Menú

Alzheimer: sigue estas pistas para frenar a tiempo su evolución

A través de distintas pruebas, y de una valoración profesional, se puede conocer si existe un deterioro cognitivo, el perfil del mismo y su magnitud.

A través de distintas pruebas, y de una valoración profesional, se puede conocer si existe un deterioro cognitivo, el perfil del mismo y su magnitud.
Quirónsalud

Según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN), cerca de 800.000 españoles padecen Alzheimer, y se estima que 8 de cada 10 casos leves de enfermedad de Alzheimer están sin diagnosticar. Se trata de una patología neurodegenerativa que, hoy en día, representa la principal causa de demencia en todo el mundo, pero también la enfermedad que más discapacidad puede ocasionar en la persona de edad avanzada.

Por eso, frenar a tiempo el avance de la enfermedad es fundamental para una mayor calidad de vida de la persona, y también de los que le rodean. "Gracias a un diagnóstico precoz de la enfermedad de Alzheimer podemos incorporar la terapia más adecuada en cada caso para atenuar la progresión del deterioro cognitivo en fase leve y moderada", destaca el doctor Fernando Ayuga Loro, coordinador de Neurología del Hospital Quirónsalud Toledo.

Así, afirma que, a través de distintas pruebas médicas, y de una valoración profesional, se puede conocer si existe un deterioro cognitivo, el perfil del mismo y su magnitud.

Para el doctor, "el objetivo es mantener durante el mayor tiempo posible las funciones cognitivas preservadas, compensar las funciones que se puedan encontrar alteradas, y retrasar la dependencia, alargando así la funcionalidad y la autonomía del paciente, así como su calidad de vida".

Es fundamental un tratamiento multidisciplinar

Precisamente, y liderada por el doctor Ayuga, el Hospital Quirónsalud Toledo ha puesto en marcha una unidad médica especializada en la detección precoz de la enfermedad de Alzheimer, que cuenta con un equipo multidisciplinar de especialistas tanto en Neurología como en Neuropsicología, Psicología, Radiología y Neurofisiología Clínica.

Son los encargados de realizar una valoración individualizada del paciente, apoyada en el análisis de biomarcadores obtenidos a lo largo de las distintas fases de evaluación, que pueden incluir desde una psicometría y una resonancia, hasta una punción lumbar, así como a la realización de otras pruebas, como el PET/SPECT o un electroencefalograma cuantificado.

En concreto, el doctor Ayuga mantiene que para diagnosticar esta patología neurodegenerativa las pruebas que suelen realizarse inicialmente son:

• Análisis de sangre

• Antecedentes médicos detallados

• Examen físico y neurológico

• Pruebas de imagen cerebral (resonancia magnética o TAC).

"Se trata de un servicio muy especializado, dirigido a pacientes con deterioro cognitivo leve, o indicios de algún tipo de demencia, entre las que la enfermedad de Alzheimer es una de las más conocidas y extendidas, con una incidencia anual que aumenta cada año, especialmente a partir de los 65 años, y todo ello ligado al aumento de la esperanza de vida y a un mayor envejecimiento de la población", aclara este neurólogo.

Principales síntomas de sospecha

dr-ayuga-especialista-neurologia-quironsalud-toledo.jpg
Dr. Fernando Ayuga Loro, coordinador de Neurología del Hospital Quirónsalud Toledo.

En concreto, el coordinador de Neurología del Hospital Quirónsalud Toledo considera que se debe sospechar de que una persona pueda estar desarrollando esta patología neurodegenerativa si, por ejemplo, depende del móvil o de otros dispositivos para acordarse de las cosas importantes, pide la misma información de manera repetida, olvida la información recién aprendida, tiene problemas de concentración o a la hora de seguir una conversación en las que ya no participa; le lleva más tiempo hacer las cosas; tiene cambios de humor más severos o inesperados y está más tiempo deprimido, ansioso o temeroso, por ejemplo.

"Es por ello por lo que desde el centro nos hemos propuesto la creación de una unidad especializada que atienda a este tipo de patologías, y que permita no sólo un diagnóstico precoz, sino también una intervención cognitiva, además de facilitar asesoramiento y apoyo a las familias", explica el doctor Fernando Ayuga Loro.

Recuerda en este sentido el especialista que los fármacos disponibles hoy en día no son capaces de curar la enfermedad, no se puede restaurar la función cognitiva de los pacientes, sino que sólo pueden enlentecer la progresión de los síntomas, especialmente en las fases iniciales de la enfermedad. Sin embargo, recientemente se ha aprobado en USA un nuevo perfil de tratamiento con capacidad modificadora del curso evolutivo de la enfermedad.

Apuesta igualmente por una intervención sobre los factores de riesgo modificables de la enfermedad, que actualmente sí se conocen, como la diabetes, la hipertensión, el tabaquismo, la inactividad física, la depresión, la obesidad, la inactividad cognitiva, la hipoacusia, el aislamiento social o el bajo nivel educativo. "Tal y como alerta la Sociedad Española de Neurología, la mitad de los casos de la enfermedad de Alzheimer se puede atribuir a estos nueve factores de riesgo potencialmente modificables", concluye este neurólogo.

Temas

En Tecnociencia

    0
    comentarios