Menú

Los países a los que puedes viajar mientras no puedes moverte por España y las razones que lo explican

Las restricciones de cara a Semana Santa siguen planteando numerosas incongruencias, ante las que el Gobierno responde con mentiras o medias verdades.

0
Las restricciones de cara a Semana Santa siguen planteando numerosas incongruencias, ante las que el Gobierno responde con mentiras o medias verdades.
Europa Press

Con el fin de justificar la gran paradoja que supone encerrar a los españoles mientras miles de extranjeros disfrutan de nuestro país, el Gobierno ha puesto de manifiesto otra de las grandes incongruencias que suponen los cierres perimetrales: no podemos aprovechar la Semana Santa para hacer turismo nacional, pero sí podemos viajar al extranjero.

"Si los españoles pueden entrar con una PCR a otros países, en reciprocidad es lógico que en el conjunto de la UE no haya diferencias", alegó este martes María Jesús Montero. En realidad, la portavoz del Gobierno no hacía sino reproducir el mismo argumento que la ministra de Sanidad había esgrimido el lunes por la noche cuando desde esRadio se le preguntó por qué no se cerraban las fronteras, tal y como reclamaba la Asociación de Médicos de Sanidad Exterior.

"Quiero recordarle que cualquier ciudadano español puede ir a cualquier ciudad europea sin ninguna restricción", respondió entonces Carolina Darias, que insistió en que "nos movemos en un espacio Schengen" y que, por tanto, cualquier decisión de este tipo tiene que tomarse en este marco.

Mentira o media verdad

El pasado 21 de enero, los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea acordaron mantener abierto este espacio de libre circulación entre los países que lo componen. Sin embargo, al término del encuentro telemático, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dejó claro que sí "se pueden considerar restricciones en los desplazamientos no esenciales".

Así, aunque es cierto que los españoles podemos viajar al extranjero, no podemos hacerlo a cualquier parte. De hecho, si hubiera querido, España podría haber cerrado sus fronteras al turismo y limitar los viajes a nuestro país a situaciones estrictamente justificadas, por lo que el Gobierno miente o, en todo caso, dice una verdad a medias.

El porqué de esta incongruencia

En realidad, son los propios decretos que regulan la Semana Santa los que permiten esta paradójica situación. "La movilidad estará limitada por el cierre perimetral de todas las comunidades y ciudades autónomas y sujeta a las excepciones reguladas en el artículo 6 del Real Decreto 926/2020, de 25 de octubre", reza el acuerdo adoptado en el Consejo Interterritorial de Salud de cara a estos días festivos.

Dicho decreto, que es el del estado de alarma, recoge todas las excepciones —cuestiones médicas, laborales, educativas o legales, entre otras— pero, además, hace referencia explícita a los viajes internacionales. Concretamente, el artículo 9 dice que la restricción de la entrada y salida de personas del territorio de cada comunidad autónoma "no afecta al régimen de fronteras".

¿Quién y a dónde puede viajar?

Así las cosas, cualquier ciudadano que resida en una región que cuente con un aeropuerto con conexiones internacionales puede viajar al extranjero si así lo desea, aunque una vez allí deberá atenerse a las limitaciones nacionales.

La medida no pretende discriminar a los españoles en función de la comunidad en la que vivan, pero en la práctica eso es exactamente lo que consigue: que haya españoles de primera y españoles de segunda, ya que un castellanomanchego, por ejemplo, no tiene esa posibilidad y lo que, en ningún caso, permiten las excepciones recogidas en el estado de alarma es salir de una comunidad para ir a otra a coger a un vuelo para irnos de vacaciones a otro país.

Tal y como está redactado el decreto del pasado 25 de octubre, también podrían viajar al extranjero aquellos ciudadanos que residan en comunidades que linden con otro país. Sin embargo, en todo caso hay que tener en cuenta que muchos países tienen cerradas las fronteras, o no se las puede cruzar en coche.

Además, algunos los que permiten el acceso en avión limitan el viaje a ciudadanos que provengan de regiones con una determinada incidencia acumulada a 14 días o exigen cuarentenas a la llegada. Y, en todo caso, la inmensa mayoría exigen la realización de un test de antígenos o PCR en los días previos.

Países vecinos

La frontera con Portugal va a continuar cerrada, por lo menos, hasta el 16 de marzo, por lo que, si están pensando en viajar esta Semana Santa, nuestro país vecino no es una opción. El Gobierno de Andorra, sin embargo, no ha impuesto ninguna restricción ni limitación de movimiento

En cuanto a Francia, los viajes sí están permitidos, pero todos los turistas mayores de 11 años que lleguen al país galo por vía terrestre, aérea o marítima, incluidos los procedentes de la Unión Europea, deben aportar el resultado negativo de un test PCR realizado menos de 72 horas antes de salir del punto de origen del viaje. Además, se deberá acreditar mediante declaración jurada que no se tienen síntomas, ni se tiene conocimiento de haber estado en contacto con un positivo.

Otros países europeos

En Europa, hay al menos cinco países que mantienen cerradas sus fronteras al turismo: Bélgica, Dinamarca, Hungría, Finlandia y Noruega. En cuanto al resto, cabe distinguir entre aquellos que únicamente exigen un test negativo antes de la llegada y aquellos que, además, establecen una cuarentena obligatoria una vez en su territorio.

En el primer grupo, el de los países que simplemente requieren una PCR entre las 48 y 72 horas previas al viaje, destacan Italia, Croacia, Suecia, Suiza y Turquía. También Malta, que incluso exime de este trámite a los turistas procedentes de Canarias. Además, hay otros países a los que podemos viajar si demostramos que somos negativo: Bulgaria, Polonia, Serbia y Ucrania, aunque en este último también se exige un seguro médico que cubra los gastos en caso de contagiarnos.

Además de una PCR, sin embargo, la gran mayoría de los países de nuestro entorno exigen una cuarentena que oscila entre los 10 y los 14 días y que puede verse reducida si, pasados unos días, volvemos a dar negativo en otra prueba.

En este grupo, destacan Alemania, Austria, Reino Unido, Irlanda, Países Bajos, República Checa —donde los turistas de Canarias y Baleares, sin embargo, no tienen ninguna restricción— o Grecia. El Gobierno británico, no obstante, exige otras dos pruebas más, concretamente al segundo y octavo día de la llegada, con un coste de 210 libras (unos 240 euros). Si estamos dispuestos a hacer cuarentena, también podríamos viajar a Eslovenia, Eslovaquia, Rumanía o Rusia.

Más destinos internacionales

Más allá de Europa, es importante saber que EEUU mantiene la prohibición de los viajes desde todo el espacio Schengen, salvo por algunas excepciones, en cuyo caso hay que presentar un test negativo realizado en las 72 horas previas, o prueba de haberse recuperado efectivamente del virus. También las fronteras de China, Australia o Japón se mantienen cerradas al turismo.

Sin embargo, entre los destinos vacacionales más solicitados, la web del Ministerio de Exteriores informa de al menos tres países que no imponen ninguna restricción. Se trata de Costa Rica —únicamente exige un seguro de viaje—, México o República Dominicana. Desde el pasado 1 de febrero, eso sí, España requiere que todos los ciudadanos que regresen a nuestro país desde este último destino lo hagan con una PCR negativa.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot