Menú

Las consecuencias de un uso excesivo de pantallas: ojo seco, conoce sus síntomas

Se trata de una enfermedad muy frecuente en la que la superficie ocular no se encuentra correctamente protegida por la lágrima.

0
Se trata de una enfermedad muy frecuente en la que la superficie ocular no se encuentra correctamente protegida por la lágrima.
Síndrome del ojo seco | Flickr/CC/tinafranklindg

Los casos de ojo seco han aumentado en estos meses en los que hemos estado más expuestos a las pantallas. Se trata de una enfermedad muy frecuente en la que la superficie ocular no se encuentra correctamente protegida por la lágrima, por un déficit en la cantidad o en la calidad de la película lagrimal, según indica la Sociedad Española de Oftalmología (SEO).

¿Sus síntomas? Produce diversos, siendo los más frecuentes: irritación; ardor; sensación de sequedad; sensación de cuerpo extraño; ojo lloroso, aumento del lagrimeo. "Se produce como consecuencia de la hiperproducción refleja de lágrima cuando, por mala calidad, la existente no protege la superficie ocular. Es más, en algunos casos puede llegar a dificultar la visión, refiriendo el paciente una mejoría de la misma tras parpadear de forma repetida. Este síntoma, así como las molestias tipo arenilla, son frecuentes tras lectura prolongada o uso de ordenador", afirma.

Es más, la especialista en Oftalmología de Policlínica Gipuzkoa y del Hospital de Día Quirónsalud Donostia Lourdes Ruiz destaca que una de las causas más comunes del ojo seco es la inflamación del párpado, una afección conocida como blefaritis: "Está causada por bacterias y microorganismos que están en el párpado o borde palpebral, que van creando una capa de suciedad, y como es de difícil acceso, no podemos limpiar bien y esto produce una inflamación crónica que hace que la lagrima no sea de buena calidad".

De hecho, señala que suele tener lugar cuando las glándulas que protegen a la superficie ocular se obstruyen, por ejemplo, con el maquillaje. "Es muy importante que la raya del ojo se realice por debajo del borde de las pestañas, ya que en el borde interno se encuentran unas glándulas muy importantes que producen capas de la lagrima. Si no retiramos el maquillaje de forma adecuada podemos tener ojo seco, irritaciones, o lagrimeo", según alerta la doctora Ruiz.

Aquí remarca que la mayor parte de los síntomas de ojo seco aumentan a lo largo del día, siendo más intensos por la tarde-noche. "Vemos muchas patologías, sobre todo en mujeres, con síntomas de lagrimeo y de escozor, que en realidad son síntomas de ojo seco", explica, al mismo tiempo que recuerda que en España más del 60% de la población mayor de 45 años sufre de ojo seco, es decir, unos 5 millones de personas. "Afecta principalmente a mujeres, y se incrementa con la edad, hasta llegar al 80% en mayores de 60 años", según precisa la oftalmóloga de Quirónsalud.

Desde la Sociedad Española de Oftalmología advierten, eso sí, de que, aunque en la mayor parte de las ocasiones el ojo seco no conlleva complicaciones, pero sí molestias para el paciente, sólo en algunos casos, "puede ser grave y favorecer la presencia de lesiones en la córnea que pueden comprometer la visión".

Acudir al especialista

De ahí que la oftalmóloga haga un llamamiento a los pacientes a la hora de no tener miedo de contagiarse de acudir a la consulta del especialista a pesar de la pandemia, especialmente porque los centros sanitarios han diseñado circuitos libres y limpios de coronavirus, y en el caso del Hospital de Día Quirónsalud Donostia y de la Policlínica Gipuzkoa donde trabaja, estos cuentan también con la certificación Applus+ Protocolo Seguro contra la covid-19, que certifica que cumplen con los estándares más exigentes de desinfección frente al coronavirus.

Así, Ruiz indica que el diagnóstico se basa en los síntomas del paciente y en las pruebas que realiza el oftalmólogo. Una vez se haya diagnosticado de ojo seco, la experta sostiene que esta patología "no se cura, pero sí se controla", por lo que es muy importante mantener el tratamiento y no relajarse.

"El paciente puede volver a tener molestias si abandona o relaja el tratamiento, o si vuelven a aparecer factores externos desfavorables; aunque en ocasiones ocurre sin que haya una causa clara. A pesar de ello, si usted es tratado de forma correcta y cumple el tratamiento prescrito se verá libre de síntomas la mayor parte del año, llevando una vida totalmente normal", mantiene.

El tratamiento

Así, y para hacer frente a ese problema, el Hospital de Día Quirónsalud Donostia ha implementado un nuevo tratamiento llamado Blephex o microexfoliación palpebral, basado en reducir los desechos bacterianos, las principales causas de la enfermedad inflamatoria del párpado.

"Se trata de una pequeña máquina que se utiliza para girar con mucha precisión y cuidado una microesponja de grado médico a lo largo del borde de los párpados y las pestañas, eliminando la suciedad y exfoliando los párpados. Es una limpieza que se realiza en consulta. Un tratamiento ambultario que dura unos 20 minutos y que tiene muy buenos resultados", celebra la experta de Policlínica Gipuzkoa.

Además, desde la Sociedad Española de Oftalmología subrayan que existen una serie de medidas generales, como evitar ambientes con humo, corrientes de aire, ambientes secos, chorros de aire acondicionado dirigidos a la cara, el conducir con las ventanillas cerradas, por ejemplo, que pueden ser útiles a la hora de aminorar los síntomas.

Igualmente, aunque siempre bajo prescripción médica, también aconseja el empleo de las lágrimas artificiales, compuestos que imitan en lo posible, la composición de la lágrima; indicándole su oftalmólogo la más apropiada para su caso. "Es necesario que sea constante en el tratamiento y emplee la lágrima artificial con la frecuencia que le indique su oftalmólogo. Las lágrimas artificiales son inocuas para su ojo y no crean dependencia", apostilla la sociedad científica. El empleo de colirios también puede estar indicado.

También ve útil la higiene palpebral, dado que en muchas ocasiones el ojo seco va acompañado de blefaritis, como hemos mencionado antes, lo que aumenta la inestabilidad de la lágrima y empeora el ojo seco. "Su oftalmólogo puede pautarle un tratamiento para la blefaritis (como Blephex), en el que la higiene palpebral es fundamental. También el aplicar calor local sobre los ojos, seguido de un suave masaje en el borde del párpado con una espuma, gel o toallita por las mañanas puede ayudar", reconoce.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios