Menú

Análisis 'Harvest Moon, el Pueblo del Árbol Celeste': el juego de granjas más continuista

Devuelve el poder a la Diosa de la Cosecha en la última entrega del juego de gestión de granjas Harvest Moon para Nintendo 3DS.

0

Si existe una franquicia que lleva entre nosotros desde los tiempos de Super Nintendo y que ha sabido adaptarse a las exigencias de la comunidad sin perder por el camino su propia esencia esa es Harvest Moon. La franquicia más reconocida de gestión de granjas, ahora en manos de Natsume, comenzó demostrando hace más de dos décadas que los videojuegos que dan libertad al jugador tienen un encanto especial, y más teniendo como marco toda una granja a nuestra disposición. La serie nació invitándonos a autogestionar una granja al mismo tiempo que conocíamos a los habitantes de un pueblo para, con suerte, terminar formando una familia.

Calma pueblo, que aquí estoy yo

Mucho ha ido evolucionando la franquicia desde entonces, pero la esencia de la cosecha propia sigue presente en cada entrega. Hoy le toca el turno a El Pueblo del Árbol Celeste, última producción de la compañía que llega, como título exclusivo y atractivo, para Nintendo 3DS. A la espera de la –ya anunciada– entrega para Nintendo Switch, los usuarios de la portátil japonesa tienen una cita ineludible para devolver a la Diosa de la Cosecha todo su esplendor.

Natsume sabe perfectamente qué quiere su público, y sabe cómo dárselo. En esta ocasión, y como línea argumental, somos conscientes de que el poder de la Diosa de la Cosecha se ha visto mermado durante los últimos tiempos, afectando así a las tierras del pueblo y sus alrededores. La entidad no tiene suficiente poder como para revertir la situación, por lo que toca a los jugadores, meros seres humanos, trabajar la tierra para devolver el poder a la Diosa. Así comienza una aventura de ámbito rural. Podemos escoger entre algunas opciones para configurar nuestro personaje, chico o chica, y, tras una pequeña introducción, ya estaremos respirando naturaleza.

Devolver la vida a los siete Árboles Celestes

Pero, a diferencia de otros videojuegos de gestión, el título no abruma al jugador con multitud de tareas que hacer, sino que las va mostrando paulatinamente, acorde con las exigencias del guión. El objetivo primordial es devolverle la vida a los siete Árboles Celestes, trabajando sus tierras y cumpliendo una serie de objetivos que van guiando la historia. Así, por ejemplo, comenzamos sembrando algunas semillas de flores y hortalizas, observando su evolución con el paso de los días y arrancándolas cuando ya estén maduras. Pero, a medida que vamos avanzando, tendremos acceso a los animales, con los que conseguir materia prima; a una caña de pescar, que nos permitirá lo evidente o un martillo, ideal para explorar y explotar las minas en busca de piedras preciosas. La novedad de esta entrega es que podremos a jugar con la altitud, soterrando o elevando el terreno en función de nuestro interés.

La cantidad de trabajo por hacer es apabullante, pero, por suerte, contamos con un bendito pueblo que nos sirve para desconectar del trabajo agrícola y centrarnos en nuestra vida social. Conoceremos a multitud de personajes de lo más variopintos, y, en función del sexo escogido, podremos comenzar a flirtear con algunos o algunas para formar una familia. De la misma manera, a medida que vayamos mejorando la granja y, por consiguiente, el pueblo, irán apareciendo nuevos personajes que abrirán comercios, lo que influirá en nuestra economía y en las posibilidades agrícolas.

harvest-moon.jpg
'Harvest Moon' aprovecha las dos pantallas, aunque gráficamente no es ninguna maravilla

Huelga decir que la interacción con los residentes de Árbol Celeste no tiene demasiada profundidad, y, más allá de eventos y festividades que se celebran en algunas fechas señaladas, los personajes tienen pocas líneas de texto. Eso sí, no dudarán ni un segundo en pedirnos ayuda, abriendo así el abanico de misiones secundarias que, si bien es cierto no son excesivamente complicadas, sí que ayudan a mejorar las relaciones de los personajes y, sobre todo, a conocer todas y cada una de las mecánicas que ofrece el juego, desde pescar hasta conseguir un mineral determinado de una cueva.

Belleza y lógica en las dos pantallas

Todo esto se ve representado en un entorno tridimensional que, sin demasiados detalles poligonales, logra un apartado técnico que encaja muy bien en la pantalla de la portátil. A nivel gráfico el título es modesto, pero la paleta de colores y el diseño artístico compensa, haciendo un apartado visual más que agradable para la vista. Sorprenden, eso sí, los cambios estacionales, por lo bien introducidos que están dentro de la jugabilidad y por ver, todo sea de paso, cómo éstos afectan a un pueblo al que al final le coges cierto cariño.

Sin embargo, analizando el título en términos de franquicia, sí es cierto que la serie necesita de un lavado de cara, pues el jugador más purista puede rechazar el videojuego por su apartado técnico. Esperamos, eso sí, que la entrega anunciada para Nintendo Switch sea revolucionaria en el plano audiovisual, respetando esa estética japonesa que hace que una vaca sea de lo más adorable.

Sin ir más lejos, la música es bastante discreta, aunque hay algunas melodías que son destacables. Las partituras acompañan perfectamente los compases del juego, sin ser demasiado pesadas, pero echándolas en falta cuando no suenan.

Conclusiones

Está claro que la portátil de Nintendo todavía tiene un largo camino por delante. Obras como esta, así como títulos de la propia firma como Hey Pikmin!, son un claro ejemplo de cómo debe ser el ciclo de las videoconsolas.

El Pueblo del Árbol Celeste es ideal tanto para los seguidores de la serie, que se harán con un título con muchas posibilidades y algunas exquisitas novedades; como para aquellos que quieran aventurarse dentro del mundo de la gestión rural sin tener demasiada idea. De hecho, el videojuego puede parecer, por estética, un título enfocado al público infantil, pero si le damos una oportunidad cualquier tipo de jugador se enganchará rápidamente a su granja y su pueblo durante muchas horas. Sin duda un excelente juego de gestión para todos los públicos.

En Tecnociencia

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD