Menú
Con tu apoyo hay más Libertad
  • Sin Publicidad
  • Acceso a Ideas
  • La Ilustración Liberal
  • Eventos

Veinte años de la llegada a España de PlayStation, la consola nacida de una venganza contra Nintendo

Sony no tenía pensado entrar en el negocio de las consolas. Pero una traición de Nintendo hizo que sus directivos cambiaran de idea.

1
La primera Sony PlayStation lanzada en 1995. | Flickr/CC/Ninac26

Nintendo no tuvo rival durante la segunda mitad de los 80. Había resucitado él sólo el mercado de las videoconsolas cuando ya nadie creía en él y, al hacerlo, se había convertido en un monopolio de hecho. En mayo de 1991, Sony anunció un acuerdo con Nintendo por el cual se encargaría de desarrollar un accesorio para la entonces futura consola Super NES que le permitiría leer juegos en CD-ROM, por entonces el último grito en sistemas de almacenamiento.

El problema fue que en el tiempo que había pasado desde el acuerdo hasta el anuncio que hizo Sony del mismo, Nintendo se había puesto crecientemente nervioso ante las intenciones de su futuro socio. Pensaba que el proyecto era para Sony una suerte de cabeza de playa que le llevaría eventualmente a crear su propia consola. Tenía razón, pero a medias. Esa era justo la idea de Ken Kutaragi, el ingeniero que llevaba el proyecto, pero no aún de la dirección de la empresa. Pero pronto Nintendo les haría cambiar de opinión.

Dos días después del anuncio que había hecho Sony del accesorio Nintendo PlayStation, su supuesto socio informó de que había decidido dejarlos tirados y aliarse con Phillips, a quien no veían metiéndose de hoz y coz en el sector. Si esperaba así librarse de un futuro rival, había metido la pata hasta el fondo. Semejante humillación llevó al presidente de Sony, Nario Ohga, a crear una división de videojuegos liderada por Kutaragi cuyo objetivo fuera sacar a esos malditos traidores de Nintendo del mercado.

El resultado fue el lanzamiento a finales de 1994 de Sony Playstation, que llevaría a los hogares a un precio razonable dos tecnologías más o menos ausentes en las consolas en boga en aquel entonces: el CD y los gráficos en 3D. Lo primero había llegado a los PC, mostrando las mejoras que podía llevar a los videojuegos disponer de suficiente espacio de almacenamiento. Y las 3D habían alcanzado el éxito y despertado el interés de los desarrolladores gracias al Virtua Fighter de Sega y más tarde Doom.

Gracias a su potencia gráfica y la relativa facilidad con la que se podían desarrollar videojuegos para él la Playstation se llevó el mercado de calle. La complicada Sega Saturn no pudo competir y la compañía japonesa terminó abandonando sus esfuerzos en las consolas para dedicarse sólo a desarrollar videojuegos. Nintendo 64 se vio eclipsada pese al éxito de Super Mario 64, que definió cómo debían llevarse las tres dimensiones a los juegos de plataformas. Y es que Nintendo siguió empeñada en confiar en los cartuchos frente al CD ante el temor a la copia de videojuegos, que ya causaba estragos en la consola de Sony.

Durante los diez años siguientes, Playstation y sus sucesoras fueron los líderes indiscutibles. Y quitando el relativamente breve reinado de la Wii, en España, donde la PlayStation original aterrizó el 29 de septiembre de 1995, Sony ha sido siempre el líder. Quizá porque somos como somos y sí, era mucho más fácil de piratear.

En Tecnociencia

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Primeras brechas en el PP de Casado ante los casos de Montserrat y Tejerina
    2. Soraya Sáenz de Santamaría entra en el Consejo de Estado
    3. Colomines, mano derecha de Puigdemont: "Sin muertos, el proceso de independencia es más largo"
    4. "Un despacho de abogados ha hecho público el mayor secreto de Miguel Bosé"
    5. ¿Cómo reclamar los impuestos de la hipoteca tras la sentencia del Tribunal Supremo?
    0
    comentarios

    Servicios