Menú

¿Qué vitaminas son buenas para frenar la caída de pelo?

La caída del pelo es normal hasta cierto punto. Se puede revertir de diferentes maneras. La alimentación y las vitaminas son importantes.

La caída del pelo es normal hasta cierto punto. Se puede revertir de diferentes maneras. La alimentación y las vitaminas son importantes.
cápsulas, pastillas, salud | Pixabay/CC/stevepb

La pérdida de cabello es algo natural que le sucede a todas las personas ya que este cumple su ciclo de crecer, desarrollarse y por ultimo caerse. Sin embargo en muchas ocasiones la perdida de cabello es más intensa de lo normal por causas tan diversas como estrés, depresión, mala alimentación, falta de cuidados adecuados, etc. Por ello, cuando se habla de salud capilar es importante tener en cuenta que son numerosos los factores que se combinan para lograr un cabello hermoso y resistente y para todo lo contrario. Además, lo que está claro es que la salud del pelo empieza en su interior, por eso, es importante conocer cuáles son las vitaminas para cuidar y mejorar la salud del cabello y cuáles se deben tomar para mejorar el estado del mismo.

Hay que destacar también que, especialmente en verano el cabello se ve afectado negativamente por la polución, el sol, el agua del mar y la piscina y estos son elementos difíciles de controlar. Pero hay otros factores que afectan la salud capilar y en la que sí dependen completamente de cada uno. La alimentación y, por supuesto, cómo se trata al pelo con los tintes, los alisados o el secador, influirán mucho en su aspecto.

Hay que tener en cuenta que la caída del pelo afecta y preocupa a hombres y mujeres de todo el mundo. Frente a esto, el mejor tratamiento para la caída del cabello son las cirugías de implante capilar que pueden ofrecer soluciones efectivas para corregir los efectos de la alopecia androgenética. Sin embargo, en determinadas ocasiones, la pérdida capilar puede estar provocada por otras causas diferentes a las hormonales. Entre algunos de los motivos que pueden provocar la pérdida capilar, se puede encontrar la insuficiente presencia de vitaminas para el pelo y nutrientes necesarios para el crecimiento capilar. Esto explica la importancia de mantener una dieta equilibrada que otorgue al pelo las vitaminas y nutrientes necesarios para desarrollar un ciclo capilar óptimo. Pero, llegados a este punto hay que preguntarse, ¿Qué vitaminas tomar para la caída del pelo?

No obstante, antes de reaccionar ante la caída del cabello hay que conocer el origen de esta pérdida. Además, es importante destacar que, si bien estas vitaminas pueden ser beneficiosas para frenar la caída del cabello, es necesario mantener una dieta equilibrada y consultar a un médico o nutricionista antes de tomar suplementos vitamínicos.

Cómo influye la alimentación en el cabello

Con la dieta se puede ayudar a conseguir un cabello sano y fuerte, no hay que olvidar que es de los nutrientes que se aportan a la piel de donde obtiene el cabello los elementos necesarios para su crecimiento, fuerza y brillo. Por tanto, como norma, con una dieta equilibrada, basada en la siempre recomendada dieta mediterránea, se pueden conseguir los aportes necesarios para tener la parte de la nutrición capilar adecuadamente cubierta. No obstante, hay algunos nutrientes que son especialmente importantes y que conviene tener presentes:

  • Las grasas de origen vegetal, que se pueden obtener del aceite de oliva y los frutos secos, el motivo es que aportan ácidos grasos.
  • El zinc, un mineral que hay en las semillas de calabaza o las ostras y el pescado. Tiene un papel fundamental en la regeneración celular y la regulación de las hormonas que actúan sobre el cabello.
  • El hierro, presente en la carne, frutos secos y legumbres. Es otro mineral básico ya que ayuda a la llegada de oxígeno al folículo piloso, para que el cabello se mantenga fuerte y no caiga.
  • Las proteínas, presentes en carnes, pescado, huevos y productos lácteos. Son las que se encargan de formar la queratina, el principal componente del cabello.

¿Es recomendable tomar vitaminas para el cabello?

La falta de vitaminas y nutrientes necesarias para el pelo repercute en la apariencia del cabello y también puede provocar pérdida capilar. No obstante, para evitar la pérdida por falta de vitaminas es aconsejable llevar una dieta que incluya todo lo que el folículo necesita para crear y mantener la hebra capilar. A su vez, incorporar las vitaminas y nutrientes que el pelo necesita es un aspecto muy importante para lucir el pelo en perfectas condiciones. Para ello, se pueden ingerir las vitaminas para el pelo a través de dietas variadas o a través de suplementos vitamínicos externos.

Por otro lado, existen una serie de alimentos a evitar para reducir el daño capilar y de la salud del organismo en general. Entre ellos se encuentran el exceso de grasas, embutidos, frituras, alcohol y café. Además, para mantener una buena salud capilar, es indispensable asegurar un consumo suficiente de agua. El motivo es que una hidratación adecuada beneficiará al bienestar del cabello, como al resto del cuerpo en el desempeño de sus diversas funciones.

¿Cuáles son las mejores vitaminas para el pelo?

Existen una serie de vitaminas esenciales para el pelo y nutrientes que no pueden faltar en el organismo para que el cabello conserve la fuerza y vitalidad. Es importante recordar que la ausencia de ciertas vitaminas en el cuerpo puede dañar la apariencia del cabello o derivar en una posterior caída. Por ello, si se desea lucir un pelo fuerte y radiante hay que procurar mantener los niveles recomendados de estas vitaminas y nutrientes.

  • Azufre: Favorece la síntesis de queratina y colágeno, gracias a ello mantiene la hebra capilar fuerte y resistente. Se puede encontrar en las carnes blancas, hígado, huevo y almendras.
  • Cobre: Ayuda a sintetizar la melanina y está presente en mariscos y espinacas.
  • Hierro: Su consumo es necesario para una correcta oxigenación del cuero cabelludo y pigmentación de los cabellos. Está presente principalmente en las carnes rojas y en las espinacas.
  • Magnesio: Se puede incorporar magnesio incluyendo en la dieta espinacas, trigo, almendras, plátano y castañas. Su consumo favorece al metabolismo y estimula las reacciones enzimáticas involucradas en la salud del pelo.
  • Sales minerales: Están presente en espinacas, pan integral y frutos secos. Su ingesta se traduce en un claro beneficio para la fortaleza del cabello.
  • Selenio: Se puede incorporar principalmente a través del consumo de pescados y su presencia en el organismo protege de la acción de los radicales libres.
  • Zinc: Se encuentra en carnes, pescados y mariscos, como así también en la levadura de cerveza, huevos y germen de trigo. Interviene en el crecimiento capilar y beneficia especialmente a aquellas personas con cabello fino y opaco.
  • Vitamina A: Está presente en los huevos, el hígado, verduras y aceite de oliva. Actúa contra el envejecimiento de la piel y colabora en la regeneración de los tejidos, refuerza la elasticidad del pelo y favorece su crecimiento. Es especialmente necesaria en casos de cabellos resecos.
  • Vitaminas del complejo B (B6 y B12): Las vitaminas que conforman este grupo están presentes en la carne de vaca, pollo y cerdo, hígado, legumbres, huevos, soja, frutos secos, cereales integrales y levadura de cerveza. Esta última es el nutriente natural que ofrece mayor cantidad de vitaminas para el pelo, como son las del complejo B, necesarias para el cabello.
  • Vitamina B5 y B6: Ayuda a evitar y combatir la caída capilar y la decoloración.
  • Vitamina B8 (biotina para el pelo): Interviene en la producción de queratina, componente de las hebras capilares, las cuales otorgan brillo y consistencia. Su ausencia es causa de caída del pelo.
  • Vitamina B12: La falta de vitamina B12 para el pelo es motivo recurrente de resequedad capilar, aparición de canas o pérdida capilar repentina. Por tanto, asegurar la ingesta de vitamina b12 en el cabello garantizará el poder disfrutar de una mayor vitalidad en el cabello.
  • Vitamina C: Es el agente principal en la producción de colágeno, otro componente esencial de la fibra capilar. Cuando esta vitamina escasea, el cabello se debilita y vuelve quebradizo. Esta vitamina es un poderoso antioxidante que ayuda a combatir el estrés oxidativo, un factor que puede contribuir a la caída del cabello. Además, la vitamina C facilita la absorción de hierro, un mineral esencial para el crecimiento del cabello. Se encuentra en los cítricos, el kiwi, mango, melón, hortalizas verdes, fresas y pimientos rojos.
  • Vitamina E: Ayuda a fortificar el cuero cabelludo y capturar el oxígeno, proceso necesario para una correcta renovación capilar. Se puede incorporar a través de la ingesta de frutos secos, vegetales verdes como la espinaca y el brócoli, el germen de trigo y la soja.
  • Vitamina D: Participa en la absorción del calcio y es necesaria para la salud del cabello, la piel y las uñas. Por ejemplo, el cuerpo produce vitamina D naturalmente cuando se encuentra expuesto a la luz del sol.

Las vitaminas del grupo B, especialmente la biotina, muy presente en mejillones o el hígado, favorecen que el pelo se mantenga saludable. Menos se habla de otra vitamina fundamental como es la vitamina A, más conocida como retinol. Esta vitamina participa en la regeneración celular con lo que mejora el crecimiento y previene la rotura del cabello. Además, favorece la secreción de sebo, el aceite natural que permite que el pelo pueda estar hidratado, crezca con más volumen, y ayuda a la prevención de la caspa. El retinol se suele destacar cuando se habla de la vista o de ayudar a fortalecer el sistema inmune. De hecho, a la vitamina A se le llama retinol porque produce los pigmentos en la retina del ojo. Pero también tiene un papel muy importante en la formación de los tejidos. Por eso es clave para mantener la piel sana y, por supuesto, el cabello.

¿Qué hacer para detener o prevenir la caída del cabello?

  1. Cepillar el pelo. El motivo es que esta acción estimula la circulación sanguínea con el masaje que se hace en el cuero cabelludo.
  2. Exfoliar el cuero cabelludo. El motivo es que ayuda a eliminar residuos, células muertas y favorece la oxigenación.
  3. Lavar el cabello con champús adaptados a cada tipo de pelo. El motivo es tan sencillo como que un champú inadecuado que lleve a maltratar el pH del cuero cabelludo provocará dermatitis seborreicas con gran cantidad de grasa. Esto llevará a una miniaturización del pelo producida sencillamente porque la glándula sebácea es mucho más grande, consume mucha más sangre y nutrientes y se los roba al folículo piloso, con lo que termina quedándose un pelo más miniaturizado, más débil y que puede terminar perdiéndose por falta de nutrición y oxígeno.
  4. Lavar el pelo cuando está sucio. Esto es porque los residuos acumulados en el origen del pelo hacen que el anclaje de este al cuero cabelludo pueda ser más débil y se desprenda con más facilidad.
  5. Cuidar el uso de planchas y secadores de pelo.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso