ante la opinión pública en una rueda de prensa horas después de que se confirmara el contagio de la auxiliar. Unas explicaciones poco claras y nada concretas.

Tuvieron que pasar cinco días para que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, apartara de la gestión de la crisis a Mato y anunciara que se pondría al frente de un Comité Especial creado especialmente para ello. Fue el pasado viernes cuando también anunció la puesta en marcha de un Comité Científico que daría apoyo al anterior. Ese mismo día Mariano Rajoy visitó el hospital donde se encontraba la enferma.

En cambio, en EEUU, ha sido el director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de EEUU el encargado de dar los primeros datos sobre el caso en particular y sobre la enfermedad en general. Además, el presidente Barack Obama ha emitido un comunicado exigiendo una rápida investigación sobre los hechos y pidiendo que "se tomen los pasos necesarios para asegurar que el sistema sanitario" implementa los procedimientos correctos.

6. Error humano

En ambos casos se apunta al error humano como el causante de la infección. Según la versión de las autoridades madrileñas, Teresa pudo tocarse la cara con uno de los guantes que había estado en contacto con los fluidos de García Viejo cuando se quitaba el traje de protección.

Una hipótesis parecida es la que se baraja en EEUU donde el director del CDC aseguró en rueda de prensa que "hubo un incumplimiento del protocolo" de seguridad, por lo que se estudiará con especial atención los procedimientos de "diálisis e intubación" que se practicaron sobre Duncan y los momentos en lo que la persona contagiada se quitaba el traje protector.

7. Información del caso

Durante los primeros días de contagio la información que se emitió sobre la salud de la afectada fue un auténtico caos. Bulos y noticias falsas se han propagado sin que Sanidad lo haya desmentido.

En cambio, en Dallas, horas después del contagio, comparecieron ante los medios el alcalde de la ciudad, un juez del condado y un responsable del hospital. Desde Atlanta, también el director del CDC, Thomas Frieden, se dirige a la prensa.

8. La mascota

Excálibur se convirtió en uno de los nombres de esta crisis del ébola. El perro de Teresa Romero fue sacrificado por un posible contagio generando un gran revuelo social.

Se sospecha que la paciente estadounidense convivía con una mascota. Según The Independent, el animal no será sacrificado por el momento y se analiza su estado de salud.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia