Menú

¿Adiós a las mascarillas en exteriores? Esto es lo que opina tu comunidad

Fernando Simón ha abierto la puerta esta semana a levantar su uso obligatorio en junio o julio, pero no todas las autonomías están de acuerdo.

0
Fernando Simón ha abierto la puerta esta semana a levantar su uso obligatorio en junio o julio, pero no todas las autonomías están de acuerdo.
Gente paseando con mascarilla | Cordon Press

Comienza la cuenta atrás para que llegue oficialmente el verano y son muchos los ciudadanos que confían en que, con el inicio de la temporada estival, las autoridades sanitarias levanten por fin la obligación de usar mascarillas al aire libre.

El propio director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, dio alas este lunes a esta posibilidad al asegurar que "si la evolución sigue siendo la actual, si la gente es consciente de que todavía hay que mantener las medidas de control y respetarlas, podría ser posible que a mediados o finales de junio, y casi con seguridad a finales de julio, las mascarillas en lugares abiertos no sean necesarias".

El debate se trasladará en las próximas semanas al Consejo Interterritorial de Salud, donde, además del Ministerio de Sanidad, están representadas todas las comunidades autónomas. La intención del Gobierno es que la decisión, cuando llegue, se tome por unanimidad. Sin embargo, no todos los gobiernos regionales son partidarios de decir adiós a una prenda que ya lleva más de un año entre nosotros.

Los más convencidos

Entre las principales valedoras de esta posibilidad destacan Galicia y Castilla-La Mancha. El primero en ponerla sobre la mesa fue el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que ya el pasado 12 de mayo expresó su convencimiento de que en "el mes de julio o agosto" empezaríamos otra vez "a poner cara a todas las personas que vemos por la calle".

Más contundente si cabe ha sido esta semana el presidente manchego, Emiliano García Page, que decía tener "la firme determinación de suprimir la mascarilla en espacios públicos en el mes de julio". Aún así, matizó que no se trataría de una medida unilateral, sino que su intención es planteárselo al Gobierno y al resto de las autonomías para alcanzar una decisión de "coherencia nacional".

Lo mismo ha defendido el presidente de Murcia, Fernando López Miras: "No puede haber también en esto 17 decisiones diferentes". En todo caso, está convencido de que "en julio vamos a estar en disposición de poder adoptar esta decisión y de que se pueda permanecer en lugares exteriores sin mascarilla".

Los secretarios generales de Salud de Cataluña y Aragón han sido más ambiguos, pero también han reconocido que se lo plantearán "en las próximas semanas, si la evolución de la epidemia sigue siendo favorable".

Las comunidades más reacias

Frente a quienes ya cuentan con flexibilizar la normativa, destaca la postura de Andalucía. "No nos planteamos disminuir la presión a nivel de las mascarillas", ha asegurado tajante el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre. A su juicio, este elemento es "lo que más nos previene" frente a la covid-19, además de la vacuna. Por eso, ha insistido en que "hasta que no tengamos claro que hemos doblegado al coronavirus" tendremos que seguir usándolo.

El País Vasco y Navarra, tampoco son partidarios de abordar este debate. El lehendakari Íñigo Urkullu augura que la mascarilla será necesaria "todavía por mucho tiempo" tanto en interiores como en exteriores, mientras que la consejera de Salud de la Comunidad Foral, Santos Indurain, ha pedido ir "tranquilos, prudentes y con cautela" en la desescalada.

Sí, pero todavía no

Frente a los dos extremos -partidarios y detractores-, la inmensa mayoría de los gobiernos regionales se encuentran en un término medio: son partidarios de flexibilizar el uso de la mascarilla en exteriores, pero no se atreven a poner una fecha concreta sobre la mesa.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha reconocido esta semana que su Ejecutivo lo está estudiando, pero asegura que por el momento "es una valoración y todavía queda mucho por saber". En línea con lo defendido por Andalucía, Isabel Díaz Ayuso ha recordado que la mascarilla "ha sido la mejor herramienta contra el virus" y ha insistido en que, por tanto, Madrid no tiene prisa: "Ojalá que llegue pronto, pero hay que hacerlo con sensatez".

Desde Baleares, la socialista Francina Armengol también ha pedido prudencia: "En estos momentos, Baleares no está todavía por la decisión de quitar las mascarillas. Poco a poco estamos normalizando nuestras vidas y en el momento que sea posible nos las quitaremos en exteriores". Para ello, defiende, es imprescindible seguir muy de cerca la evolución de la incidencia acumulada en cada comunidad y tomar una decisión "de forma compartida".

Sobre los criterios a tener en cuenta, Cantabria considera que cualquier cambio de normativa en este sentido también debería estar vinculado al ritmo de vacunación y que no se debería plantear hasta que, por lo menos, todos los mayores de 40 años estén vacunados. Actualmente, casi todas las comunidades están centradas en la franja de 50 a 60, por lo que todavía no sería el momento.

En Castila y León, también opinan que el avance de la vacunación es fundamental, pero no sólo eso. La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha condicionado el adiós a las mascarillas a un descenso de ingresos en las UCI y ha precisado que tal vez sólo se debería retirar "en algunos exteriores" y que, en todo caso, sería bueno "seguir recomendándola".

En este sentido, Asturias -que también es partidaria de que la mascarilla deje de ser obligatoria al aire libre- ya ha manifestado su temor de que esto lleve a los ciudadanos a relajarse. "Que se esté discutiendo el momento en el que podríamos no tener que usar la mascarilla al menos en espacios abiertos no significa que tengamos que adquirir demasiadas confianzas con el virus, que sigue circulando y obliga a seguir adoptando las precauciones básicas", ha advertido el vicepresidente del Gobierno asturiano Juan Cofiño.

La Comunidad Valenciana por parte, ha defendido abiertamente que las mascarillas dejen de ser obligatorias "más pronto que tarde" en las playas o en zonas naturales con brisa permanente. Sin embargo, Ximo Puig ha insistido en que "más allá de estos espacios, hay que ser muy prudente. No podemos avanzar más de lo que los indicadores nos permitan".

Volver a usarla en invierno

Otra alternativa que hasta ahora sólo ha planteado Extremadura es la posibilidad de levantar la obligación en verano, pero recuperarla en invierno. "La eliminación de la obligatoriedad debe ser poco a poco y progresivamente, pero no sé si para siempre", ha matizado el presidente extremeño Guillermo Fernández Vara.

A pesar de que muchos virus parecen estar resurgiendo, el socialista ha defendido que el uso de mascarillas "ha conseguido hacer desaparecer la gripe este año, ha hecho desaparecer las bronquitis y los aerosoles han pasado a la historia". Partiendo de esta premisa, Vara cree que "bien haríamos en pensar en el próximo invierno sobre la posibilidad de usar la mascarilla".

Cambiar la Ley

Canarias y La Rioja todavía no han querido entrar en la polémica, pero la divergencia de opiniones que constata este repaso podría complicar el debate en el seno del Consejo Interterritorial de Salud, donde, las comunidades ya se han enfrentado en las últimas semanas a cuenta de la segunda dosis de AstraZeneca y de las medidas relativas al ocio nocturno.

Aun así, no hay que olvidar que, en este caso, estamos ante una medida incluida en la Ley 2/2021, de 29 de marzo. Por lo que, para revocarla, no basta con que las comunidades se pongan de acuerdo, sino que habría que modificar dicha norma. El Gobierno podría hacerlo a través de un real decreto ley, pero éste tendría que ser ratificado en el Congreso de los Diputados en un plazo de 30 días.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD