Menú

Remedios caseros para aliviar los calambres

Los calambres son algo común y doloroso. Si suceden a media noche pueden suponer no volver a dormir... ¿Cómo pueden aliviarse? Remedios caseros

Los calambres son algo común y doloroso. Si suceden a media noche pueden suponer no volver a dormir... ¿Cómo pueden aliviarse? Remedios caseros
Futbolista en el suelo con un calambre en la pierna. | Pixabay/CC/shauking

Le ha sucedido prácticamente a todo el mundo: un repentino y doloroso calambre en la pierna o el pie lo despierta en medio de la noche, o le interrumpe durante su sesión de práctica deportiva. De hecho, es algo tan común que una tercera parte de las personas mayores de 60 años sufren habitualmente estas contracciones musculares involuntarias, y su frecuencia puede aumentar con la edad. No obstante, es indiferente la edad ya que en cualquier momento de la vida pueden suceder. El motivo es que los calambres se producen cuando nervios irritados envían a los músculos la orden de contraerse reiteradamente, con una duración que va de segundos a minutos. Pueden ser muy incómodos y dolorosos, y a menudo van acompañados de una sensación breve y acusada de tirantez en la zona afectada. Su intensidad y duración varían y, una vez han desaparecido, es posible que quede algo de dolor o sensibilidad muscular residual.

Sin embargo, nadie sabe exactamente por qué adultos que, en general, gozan de buena salud sufren de calambres; sin embargo, existe una serie de factores de riesgo que pueden hacer más susceptibles a los adultos mayores. Esos factores incluyen deficiencias en importantes minerales, escasez de líquido, una mala preparación muscular y ciertos medicamentos.

El principal problema de los calambres ocurren es que causan dolor e incapacidad de mover la región del cuerpo afectada, y por lo general, se presentan debido a la falta de agua o de algunos nutrientes en el organismo, como el magnesio, potasio, calcio y sodio. ¿Cómo se puede aliviar un calambre? Lo primero que conviene hacer es estirar suavemente el músculo para ayudar a relajar el músculo. Se puede hacer estirando la pierna y flexionando suavemente el pie hacia arriba o también puede servir dar un ligero masaje en el músculo acalambrado, aplicando presión suave y con movimientos circulares para ayudar a aumentar el flujo de sangre al área y promover la relajación muscular.

Las causas más habituales de los calambres musculares son la falta de hidratación, el déficit de algunos minerales como calcio, magnesio o potasio o por problemas circulatorios. También pueden aparecer si uno está mucho rato en la misma posición, si se hace ejercicio sin calentar o si se lleva un calzado con mucho tacón o muy plano.

¿Por qué aparecen los calambres?

  • Mantener una misma posición durante mucho tiempo
  • Una mala alimentación
  • Fatiga muscular debido a la falta de movimiento o ejercicio
  • Algunos medicamentos
  • La diarrea, el frío, la anemia o el estrés
  • La falta de Vitamina E
  • La falta de sodio, magnesio o potasio

Remedios contra los calambres

  • Hacer calentamientos antes del ejercicio. Si se hace ejercicio regularmente o un día se decide salir a caminar un rato, correr, bailar o hacer algo de natación, es importante calentar los músculos y prepararlos antes de empezar a trabajar con ellos intensamente. De hecho, hacer unos pequeños estiramientos de piernas, brazos y torso en general es de gran ayuda para evitar los movimientos bruscos y calambres. Además, es importante evitar forzar el cuerpo y obligarlo a hacer movimientos a los cuales no está acostumbrado, es importante ir progresivamente y evitar las fatigas.
  • Estiramientos regulares. Realizar estiramientos suaves y regulares antes y después de hacer ejercicio puede ayudar a mantener los músculos flexibles y prevenir calambres. Es tan sencillo como dedicar unos minutos a estirar las áreas propensas a calambres, como las pantorrillas y los muslos. Lo mejor para proporcionar alivio al calambre es, si este es de pie o de pantorrilla, sentarse o recostarse y flexionar los dedos del pie o pierna afectada hacia arriba, en dirección a la nariz. Masajear el área también puede minimizar las molestias.
  • Masaje. Un masaje suave en el área afectada puede ayudar a relajar el músculo y aliviar el dolor del calambre. Lo mejor es aplicar una presión suave y realizar movimientos circulares con los dedos para liberar la tensión.
  • Hidratación adecuada. La deshidratación es una de las principales causas de calambres musculares. Por ello, es importante asegurarse de beber suficiente agua a lo largo del día para mantener los músculos y el cuerpo bien hidratados.
  • Compresas calientes o frías. Aplicar una compresa caliente o fría en el área afectada puede aliviar la sensación de malestar. Las compresas calientes pueden ayudar a relajar los músculos y mejorar la circulación, mientras que las compresas frías pueden reducir la inflamación.
  • El aceite de eucalipto o el de romero son soluciones naturales maravillosas para aliviar los molestos calambres, pues debido a sus propiedades generan calor en la piel lo que ayuda a disminuir la sensación de molestia.
  • Un buen baño caliente ayudará a disminuir las molestias ocasionadas por los calambres pues el calor estimula la circulación de manera favorable. Además es conveniente que mientras se tengan calambres se evite usar ropa ajustada en las piernas ya que esto solo aumentará las molestias debido a que dificulta la irrigación sanguínea.
  • Batido de plátano. Los batidos de plátano son deliciosos y muy fáciles de hacer, siendo un óptimo tratamiento natural para evitar los calambres, pues es rica en potasio, un mineral esencial para crear impulsos eléctricos y ayudar a los músculos a trabajar mejor.
  • Suplementos de magnesio y potasio. Tanto el magnesio como el potasio son minerales esenciales para el funcionamiento muscular adecuado. Consumir alimentos ricos en estos minerales, como plátanos, espinacas, aguacates y frutos secos, o tomar suplementos bajo supervisión médica, puede ayudar a prevenir los calambres.
  • Vinagre de sidra de manzana. Algunas personas encuentran alivio al beber una mezcla de agua tibia con una cucharadita de vinagre de sidra de manzana y miel. El motivo es que se cree que el vinagre de sidra de manzana ayuda a equilibrar los niveles de minerales en el cuerpo, lo que puede ayudar a prevenir calambres.
  • Cambio de calzado. El uso de calzado inadecuado puede contribuir a los calambres, especialmente en los músculos de las piernas. Si este ha surgido haciendo deporte es importante asegurarse de usar zapatos que ofrezcan un buen soporte y amortiguación.
  • Verificar los niveles de electrolitos. Los calambres musculares han sido vinculados con bajos niveles de potasio, calcio y magnesio. Si bien las investigaciones realizadas no han confirmado que se puede detener calambres con una dieta rica en estos minerales, bien podría ayudar. El plátano y la naranja, que están asociados con el alivio de los calambres, son ricos en potasio; el arroz integral, las almendras y el aguacate son buenas fuentes de magnesio; y la espinaca tiene estos tres minerales.
  • Técnicas de relajación. El estrés y la tensión muscular pueden aumentar la probabilidad de sufrir calambres. Practicar técnicas de relajación, como yoga, meditación o respiración profunda, puede ayudar a reducir la tensión muscular y prevenir los calambres.

Alimentos que ayudan contar los calambres

  • Alfalfa para remineralizar. A veces los calambres se deben a un déficit de nutrientes que hace que el músculo no trabaje bien. La alfalfa es una planta muy completa con proteínas, vitaminas y minerales que ayudan al correcto funcionamiento muscular.
  • Castaño de Indias para la circulación. Si se padecen varices, pesadez en las piernas u otros problemas venosos, puede que se tengan más calambres. Las castañas de este árbol favorecen la circulación mejorando la oxigenación y el aporte de nutrientes a las piernas. Es importante evitar tomarlo si se consumen anticoagulantes.
  • Gotu kola, refuerza los tejidos. Esta planta también mejora la circulación venosa y refuerza los tejidos elásticos ricos en colágeno (vasos sanguíneos, sistema linfático, tejido conjuntivo, etc.). Por eso es útil si los calambres son por mala circulación. Hay que evitarlo en caso de gastritis.
  • Cola de caballo para nutrir músculos y tendones. Por su contenido en potasio, silicio y otros minerales, mejora los calambres relacionados con las deficiencias de estos nutrientes, así como la salud de los tejidos elásticos (tendones, músculos, etc.). Hay que evitarlo en caso de insuficiencia renal.
  • Tónico rescate para dar masajes. Si se es una persona propensa a sufrir calambres, se puede tener un tónico preparado para hacer masajes cuando se tengan molestias. Es tan sencillo como, en un recipiente de cristal de un litro poner 40gr de romero, 40gr de menta, 40gr de melisa, 30gr de árnica y 20gr de hipérico. Rellenar el recipiente con orujo y dejar macerar en un sitio fresco y resguardado de la luz durante 20 días, agitándolo de vez en cuando. Una vez preparado, sirve para realizar fricciones en la zona afectada, 2 veces al día.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Radarbot
    • Biblia Ilustrada
    • Libro
    • Curso