Menú

Consejos para no desperdiciar comida

El desperdicio de comida es un problema serio para el planeta, tanto a nivel económico, como humanitario y como social. Por ello en LD te aconsejamos.

0
El desperdicio de comida es un problema serio para el planeta, tanto a nivel económico, como humanitario y como social. Por ello en LD te aconsejamos.
basura, contaminación ambiental, desperdicio | Pixabay/CC/Hans

El problema del desperdicio de alimentos diario en el mundo y la contaminación que esto supone es real. De hecho, si miramos las cifras, cada año se desperdician 7,7 millones de toneladas de alimentos y de esas cifras 76kg anuales corresponden a cada hogar en España. Sin embargo, en el otro lado, hay 1.000 millones de personas que se van a dormir sin tener la oportunidad de comer algo durante todo el día.

Esto motiva que las desigualdades sociales se acentúen, más si cabe, a la hora de acceder a un bien imprescindible como es la comida. ¿Por qué es tan importante? Porque la ingesta de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas y otros elementos que nos aporta la alimentación son imprescindibles para el desarrollo de cualquier ser humano y, por desgracia, hay 1.000 millones de personas que no pueden hacerlo ni una vez al día.

Este tipo de situaciones contrastan enormemente con lo que vivimos en los países desarrollados día a día ya que en los países desarrollados se tiran cientos de alimentos a la basura cada día por diversos motivos. Algo tan sorprendente que parece que vivamos en distintos mundos.

Por este tipo de situaciones es importante conocer la importancia de no desperdiciar tanto la comida porque, además de que hay millones de personas en el mundo muriendo de hambre, tiene costes también para la vida en el mundo desarrollado.

Coste económico y ambiental

Las pérdidas provocadas por el desperdicio de comida ascienden cada año a un billón de dólares en todo el mundo. La producción, manufactura, recolección, envasado, transporte y distribución de alimentos que no llegarán a consumirse supone un gasto económico mundial que, si tan solo lograra reducirse un 20%, sería un ahorro a nivel mundial de 100.000 millones de dólares.

Además, también hay que señalar que el desperdicio de comida es responsable del 8% de las emisiones de efecto invernadero a nivel mundial. ¿Qué destaca? Que el 30% de la tierra destinada al cultivo de alimentos nunca se van a consumir y que el 21% del agua dulce se desechará en esa producción.

¿Cómo evitar la pérdida y desperdicio de comida?

En este caso, la solución empieza en el consumidor social, es decir, cada familia en sus casas. Y simplemente se necesitan unos pequeños gestos al alcance de la mano de cualquiera para poder luchar contra el malgasto de alimentos. En Libertad Digital te contamos unos sencillos consejos:

  1. Planifica un menú semanal
  2. Haz una lista de la compra con los productos necesarios
  3. Almacena adecuadamente los alimentos
  4. Diferencia entre la fecha de caducidad y la de consumo preferente
  5. Congela correctamente los alimentos
  6. Calcula adecuadamente las cantidades
  7. Coloca los alimentos más viejos delante de los nuevos
  8. Aprovecha los alimentos para otra comida

Además de los usuarios cada uno en su casa, las cadenas de producción y distribución de cada alimento también tienen la clave. Hay cinco propuestas que son clave para lograr un consumo más responsable.

  • Comercios con excedentes de producto

En el mundo moderno ya existen aplicaciones para los smartphones para casi todo y la alimentación no es menos. Por ello existen algunas aplicaciones que conectan al usuario final con comercios que tienen comida en buen estado que no ha encontrado consumidor ¿qué se consigue con ello? Que los consumidores obtienen comida en buen estado y el comercio se libra de comida que iba a ser desechada.

  • Productor agrícola

Se busca que parte de la producción agrícola vaya destinada a fines sociales, actualmente hay empresas que buscan vincular la agricultura ecológica con evitar un desperdicio y, con ello, generar beneficios sociales.

  • Consumidores con excedentes

Hay varios países europeos como pueden ser Alemania, Austria o Suiza donde ya está introducido el ‘foodsharing’ y cuenta con más de 200.000 personas que lo siguen. ¿En qué consiste? En personas que rescatan alimentos antes de que se estropeen para consumir.

  • Agricultores con productos feos

Son las zanahorias curvas, las calabazas excesivamente pequeñas que son descartadas en los campos porque no se van a vender por su físico, por ello hay una serie de personas que entran a los campos a recoger este tipo de alimentos que serán descartados. Esto ayuda también a promover la inclusión sociolaboral de personas en riesgo de exclusión social. ¿Qué se hace con estos alimentos? Una parte se dona y con la otra se producen conservas tipo patés, mermeladas etc.

  • Tiendas y restaurantes con excedentes

No solo se trata de evitar el despilfarro en tiendas de alimentación y supermercados, sino incluso de restaurantes con deliciosa comida preparada con riesgo de terminar en la basura. Hay varias aplicaciones en España que canalizan productos de entidades especializadas y se los sirven a personas en situación de dificultad.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Historia