Menú

Trabajar con covid y menos test: nuevas normas para los contagiados

España normaliza desde este lunes el coronavirus: adiós a las pruebas generalizadas, los rastreos y las cuarentenas para asintomáticos o casos leves.

España normaliza desde este lunes el coronavirus: adiós a las pruebas generalizadas, los rastreos y las cuarentenas para asintomáticos o casos leves.
Gente paseando en Hernani | EFE

Tras más de dos años de pandemia, España afronta desde este lunes una nueva etapa en la lucha contra la covid centrada en aprender a convivir con el virus. A partir de hoy, Sanidad dejará de realizar pruebas generalizadas y rastreos, y los positivos con síntomas leves o sin ellos ya no tendrán que confinarse.

Las nuevas pautas, incluidas en la nueva "Estrategia de vigilancia y control frente a la covid tras la fase aguda de la pandemia", fueron aprobadas por la Comisión de Salud Pública el pasado martes y suponen un paso más hacia la normalización de la covid, que implica "aceptar un cierto nivel de transmisión" entre la población vacunada, joven y sana para pasar a centrarse solo en las personas más frágiles.

Con más del 92% de los mayores de 12 años vacunados en España y una elevada inmunidad adquirida tras la sexta ola, el Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han considerado así que ha llegado el momento de apostar por otro tipo de vigilancia que sirva para aplicar medidas adicionales cuando sean necesarias, pero que permita a los ciudadanos dar un paso más hacia la tan ansiada normalidad pre covid.

De esta forma -teniendo en cuenta la reducción de la gravedad de la enfermedad para la mayoría de los contagiados-, esta nueva fase pondrá el acento en los ámbitos y grupos más vulnerables: mayores de 60, inmunodeprimidos, embarazadas, personal de centros sanitarios asistenciales, sociosanitarios, prisiones y otros lugares con personas institucionalizadas. Así, desde este lunes, únicamente se harán pruebas y se contabilizarán los casos y brotes que se den en estas personas y entornos.

Cuándo no es necesario confinarse

Los positivos asintomáticos o con síntomas leves ya no tendrán que aislarse, sino "extremar las precauciones y reducir todo lo posible las interacciones sociales utilizando de forma constante la mascarilla y manteniendo una adecuada higiene de manos durante los 10 días posteriores al inicio de síntomas", evitar el contacto con personas vulnerables, asistir a eventos multitudinarios y, "siempre que sea posible", teletrabajar.

Los empleados de entornos vulnerables o los que asistan a estos colectivos, sin embargo, no podrán acudir a su trabajo en los primeros 5 días desde el inicio de síntomas o de la fecha de diagnóstico si no los tiene. Al quinto día, y si han desaparecido, se hará una prueba de antígenos y, de ser positiva, se le repetirá cada 24 horas hasta dar negativo.

Contactos estrechos

En cuanto a los contactos estrechos, únicamente se identificarán en estos grupos y ámbitos vulnerables, a los que se les indicará la realización de una prueba a los 3-5 días del seguimiento. Además, y como ya se estableció a principios de marzo, no realizarán cuarentena, aunque deberán extremar las precauciones durante 10 días y reducir las interacciones sociales.

Estos nuevos criterios implican además que, como sucede con la gripe, las bajas laborales ya no se van a dar siguiendo un criterio epidemiológico como ha sucedido hasta ahora, sino bajo criterio clínico.

Todas estas medidas se prolongarán hasta el primer trimestre de 2023, cuando se implante el nuevo sistema centinela de vigilancia de infecciones respiratorias agudas. Sin embargo, quedan supeditadas al hecho de que todos los indicadores de utilización de servicios asistenciales se encuentren en riesgo bajo a nivel nacional y en más de la mitad de las comunidades y ciudades autónomas, y que los mismos muestren "una tendencia descendente durante al menos dos semanas" en las autonomías necesarias para cubrir al menos al 80 % de la población.

La llegada de Paxlovid

Esta nueva estrategia entra en vigor coincidiendo con la llegada de los primeros 11.900 tratamientos de Paxlovid, el antiviral de Pfizer destinado a pacientes con síntomas leves, pero que pueden desarrollar covid grave, y del que España ha comprado 344.000 dosis para este año.

Se trata del segundo tratamiento disponible contra la covid en nuestro país, ya que el pasado mes de febrero llegaron las primeras dosis de Evusheld, un producto desarrollado por AstraZeneca, que actúa de profilaxis exprés en las personas inmunodeprimidas que, pese a estar vacunadas de la covid, no generan anticuerpos.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios