Menú

'Heroki', o por qué los plataformas no se hicieron para jugar con los dedos

El estudio Picomy ha hecho un loable esfuerzo de trasladar la jugabilidad de los plataformas clásicos a iOS, pero el control no está logrado.

0

Los dispositivos inteligentes han abierto una nueva línea de desarrollo dentro de la industria del entretenimiento digital. Gracias a su versatilidad y a la variedad de las plataformas, millones de propuestas de todo tipo aparecen, cada día, en los respectivos mercados digitales de Apple y Android. Esto, sumado a la gran cantidad de dispositivos que se venden mensualmente, hacen del mercado una golosina muy codiciada para todo tipo de desarrolladoras, sean productoras de los videojuegos denominados "triple A" o pequeños estudios con menos recursos.

La tónica de la industria ha cambiado en consecuencia. SEGA, entre otras compañías como Konami, ya anunció que gran parte de sus esfuerzos se dedicarán, en el futuro, a estos nuevos mercados dejando a un lado el sector tradicional. Hasta Nintendo deja entrever que han atravesado esta nueva línea de negocio para algo más que probar: ha llegado con planes para quedarse. Todos los estudios ansían un trozo del pastel y muchos, en consecuencia, se olvidan de las formas. Picomy, un pequeño estudio afincado en los Países Bajos, ha realizado bajo la tutela de SEGA una propuesta realmente atractiva: Heroki, un videojuego de plataformas que aprovecha las funcionalidades de los dispositivos de Apple para ofrecer un colorido mundo con unas bases jugables que recuerdan los añorados plataformas del pasado.

Un plataformas clásico para jugar con los dedos

Si no fuera porque el título ha sido desarrollado para iOS podríamos asegurar que Heroki es una propuesta de clásico corte descargable para consola. A grandes rasgos se trata de una sucesión de niveles repartidos entre cuatro mundos completamente diferenciados; una historia que entra dentro de los cánones establecidos; mucho colorido y mecánicas que van incrementándose a medida que el jugador avanza hacia nuevos niveles. Estos son los ingredientes del videojuego, exclusivo hasta el momento, de la Apple Store.

De hecho, la línea argumental de Heroki es bien sencilla: un villano, el secuaz de un adversario mayor ha robado un preciado objeto, algo imprescindible para mantener la paz en la villa de Heroki. Nuestro particular héroe comienza así una aventura para devolver el objeto antes que la oscuridad se apodere del mundo. Sencillo y efectivo, pues la historia no es más que una excusa para comenzar a volar.

Y es que, a diferencia de otras propuestas de género nuestro protagonista se pasará la mayor parte de la aventura volando entre unos escenarios más o menos lineales con algunas secciones ocultas, derribando a enemigos, recolectando monedas y recopilando fragmentos que han ido perdiéndose por el camino. ¿El resultado? Un plataformas convencional aderezado con un toque fresco capaz de esbozar más de una sonrisa entre los amantes del género.

Un control que no hace justicia

Oficialmente es necesario un iPhone 4S, un iPad 2, un iPad Mini o un iPod Touch de quinta generación para disfrutar de Heroki. La realidad es completamente distinta, ya que a pesar de que el título es compatible con los dispositivos mencionados, su rendimiento dista mucho de ofrecer una experiencia de juego funcional, por lo que recomendamos modelos más potentes para disfrutar sin fisuras del título. Esto es debido, en gran parte, a la suavidad con la que Heroki se mueve. Su carga gráfica es notable con escenarios pintorescos y detalles que hasta hace algunos años eran imposibles dentro de la telefonía móvil. Las 60 imágenes por segundo garantizan una suavidad que lo convierte en uno de los títulos más bellos del catálogo de Apple Store.

La producción del juego está muy por encima de lo habitual en los móviles

Sin embargo la potencia sin control no sirve de nada. Heroki mantiene tres niveles de control: normal, invertido y con pad virtual. Con el primero controlaremos a Heroki en la dirección pulsada por nuestro dedo; el invertido hará lo propio, pero al revés; mientras que el último dibuja un pad en la pantalla para controlar de manera más tradicional. Lamentablemente, ninguna de estas tres propuestas hace justicia al título, y tardaremos tiempo –probando las tres opciones de control– en decantarnos por uno u otro sin llegar a quedarnos convencidos con ningua. Además, en los dos primeros casos la mano oculta gran parte de la pantalla, lo que deja vendido al jugador ante algunos enemigos estratégicamente situados para hacer la puñeta, lo que provoca que se pierdan vidas tontamente.

Durante la travesía encontraremos mecánicas muy diversas, como recoger cajas y lanzarlas a los enemigos al más puro estilo Angry Birds; caer en picado para deshacer las nubes que esconden monedas y dan acceso a nuevas localizaciones; campanas que harán aparecer una serie de monedas por tiempo limitado que habrá que recoger para obtener un preciado fragmento; y, por supuesto, objetos ocultos.

Las mecánicas en cualquier caso son de sobra conocidas por los amantes del género, de modo que encontrarán en Heroki un buen aliado para esos momentos donde no tenemos nada que hacer. Por desgracia, el control del título desespera hasta al jugador más hardcore, y esto, sumado a que el título ha llegado únicamente en un perfecto inglés, hará que más de uno se plantee seriamente su compra.

Conclusiones

Heroki es una de las propuestas más atractivas de este mes para Apple Store. El título ha llegado a un precio recomendado de 7,99€, olvidándose de un plumazo del modelo gratuito tan manido en este sector. Si bien es cierto el videojuego cuenta con un control no apto para cualquiera, Heroki se deja jugar (si tenemos la suficiente paciencia). Por otra parte, el título es muy rejugable gracias a la cantidad de escondites que se pueden descubrir en cada fase, que, a pesar de no ser demasiado variadas dentro de un mismo mundo, convence desde el primer momento. En definitiva, un título muy a tener en cuenta entre los amantes del género y aquellos usuarios que estén cansados de propuestas cuyos micropagos impiden una experiencia de juego digna.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot