Menú

La ruta del coronavirus: del murciélago al pangolín y al hombre

El pangolín es el principal sospechoso de haber transmitido el nuevo coronavirus a humanos.

LD/Agencias
0
El pangolín es el principal sospechoso de haber transmitido el nuevo coronavirus a humanos.
El pangolín, señalado como el animal que transmitió el virus al hombre | Flickr/CC/Smithsonian's National Zoo

Científicos chinos apuntan al pangolín como el animal que pudo transmitir el nuevo coronavirus al hombre en el foco de la infección, el mercado de marisco de Wuhan. En él, además de pescado, se vendía de forma ilegal carne de rata, pavos reales, liebres, cocodrilos y otros animales exóticos muy apreciados en el país asiático como el pangolín.

China ha prohibido la venta de animales silvestres en todo tipo de comercios y cuarentena en los criaderos hasta que termine la epidemia. Pero la arraigada tradición china de consumir determinadas especies, muchas en peligro de extinción, hace difícil acabar con el mercado negro, en el que no se cumplen las normas más básicas de higiene alimentaria.

El otro culpable en la cadena de transmisión del coronavirus es el murciélago. Se trata de animales portadores de todo tipo de virus, desde el Ébola al SARS y el MERS, pero no mueren por ellos. Cuando mutan y pasan a otras especies animales o a los humanos sí son letales.

Según ha explicado este viernes en un congreso de Virología celebrado en Barcelona la experta en coronavirus Susan Weiss, el nuevo virus tuvo su origen en un murciélago que se lo pasó a un intermediario, el pangolín, si se confirman las sospechas. De ahí, se transmitió al hombre. "Para estar totalmente seguros deberíamos encontrar un virus idéntico en un murciélago. Es muy probable que sea la fuente", ha afirmado.

Determinar tanto el motivo por el que los murciélagos no mueren por estas enfermedades, que son letales para los humanos, como la relación entre el murciélago y el virus podría ofrecer información acerca de esta enfermedad. "Se cree –ha dicho Weiss– que los murciélagos pueden tener un sistema inmune mejor y mejores defensas, por lo que el virus no les afecta pero cuando llega a otras especies, sí que genera daños".

Los anteriores coronavirus SARS y MERS también tuvieron como origen el murciélago y de ahí pasaron a otra especie intermediaria. El virus se adaptó a cada especie para propagarse: "Al entrar en contacto con una célula hay una proteína en el exterior del virus que entra en contacto con un receptor determinado de la célula". Según Weiss, "esta proteína tiene que cambiar ligeramente para funcionar con un receptor humano o de otra especie y al estar saltando de una especie a otra, tiene que adaptarse para infectar a una especie u otra".

La científica ha señalado que "la mutación se da como una selección natural", ya que "el virus que muta para saltar de una especie a otra, se adapta a esa especie, replica en esa especie y luego vuelve a saltar", por lo que "un signo de adaptación es no matar al portador, ya que entonces se propaga y su objetivo es replicarse".

También ha afirmado que "no es sorprendente la aparición de este virus, pero sí que lo es que no haya aparecido antes" y ha confesado: "No sé qué podríamos hacer como especie para prevenir que esto volviera a pasar otra vez".

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios