Menú

Microsoft trabaja para lanzar el Netflix de los videojuegos

Los departamentos de videojuegos y computación en la nube trabajan en una plataforma de streaming de juegos que no estaría limitada a la Xbox.

0

Aunque hoy día cueste creerlo, Netflix sufrió grandes bajadas en bolsa en el año 2011 y muchos pensaron que su apuesta por el streaming de vídeo estaba condenada. Pero todo cambió cuando empezó a invertir en contenido propio en lugar de limitarse a ser un videoclub online. Quien quisiera ver House of Cards u Orange is the New Black tenía que suscribirse. En 2017 superó los 11.000 millones de dólares en facturación.

En la actualidad varias compañías han puesto en marcha iniciativas de tarifa plana de videojuegos, pero en general sufren del mismo problema de catálogo que padecía Netflix cuando entró en problemas. Origin Access permite descargar varios juegos de EA... antiguos. Digamos que clásicos, que no queda tan mal. PS Now sí funciona con streaming pero su catálogo tampoco es precisamente un listado de los éxitos del momento. Y lo mismo sucedía con Xbox Game Pass hasta que Microsoft anuncio a finales de enero que los suscriptores tendrían acceso desde el día de su lanzamiento a todos los videojuegos de Microsoft Studios, empezando por Sea of Thieves, State of Decay 2 y Crackdown 3, pero continuando con futuras entregas de sus franquicias estrella como Halo, Forzay Gears of Wars.

Ahora una entrevista en The Verge a Kareem Choudhry, director del nuevo departamento de juego en la nube de Microsoft, desvela que los planes de la compañía son aún más ambiciosos. Aunque por ahora su departamento trabaja principalmente para vender los productos en la nube Azure a los desarrolladores de videojuegos, tienen planes para ir más allá con una nueva oferta de streaming de videojuegos con la que esperan llegar a un mercado de 2.000 millones de personas. "Estamos muy satisfechos con el éxito de Game Pass", asegura. "Creemos que hay lugar en la industria para una suscripción de este tipo y es lo que vamos a construir".

La idea es ampliar Game Pass para que se pueda disfrutar en prácticamente cualquier tipo de dispositivo, aunque es previsible que encuentren problemas para incluirlo en las consolas de Sony y Nintendo. Sobre todo si nos acordamos de las recientes pelas entre Amazon, Apple y Google a cuenta de sus servicios y dispositivos de vídeo. En cualquier caso, Choudhry explica que al menos la mitad de los juegos ofertados provendrán de otras compañías.

¿Logrará Microsoft convertir su Game Pass en el Netflix de los videojuegos? Todos los intentos hasta ahora se han traducido en fracasos, pero puede que el impulso de su catálogo propio sea lo que marque la diferencia. Habrá que esperar a futuros anuncios de la compañía.

En Tecnociencia

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios