Menú

¿Qué son las bronquiolitis por VRS y por qué se están disparando?

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS), responsable de la gran mayoría de bronquiolitis, está impactando con más fuerza y más pronto de lo habitual.

El Virus Respiratorio Sincitial (VRS), responsable de la gran mayoría de bronquiolitis, está impactando con más fuerza y más pronto de lo habitual.

Médicos y autoridades sanitarias están alertando de la intensidad con que este año está golpeando el Virus Respiratorio Sincitial (VRS), un virus que, como la gripe, provoca epidemias cada año y que en este otoño está adelantándose varias semanas.

Según datos de la Red de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, la tasa de incidencia entre niños entre 0 y 4 años se ha multiplicado por cuatro: en la semana 45, del 7 al 13 de noviembre, la tasa en esta franja de edad fue de 79,4 casos por 100.000 habitantes. Un mes antes, en la semana 42, era de 19,5, según cifras recogidas por Efe.

La situación está provocando un incremento de consultas en la Atención Primaria y también una subida en los ingresos en planta y UCI pediátricas. El VRS, que en adultos suele provocar un cuadro respiratorio sin importancia, puede desencadenar en niños pequeños, en especial en menores de un año, una inflamación de las vías respiratorias más pequeñas, los bronquiolos, que puede requerir ingreso hospitalario. Según un reciente estudio, uno de cada 56 recién nacidos que se infecta de VRS acaba en el hospital por bronquiolits.

Según la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas, se ha producido un "incremento inesperado del volumen asistencial en las urgencias pediátricas de todo el territorio español". Estiman que están atendiendo hasta a un 40% más de niños por este virus que en 2019.

¿Por qué hay tanto VRS?

El VRS es uno de los virus que prácticamente desapareció durante la pandemia de coronavirus, una situación que desconcertó a los especialistas y se achacó a diversas causas, como el uso de la mascarilla y el incremento de medidas higiénicas como el lavado de manos y la disminución de los contactos y los viajes. La situación anómala vivida en 2020 y 2021 está desembocando ahora en otras situaciones atípicas, como el hecho de que el año pasado hubiera casos de VRS hasta bien entrado el verano o la alta incidencia actual.

La teoría más extendida es que la falta de exposición al virus de los niños más pequeños en los dos últimos años provoque que se haya acumulado "población infantil susceptible" de contraerlo, con el agravante de que se trata de un virus que entre adultos provoca infecciones leves y en muchos casos asintomáticas lo que facilita su propagación, como explicó en su día a LD el virólogo Raúl Ortiz de Lejarazu.

Proteger a los recién nacidos

Entre los pediatras, inquietan las altas cifras de incidencia cuando habitualmente el pico de la epidemia solía alcanzarse a mediados de diciembre. "No sabemos cuándo se va a alcanzar el pico máximo ni si la gravedad de los casos será mayor que en otras temporadas", señala Paula Vázquez, presidenta de la Sociedad Española de Urgencias Pediátricas.

Para prevenirlo, los médicos piden extremar la precaución con los niños menores de un año y muy especialmente con los recién nacidos, los más susceptibles de complicaciones, en caso de presentar síntomas de resfriado.

Para el VRS aún no hay vacuna, aunque en la actualidad hay varias en desarrollo, como la que hace un año se estuvo probando entre mujeres (por la posibilidad de que una vacuna durante el embarazo pueda proteger al feto) y ancianos (otro colectivo considerado de riesgo) en el madrileño hospital Puerta de Hierro.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Cesta de navidad